Abel Prieto, actual director de Casa de las Américas Foto © ACN

Abel Prieto y los "laboratorios de los yanquis"

El escritor-funcionario Abel Prieto ha aparecido en un soporífero programa de la televisión cubana para hacer algunas confesiones y culpar a "los laboratorios de los yanquis" de que los cubanos ya no acepten los dogmas de la historiografía revolucionaria.

Tras reconocer que "la historia la escriben los vencedores", y que "los vencedores hemos sido nosotros, los revolucionarios", Prieto se quejó, sin embargo, de que la imagen de Cuba y su revolución que domina hoy las redes sociales no sea precisamente la del manual partidista de Oscar Pino-Santos.

"Hemos subestimado la maquinaria de colonización cultural", reconoció, y culpó a los "nuevos códigos" de que sólo las ciberclarias del gobierno citen ya las frases de Fidel Castro, a quien elevó a la condición de "autor difícil de matizar".

El tontín que hacía de presentador del programa, y el otro grisáceo contertulio, dizque historiador (sin obra conocida) pero jefe del Departamento de Historia de la Universidad de La Habana, abundaron sobre cómo las imágenes de la Cuba de los años 50 que hoy recorren las redes estarían dirigidas a provocar una "nostalgia inducida" en las jóvenes generaciones. No porque abusen de Photoshop, no, sino porque detrás de los rascacielos, las mulatas de Tropicana y la sorprendente imagen de un país que funcionaba se esconderían todas esas cosas terribles que habrían provocado la Revolución de 1959.

Seguro son los mismos "especialistas en redes" a los que ya culpó el ex-ministro de Cultura cuando el 27-N, por haber anulado la capacidad de razonamiento a los más de 300 jóvenes congregados ante las puertas del MINCULT, degradados de pronto a zombis del Vedado.

En un momento de su alocución televisiva, entre imágenes de las populares series "Homeland" o "Sobreviviente designado", Prieto afirma con cierta melancolía que "la gente puede creer que los hemos estado estafando". Touché.

Por suerte, siempre hay algún ente norteamericano a quien culpar de todos los males, ya sea Netflix, Hollywood o la CIA.

"Lo que nos están haciendo con la historia está trabajado en los laboratorios de los yanquis", aseguró Prieto, y uno imagina de inmediato a unos atareados funcionarios del Pentágono diseñando cómo retocar la Habana de los 50, con el FOCSA, el Riviera, sus tiendas llenas, su moderna arquitectura y su glamour que resiste las décadas.

"Te crean una especie de imagen", se queja Prieto, que sin embargo no abunda sobre los poderes de esos extraños laboratorios, capaces de crear todo un mundo de falsedades tan efectivas. Falsedades que siguen siendo, por cierto, el meollo de la imagen turística que fomenta el gobierno revolucionario desde hace décadas.

Para combatir todo eso -porque es de combate ideológico de lo que realmente trató este bodrio televisivo-, Prieto propone aprovechar las emociones que ya consagraron los "laboratorios del PCC", como la serie Lucha contra bandidos. Más allá de la historia como conocimiento, lo que hace falta es la cucharada de melaza que disfrace el amargo adoctrinamiento: "hay una fibra emocional que tenemos que tocar en jóvenes y viejos para que se acerquen a nuestran bellísimas páginas históricas". A una supuesta "reescritura" de la historia cubana no hay que oponer los hechos ni el conocimiento, sino las emociones.

En un momento del programa, el supuesto "moderador" se refiere al "respeto" por las canas que ya peina Abel Prieto. Quienes tengan la paciencia para ver completo este programa sentirán, más que respeto, lástima por los efectos del tiempo en este hombre que lleva décadas susurrando al oído de los Castro, ese laboratorio desmantelado.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Ernesto Hernández Busto

Periodista y ensayista cubano. Fundador del sitio Penúltimos Días.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba