Base de operaciones contra Luis Manuel Otero en un antiguo almacén de comida de la Habana Vieja

La Policía política del Partido Comunista acosa a vecinos de Denis Solís para que rompan relaciones con familiares del rapero, preso en el Combinado del Este por supuesto desacato.

Sala Polivalente de Paula y Cuba, en el barrio de San Isidro, en Habana Vieja. Foto © CiberCuba

La Seguridad del Estado ha instalado una base de operaciones contra Luis Manuel Otero Alcántara y familiares de Denis Solís, en una sala Polivalente ubicada en Paula y Cuba, en la Habana Vieja.

Se trata de un antiguo almacén de comida que el difunto historiador de La Habana, Eusebio Leal, reconvirtió en espacio deportivo, señalan a CiberCuba vecinos de la zona, indignados con las operaciones represivas organizadas por la Policía política del Partido Comunista de Cuba desde el mismo barrio de San Isidro.

"Quitaron el almacén de comida para montar una Polivalente hace años por la idea de Eusebio Leal, ese hombrecito desventurado que fue el que inventó todo eso. No les interesa la comida del pueblo. Convirtieron el almacén de comida en una sala Polivalente y ahora lo cogen de punto de control", recalcaron las mismas fuentes.

"Desde aquí lanzan los operativos contra Alcántara y la familia de Solís, en Damas y San Isidro. Aquí ellos tienen instalado Punto 30, que es Cuba y Chacón completo. Ahí meten patrullas, motos de vigilancia; bajan camiones de muchachitos del Servicio (Militar), de estos reclutados en Oriente. Pobrecitos, los tienen comiendo cajitas. Ahí ellos montan los operativos que están haciendo en contra del Movimiento San Isidro y la casa de Denis Solís", se quejan a este diario.

"Tienen eso como un centro de control, vigilancia y acoso contra la familia de Denis Solís y contra Alcántara (Luis Manuel Otero). Desde ahí organizan los actos de repudio que le han puesto a Alcántara. Es impresionante", añaden.

Según estos testimonios, la familia de Denis Solís está siendo molestada por la Seguridad del Estado con citaciones para interrogatorios arbitrarios.

También han citado a una vecina de la familia de Solís. "La han molestado. Han intentado impresionarla y no quieren que venga nadie a su casa", aseguran fuentes vecinales.

Entre otras cosas, la Policía política del Partido Comunista ha pedido a esta vecina que no hable con la familia de Denis Solís. Ella ha tenido que explicarles que son vecinos de toda la vida, de la cuadra y el barrio, pero ya le han hecho la advertencia.

Cambios en el barrio de San Isidro

La reconversión de la sala Polivalente de Paula y Cuba en punto de operaciones de la Seguridad del Estado contra Luis Manuel Otero y la familia de Denis Solís, no es el único cambio que ha experimentado el barrio de San Isidro, en la Habana Vieja.

Desde que Luis Manuel Otero se convirtió en el enemigo número uno del PCC, esta zona humilde del casco histórico de La Habana ha empezado a transformarse. En diciembre pasado, la Oficina del Historiador inauguró la casa de Titón y Mirta, un centro cultural que, según publicó en su momento la prensa estatal, iba a poner al servicio de los vecinos películas y libros del cineasta Tomás Gutiérrez Alea (1928-1996).

Desde 2018, la actriz Mirta Ibarra, viuda del director de Fresa y Chocolate, venía hablando de ese centro cultural, que ella describía como "un sueño". No fue hasta que la Seguridad del Estado le echó el ojo a la puerta de Luis Manuel Otero, que se anunció la apertura de la casa de Titón y Mirta en la calle Paula número 102.

También el 16 de diciembre el gobierno celebró en San Isidro una feria gastronómica en esa misma calle Paula, para festejar el 501 aniversario de la Fundación de La Habana.

Hace unos días el ex espía cubano Gerardo Hernández, al frente de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), intentó darse un baño de masas en San Isidro, pero sólo consiguió hacerse fotos para un reportaje de Cubadebate con seis vecinos, la mayoría, de la tercera edad.

Pero lo que ha sorprendido a los residentes del barrio es que unos días después del arresto de Luis Manuel Otero, en su octavo día de huelga de hambre y sed, obreros del Estado empezaron a trabajar a destajo asfaltando las calles Damas y San Isidro, donde tiene su casa el líder del Movimiento San Isidro.

"Esas son las calles al doblar de Alcántara y en la misma calle de Alcántara. Es una hipocresía total", señaló a CiberCuba un vecino de San Isidro que prefirió mantener el anonimato.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba