Agromercado en Cienfuegos Foto © Periódico 5 de Septiembre

Periódico oficialista reconoce que los precios desangran el bolsillo de los cubanos

El diario digital 5 de Septiembre, órgano oficial de la provincia de Cienfuegos, reconoce en un artículo que los precios desangran los bolsillos de los cubanos y que el elevado costo de la vida los deja “moribundos a mitad de mes”.

El artículo analiza el alza que están experimentando los precios, tanto en los mercados informales, como en los estatales. Aun cuando el análisis achaca al “bloqueo” y al COVID-19 buena parte de la responsabilidad en el desabastecimiento, no deja de señalar “insuficiencias de nuestra economía” que contribuyen a este incremento de precios.

Más allá de los factores que inciden en este fenómeno, lo llamativo del artículo es el reconocimiento de que grandes capas de la población cubana están abocadas a una situación de miseria, que tendrá difícil y lenta solución por parte de las autoridades, cuando no incierta.

“A grados extremos llega esta masacre” de los precios, llega a decir el articulista del medio oficial, en lo que constituye una utilización inusual del lenguaje que habitualmente estos emplean. El comienzo del artículo expone el asunto con crudeza:

“El bolsillo de los cubanos es una herida supurante. No sana. Cuando al fin parece que será el momento de su curación, el elevado costo de la vida, en perenne ascenso —con más énfasis dentro del sector privado y el mercado informal—, termina ocasionándole otro desgarro. Se desangra sin freno y a chorros, hasta dejarnos nuevamente moribundos en la mitad del mes”.

El desabastecimiento y la escasez, reconoce el articulista, constituyen las causas por las que los precios se han disparado. De no haber subido los salarios hace un año “a los trabajadores del sistema presupuestado, los poco más de 400 pesos (CUP) que muchos ganaban entonces ni siquiera alcanzarían hoy mismo para intentar reposar la cabeza sobre la almohada y pensar en el respiro del día siguiente”.

La descripción de la situación que hace el 5 de septiembre es dramática y sorprende ver en un medio oficial dar cuenta en esas palabras de la realidad que viven muchos ciudadanos cubanos. El mecanismo de oferta y demanda explica, según el medio, el alza de los precios en el sector privado (vendedores de alimentos y servicios varios), pero también señala un incremento de los mismos en “mercados agropecuarios estatales donde concurren distintas formas de gestión”.

Según plantea el artículo, “la anunciada unificación monetaria y cambiaria, y la consiguiente reforma salarial —que multiplicará en casi cinco veces la actual remuneración que perciben los trabajadores estatales—, ha desatado un incremento que resulta preocupante, aún sin que tales medidas estén en vigor”. Dicho así, pareciera que su autor juzga como positiva la “tarea Ordenamiento”, pero criticara la incertidumbre que todavía genera en la población.

Un paquete de galletas que en marzo costaba entre 15 y 20 CUP, ahora puede costar 40 CUP. En una cafetería privada, un café puede llegar a costar 10 CUP; mientras que, en el plazo de tan solo una semana, en los mercados de Cienfuegos, una botella de puré de tomate ha pasado de costar 25 pesos a 30.

En otro análisis poco habitual en medios oficiales, el artículo se refiere al comportamiento de los precios en el “comercio subterráneo”. “Entrevistados refieren que los precios de los frijoles y el arroz —dos alimentos básicos en la dieta del cubano y de nula venta liberada en estos meses— oscilan entre 20 y 30 CUP por libra en Cienfuegos, y son más elevados en otras regiones de la Isla”.

“Las deprimidas producciones nacionales, las limitadas importaciones y, por consecuencia, el desabastecimiento, sirven de comida al llamado mercado informal, aunque ello no respalda ni legitima su existencia”, denuncia el 5 de septiembre.

Según el artículo, se sabe que la eliminación de la dualidad monetaria impactará en los precios y “encarecerá la vida en el país”. En ese sentido, explica, las autoridades implementarán una reforma salarial y unos límites para los precios mayoristas que, en principio, deberían reflejarse en los comercios minoristas.

“Sin embargo, todavía nada de esto ha arrancado y ciertos nichos del mercado no estatal comienzan a inflarse, como si sus precios fueran globos de cumpleaños para los magullados bolsillos que pagan”. Magullados, moribundos, masacrados y desangrados. A tal punto ha llegado el problema de la escasez de alimentos en Cuba, para que un medio oficial se queje del alza de los precios en estos términos.

 

Archivado en:

Ivan Leon

Licenciado en periodismo. Máster en Diplomacia y Relaciones Internacionales por la Escuela Diplomática de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales E Integración Europea por la UAB.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985