Cubanos en Tokio y el éxodo del talento nacional

Doce medallas para Cuba, aunque se conviertan en 20 al final de estos juegos, podrían haber sido, al menos, diez más, si el absurdo y la incompetencia no reinaran hoy en cada rincón de la vida y el deporte cubanos.

Pedro Pablo Pichardo. Medalla de Oro para Portugal en triple salto Foto © Reuters / Dylan Martinez

Doce preseas olímpicas ha asegurado Cuba en los actuales juegos de Tokio que culminarán el próximo domingo 8 de agosto. A solo tres días del cierre de esta cita con el deporte mundial, y hasta este momento, la isla acumula 5 medallas de oro, 3 de plata y 4 de bronce en disciplinas tradicionales como el boxeo y en otras no tan esperadas como el canotaje.

Las autoridades y la prensa estatal celebran el medallero cubano, y continúan ignorando a los deportistas nacidos en la isla que contribuyen a los medalleros de otras naciones del mundo. Para el discurso oficial, los nacionales que representan delegaciones extranjeras son excubanos.

“En Cuba soy un traidor, pero ya no soy cubano, soy uno de los cinco campeones olímpicos portugueses”, dijo Pedro Pablo Pichardo tras ganar medalla de oro en el triple salto bajo la bandera de Portugal.

Junto a Pichardo hay 21 atletas más que, en una decena de disciplinas deportivas, clasificaron con vistas a esta temporada olímpica en la que que tampoco encontrarán un lugar dentro del reducido espacio de la narrativa estatal donde solo caben los que aportan medallas a Cuba.

En estos juegos olímpicos hemos asistido a la disputa de los púgiles Julio César la Cruz y Enmanuel Reyes Pla, entre gritos de "Patria o Muerte" y "Patria y Vida". Afortunadamente, como para restaurarnos la fe, nos ha conmovido el abrazo entre los también boxeadores Arlen Lopez Cardona y Lorenberto Alfonso.

Mientras tanto, el INDER continúa negando posibilidades de superación profesional a sus deportistas, monopolizando su radio de acción 'dentro de la revolución' o de los equipos isleños. Esta manifestación de tozudez limita las potencialidades y alcance de las selecciones nacionales, y ha demostrado ser inútil ante creciente éxodo del talento nacional.

Pero ¿quiénes son estos atletas?

¿Por qué apenas se habla de ellos?

¿Por qué no pueden representar a su pais aquellos que viven en el extranjero?

¿Por qué las autoridades cubanas aun los considera traidores?

Mas allá de divisiones y geografías, el atleta cubano se ve expuesto a obstáculos que muy pocos, en países “normales”, enfrentan. Que un tirador entrene sin balas o un pitcher con guantes y bolas remendados no es más ni menos titánico que aprender otro idioma, adaptarse a una idiosincrasia y sortear estigmas retrógrados y prohibiciones absurdas de entrada a su país natal.

Por todo esto y más atraviesan los cubanos que, dentro o fuera de Cuba, intentan imponer su marca en las pistas de atletismo, en el campo de tiro o en el terreno de beisbol.

La arrogancia del régimen de La Habana no permite que atletas no residentes en la isla y no adscritos al estricto control de la institucionalidad cubana representen a Cuba en ningún certamen de peso, como si hacer uso del derecho de residir fuera del país fuera motivo de vergüenza nacional o de castigo por parte de quienes mal gobiernan.

Los mismos que apelan a la no politización del deporte cubano, cuando les conviene, son los que han impuesto un grillete ideológico a los atletas -comprometidos o presionados, según se mire, a arrastrar la carga de un difunto o del político que algunos llaman presidente.

No es de extrañar que ya no tengamos pelota ni Morenas del Caribe en las olimpiadas. No debe asombrarnos que hoy 22 deportistas cubanos estén jugando con otras ciudadanías y dando glorias a otras naciones del mundo. Las autoridades cubanas no aprenden.

Doce medallas para Cuba, aunque se conviertan en 20 al final de estos juegos, podrían haber sido, al menos, diez más, si el absurdo y la incompetencia no reinaran hoy en cada rincón de la vida y el deporte cubanos.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Annarella Grimal

Annarella O'Mahony (o Grimal). Aprendiz de ciudadana, con un título de Máster otorgado por la Universidad de Limerick (Irlanda). Ya tuvo hijos, adoptó una mascota, plantó un árbol, y publicó un libro.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba