Migrantes cubanos en Santiago de Chile Foto © Eduardo Andrade / diarioUchile

Cubanos varados en Chile denuncian maltratos y expulsiones en un albergue de migrantes

Cubanos varados en Chile denunciaron maltratos y expulsiones en un albergue de migrantes en la ciudad de Santiago, según una investigación publicada en DiarioUchile.

A principios de junio, las autoridades de la municipalidad de Recoleta en Santiago de Chile instalaron un albergue para migrantes que acampaban fuera de sus respectivos consulados en la capital chilena. En este grupo se encontraban más de diez cubanos, a quienes la llegada del invierno y la crisis desatada por el coronavirus los hacía más vulnerables.

Además de no estar en muy buenas condiciones, los cubanos aseguraron que sufrieron maltratos y expulsiones del albergue en reiteradas ocasiones por parte de Claudio Espinoza, entonces responsable del recinto.

El pasado 26 de agosto, la cubana Nayeli Juárez denunció que había sido expulsada del albergue, por intentar proteger a su hija y prodigarle una buena alimentación.

“Pasó un problema con el puré que estaba malogrado. Yo tenía que darle esa comida a mi hija, porque dieron a entender que tenía que aceptar todo, aunque esté en mal estado”, contó la mujer en un audio que compartió con un grupo de psicólogas y voluntarias del refugio.

Ese mismo día, Espinoza les exigió a Nayeli, a su madre Laura Horna y a su bebé de diez meses que se fueran del recinto por haber estado protestando.

La decisión fue inapelable: “Claudio Espinoza nos trató muy mal, y yo solo había reclamado por el puré que le dieron a mi nieta, pero el señor no tuvo contemplaciones conmigo. Lloramos, le rogamos, pero no hizo caso. Fue tajante", comentó Laura al diario chileno. 

La comunidad cubana de migrantes es bastante vulnerable a estos tratos. El gobierno de la isla no ha mostrado preocupación por la situación de sus ciudadanos fuera de Cuba y, en muchos casos, los ha abandonado a su suerte.

También la cubana Mónica Candano confiesa haber sido expulsada del albergue bajo una lógica parecida: “Yo no me quejaba, solamente pedía que me dieran alimento para mi hija, que me dieran agua porque la de allí parece que estaba sucia en la cisterna y le hacía daño”.

Las expulsiones estaban asociadas a los reclamos, y los reclamos al maltrato y las malas condiciones, lo que situó a los migrantes cubanos en una posición cuya única salida era el silencio en caso de querer permanecer en el albergue.

Una publicación del cubano Vladimir Estela en el grupo de Facebook “Comunidad de cubanos en Chile” también molestó a los administradores, quienes habían prometido un vuelo de repatriación que nunca llegó y los mantuvieron engañados por mucho tiempo.

A Vladimir lo llamaron y amenazaron con expulsarlo del recinto y demandarlo. Ante la presión, terminó eliminando el post.

Tras las denuncias, la municipalidad de Recoleta inició una investigación sobre el caso, incluida la gestión de las voluntarias y psicólogas con el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile.

Según una de ellas, que prefirió permanecer en el anonimato, estos maltratos han afectado la salud emocional de los cubanos: “Tienen problemas de salud severos, taquicardia, ansiedad y no pueden dormir. Lo sé porque les dije que podría tener consultas psicológicas con ellos, así que separáramos un horario y me di cuenta de que no estaban bien. Se les veía muy deprimidos”.

Archivado en:

Abel Fernández

Abel Fernández, graduado de Letras por la Universidad de La Habana, escritor y curador independiente

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985