Neveras vacías este viernes en la tienda La Gran Piedra de Santiago de Cuba Foto © CiberCuba

Neveras vacías en tiendas MLC de Santiago de Cuba: "¡Ni picadillo!"

Se levantó temprano y salió de compras este viernes por Santiago de Cuba. Para sorpresa suya, encontró neveras vacías en la tienda en dólares La Gran Piedra. "¡Ni picadillo y eso que es la única que lo vende!", comentó vía WhatsApp a este diario.

Antes había pasado por la tienda Vista Alegre, la antigua Cubalse, también en Santiago. "Llevamos más de una hora en espera porque el sistema de conexión para las tarjetas no funciona", escribe a CiberCuba.

Colas este viernes en la tienda Vista Alegre (en dólares), de Santiago de Cuba, que tenía el datáfono roto. Foto: CiberCuba

Pero no es su única queja. Hace unos días compró jabones y al abrirlos los encontró rotos.

Jabones rotos comprados en tiendas MLC de Santiago de Cuba esta semana. Foto: CiberCuba

También le sorprendió encontrar tortillas mexicanas a falta de pocos días para caducar sin ningún tipo de rebaja. Normalmente este producto suele venderse con hasta cuatro meses de margen de caducidad, si se conservan en frío.

Tortillas mexicanas próximas a caducar, sin descuentos en tiendas MLC de Cuba. Foto: CiberCuba

Pero el desabastecimiento de las tiendas no es un tema puntual de Santiago de Cuba. Una lectora de CiberCuba que se identifica como Geidy lamenta vía WhatsApp que Cuba esté pasando un momento tan malo. "La falta y escasez de los alimentos es grande. El salario que pagan es una miseria y no alcanza para nada. Y ahora, ni teniendo dinero, puedes comprar".

Su queja alcanza a la gestión de Díaz-Canel. "El Gobierno sólo piensa para él y no en su pueblo, ya que las personas se matan trabajando por migajas. Es injusto esto. No piensan en los niños, abuelos... No piensan en nadie. Sólo les importa el dinero. Nosotros somos solo unas ovejas que ellos pueden manipular cuando les viene en ganas. Solo nos falta levantarnos y decir ya no más. Basta", escribió a este periódico.

En la misma línea, una lectora de CiberCuba que prefiere no identificarse se pregunta por qué si no se puede estar en la calle entre las siete de la tarde y las cinco de la mañana, al amanecer hay interminables colas en las tiendas del país. "¿Por qué permiten que la gente siga marcando de madrugada?", se pregunta y ella misma se responde: "¿Saben qué? La necesidad alimentaria te obliga a volar todo y eso no lo entienden quiénes deben (hacerlo). No escuchan el reclamo de miles de personas", señaló.

"Aquí en la capital todos sabemos que es diferente a otras provincias, entre otras razones por la cantidad de personas que vivimos en ella. ¿Es tan difícil la distribución escalonada, organizada equitativamente en nuestros mercados? ¿Es imposible habilitar carpas, lugares como las propias tiendas que ahora no se están utilizando porque no tienen nada que vender, gastando electricidad y con los aires puestos? ¿Es imposible poner a personas competentes que no se dejen sobornar organizando las colas?"

"Siempre digo que el peor enemigo lo tenemos aquí en nuestro patio. No sigamos buscándolo afuera", añadió.

En su opinión, "es insostenible esta situación de la comida en Cuba. No acabará la pandemia hasta que no exista una vacuna efectiva, es cierto, pero esta pandemia de las colas, este virus nos está acabando la existencia, provocando enemistades, haciendo que se pierdan tantos valores y volviéndonos inclusive egoístas... Esto sí podemos al menos aliviarlo", apuntó.

Y para concluir, recalca: "¿Qué se hace respecto a los altos precios que es de conocimiento público. Un ventilador al triple del precio, el champú, el aceite... Es comida y aseo dos palabras de orden hoy en día".

En esta línea se queja también de los precios un habanero que pagó 28 pesos cubanos por una latica de puré de tomate. Él refería que su sueldo en pesos, al cambio son 20 CUC, y que por eso le parecía un abuso.

Pagó 28 pesos cubanos por esta lata de puré de tomate aunque su sueldo es de 20 CUC al mes.

El tema de las colas preocupa además a una lectora de CiberCuba residente en Urbano Noris, en Holguín, que nos envía una imagen de una cola, esta semana, para comprar detergente. En este caso, ella alabó que estuviera más ordenada que la que se montó hace unos días con centenares de personas para comprar pollo.

Cola multitudinaria para el pollo (i) y para el detergente (d), en Urbano Noris, Holguín. Foto: CiberCuba

En medio de la escasez y el desabastecimiento que vive el país, el Gobierno de Miguel Díaz-Canel ha anunciado multas de 2000 pesos por no guardar la distancia de seguridad en las colas de La Habana.

Los grupos anticoleros están haciendo el agosto en La Habana. Sólo en el primer mes han puesto más de 2 mil multas y han llevado a juicio a casi 5 mil personas en la capital.

En total, en el primer mes de actuación han sido multadas por la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) 2 mil 334 personas. Han tenido más suerte los 2 mil 604 ciudadanos que han sido advertidos; los 83 apercibidos y los 145 que han recibido un trato "profiláctico", además de otros motivos sin precisar (6). 

Aunque el diario afín al gobernante Partido Comunista no hace alusión a la cuantía de las multas, a los coleros, en otras zonas del país como Guantánamo les han caído sanciones de entre 200 y 3 mil pesos cubanos.

Haciendo un cálculo a la baja y suponiendo que las 2 mil 334 multas interpuestas en un mes fueran de 200 pesos, el Gobierno de La Habana podría recaudar 466 800 CUP, equivalentes al sueldo íntegro de 531 habaneros, que ganan de media al mes 879 pesos cubanos.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985