Donald Trump y Joe Biden. Foto © Flickr / Gage Skidmore

Funcionario de la administración Trump retrasa el proceso de transición de Joe Biden

Una funcionaria de la administración Trump negó la posibilidad de que el equipo de transición del presidente electo de Estados Unidos, Jo Biden, comenzara formalmente sus trabajos esta semana, al no firmar una carta que lo autoriza.

Se trata de la persona a cargo de la Administración de Servicios Generales (GSA por sus siglas en inglés), una agencia de bajo perfil, pero que se ocupa de los edificios federales cumpliendo la función de firmar documentos que entregan oficialmente millones de dólares. De igual modo, concede acceso a personal de gobierno.

También da permisos para espacio de oficina en agencias y equipos autorizados para los grupos de transición financiados por los contribuyentes del ganador, explica un reporte del Washington Post.

Tales autorizaciones representan una declaración formal por parte del gobierno federal, fuera de los medios de comunicación, del ganador de la carrera presidencial, lo cual indica que el mandatario en funciones Donald Trump continúa sin reconocer una derrota electoral y podría interrumpir la transferencia de poder.

Casi 36 horas después de que los medios de comunicación proyectaran a Biden como el ganador, la administradora de GSA, Emily Murphy, no había escrito tal carta. Como el presidente Trump, no ha reconocido la elección, parece no haber planes inmediatos de firmar una.

De ese modo, se presume que podría producirse un retraso de transición similar al que se presentó en el año 2000, cuando la Corte Suprema decidió una disputa de recuento entre Al Gore y George W. Bush en diciembre.

“Aún no se ha hecho una verificación”, dijo Pamela Pennington, portavoz de GSA, en un correo electrónico, “y su administrador seguirá cumpliendo y cumpliendo con todos los requisitos establecidos por la ley”.

“Ningún jefe de agencia se va a poner delante del presidente sobre cuestiones de transición en este momento”, declaró al citado medio un alto funcionario de la administración, bajo condición de anonimato.

El administrador de la GSA, al reconocer el ganador de una elección presidencial, libera sistemas informáticos y dinero para salarios y apoyo administrativo para la gigantesca empresa de establecer un nuevo gobierno: $ 9,9 millones este año.

“Ahora que la elección ha sido convocada de forma independiente para Joe Biden, esperamos que el administrador de la GSA determine rápidamente a Joe Biden y Kamala Harris como presidente electo y vicepresidente electo”, dijo un portavoz de transición de Biden en un correo electrónico.

“La seguridad nacional y los intereses económicos de Estados Unidos dependen de que el gobierno federal indique clara y rápidamente que el gobierno de los Estados Unidos respetará la voluntad del pueblo estadounidense y participará en una transferencia de poder pacífica y sin problemas”, agregó.

“El proceso de transición es fundamental para asegurarse de que el próximo equipo esté listo para comenzar el primer día”, dijo Max Stier, presidente y director ejecutivo de la Asociación para el Servicio Público no partidista, que ha establecido un centro de transición presidencial y comparte consejos con los equipos de Biden y Trump.

Según la Ley de Transición Presidencial de 1963, depende de la GSA "determinar" el ganador de las elecciones presidenciales, al menos en lo que respecta al inicio del proceso de entrega de las llaves a la nueva administración.

Robert MacKichan, quien fuera consejero general de la GSA durante las administraciones de Reagan y George HW Bush, dijo a NPR que la ley es un poco vaga sobre lo que esto realmente significa. “No hay un estándar legal contenido en esta ley en cuanto a lo que constituye la verificación”, comentó.

A través de un comunicado, la GSA explicó que su administrador “determina el aparente candidato exitoso una vez que el ganador es claro en base al proceso establecido en la Constitución”.

Chris Lu, quien fue director de transición del ex presidente Barack Obama en 2008, aseguró que el proceso para su equipo había sido muy diferente.

“Esto no fue un problema en absoluto en 2008. Las elecciones se convocaron alrededor de las 11 pm la noche de las elecciones, y en unas dos horas, recibí una carta del administrador de la GSA en la que se aseguraba que el senador Obama era el presidente electo”, dijo.

Sin embargo, MacKichan, cree que la administradora de GSA Emily Murphy, ha actuado correctamente hasta ahora. “Si estuviera en su lugar ahora mismo, dado lo que se ha hecho público, creo que sería prematuro”, planteó, recordando lo ocurrido en 2000.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985