almohadillas sanitarias de fabricación nacional Foto © La Demajagua/ Anaisis Hidalgo Rodríguez

Distribución de las almohadillas sanitarias tiene un atraso de cinco meses en Ciego de Ávila

La distribución y abastecimiento de las almohadillas sanitarias (íntimas) cubanas tiene un retraso de cinco meses en Ciego de Ávila, informó el medio provincial Televisión Avileña

“La crisis económica y el consecuente desabastecimiento, acentuado durante más de diez meses de pandemia, han afectado marcadamente la higiene íntima de las mujeres”, reconoció el propio medio oficialista.

A la escasez en la red de farmacias, se suman los altos precios de las almohadillas sanitarias, cuando las hay, en las tiendas en dólares, los cuales resultan inasequibles para la mayoría de las mujeres cubanas, quienes no cobran en esta moneda. 

“Paso mucho trabajo para obtener las íntimas. Figúrese usted, no hay medios adquisitivos para comprarlas en las tiendas de divisa y ahora que no hay, las he tenido que pagar a 25 pesos”, dijo al medio avileño una madre cuya hija de 36 años se encuentra convaleciente en una cama.

Según datos del reportaje, 157 mil 636 avileñas en edad fértil se encuentran afectadas por la escasez de este producto tan necesario para las mujeres.

La Empresa Nacional de Materiales Higiénico-Sanitarios (Mathisa), cuyas fábricas se localizan en La Habana, Sancti Spíritus y Granma, es una de las principales responsables del problema. 

De acuerdo a la directora de la UEB Mathisa de Sancti Spíritus, Mireya González Zayas, en 2020 la fábrica espirituana solo produjo 10 de los 14 millones de almohadillas sanitarias que debían confeccionar, debido a la escasez de materia prima.

Esto provocó que se afectara el ciclo de distribución de 10 íntimas por persona cada 28 días en 5 ocasiones, al que los funcionarios le llaman “vueltas”, para un total de 5 meses de atraso. 

Cuando le preguntaron a Reinaldo Piñeiro Díaz, director de la UEB Comercializadora Mayorista de Medicamentos (Emcomed), este respondió que el retraso se convertirá en ausencia: 

“Nosotros recibimos de Mathisa un 60% del envío. Ese fue el porciento de las necesidades que pudimos satisfacer.Ya esas almohadillas que se quedaron sin dar no se van a reponer”, dijo el funcionario al medio oficialista.

Por otra parte, el reportaje también denunció la posible corrupción detrás del faltante, al afirmar que “milagrosamente” las íntimas aparecen “en la calle”, haciendo referencia al mercado negro, donde el precio subvencionado de farmacia de 1.20 pesos se eleva a 25 pesos o más.  

“No es común este atraso con la venta de íntimas. En otros años se han dejado de dar una o dos vueltas; pero no cinco”, dijo Sandra Chirino Iglesias, administradora de la farmacia 0808634, Bembeta .

Mientras que la directora técnica de la farmacia 0808630 de la calle B en la ciudad,  Yamerkys Mantilla Vidal, se dedicó a atribuir el problema a otras empresas del ciclo de distribución, como es habitual en la burocracia cubana: 

“Hay preocupaciones con respecto a las vueltas pendientes; pero ese no es un problema de nuestra unidad, sino de la comercializadora Emcomed, que a su vez depende de Mathisa”, dijo. 

Las almohadillas sanitarias no son un lujo, son una necesidad higiénica y médica a las que las mujeres deben tener acceso y no pueden esperar indefinidamente, pues la biología no espera. 

A la escasez de íntimas en Ciego de Ávila, se suma la de otros productos necesarios como “los de aseo, los preservativos o los medicamentos”, apuntó el medio.

Nuestro medio ha reportado frecuentemente estos problemas no solo en la provincia avileña, sino a lo largo y ancho de toda Cuba, donde la profunda crisis económica del país ha afectado, entre otras muchas cosas, la salud y la higiene de sus ciudadanos. 

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Abel Fernández

Abel Fernández, graduado de Letras por la Universidad de La Habana, escritor y curador independiente

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba