Sancionan a trabajadores por distribución de leche con larvas en bodegas de Matanzas

“Lo cierto es que nuestra industria, en sentido general, necesita de manera urgente realizar inversiones que minimicen los riesgos de roturas y paralización de las producciones; pues el principal afectado es nuestro pueblo”, afirmó el director de la Empresa de Productos Lácteos.

Camión con pipa de leche (imagen de referencia) Foto © Granma / Freddy Pérez Cabrera

Trabajadores de la Empresa de Productos Lácteos de Matanzas fueron sancionados por su responsabilidad en los hechos denunciados el 27 de agosto por el Periódico Girón en un reportaje investigativo que dio cuenta de la presencia de larvas y gusanos en la leche para niños que el Estado cubano vendió en bodegas de barrios de Matanzas.

El director general de la empresa, el ingeniero Heriberto Estévez Rodríguez, envió una carta al medio de comunicación en la que detalló las acciones emprendidas por sus directivos para intentar “minimizar los daños ocasionados” y determinar qué trabajadores fueron responsables de un hecho que provocó profundo malestar en la población.

Como resultado de la investigación interna de la empresa, que contó con la ayuda de la Policía Técnica investigativa, se llegó a la conclusión de que “los principales responsables eran, sin duda, el chofer Fidel Álvarez Siska y la técnica en Análisis de los Alimentos, Martina Manso Carbo, que no realizaron las verificaciones correspondientes”.

Después de varios análisis e informes emitidos, la empresa llegó a la conclusión de que estos trabajadores tenían una implicación directa en el hecho denunciado, “además de otros que de alguna forma, por sus funciones, se hallaban implicados en el asunto”. Por este motivo, ambos trabajadores fueron despedidos de la empresa.

“Se determinó imponer medidas disciplinarias de separación definitiva de la entidad para el chofer en Acopio y Distribución Fidel Álvarez Siska y la técnica en Análisis de los Alimentos Martina Manso Garbo”, indicó Estévez Rodríguez al medio oficialista.

Además, el operario de Tratamiento de Leche, Yonet Suárez Recondo, jefe de turno en la UEB de Productos Lácteos fue “corregido disciplinariamente… con multa del 25 % del salario básico de un mes, mediante descuentos de hasta un 10 % del salario mensual”, precisó el directivo.

Implicado también en los hechos resultó el responsable del laboratorio, Yurien Ibarra Díaz, quien “fue multado por la cantidad de 500 CUP, por parte de los inspectores estatales, al amparo del Decreto 22 / 19 de la Industria Alimenticia, en donde se disponen las contravenciones a imponer en estos casos”.

“En el proceso de investigación realizado por nuestros especialistas y técnicos de la Policía Técnica investigativa se pudo determinar… que ciertamente la falta de higiene en el carro termo era el principal catalizador de la contaminación del producto”, señaló Estévez Rodríguez.

En el reportaje del Periódico Girón, se apuntó a tres eslabones del proceso que pudieron fallar y provocar la descomposición del alimento. El equipo de limpiadores de la UEB, el laboratorio que certifica la calidad de la leche y el chofer que distribuía la leche en una pipa. De igual forma, se señaló los graves problemas que afronta la empresa en el suministro de agua, con roturas constantes de sus viejos motores.

Con 13 años de experiencia, el chofer Álvarez Siska relató su versión de lo sucedido al medio local y aseguró que estaba desde ese día “sin apenas conciliar el sueño”.

“Yo dejé la pipa allí para que la fregaran. Esa no es mi función como chofer, yo solo soy distribuidor. Lo mío es llegar, cargar la leche, ir al laboratorio y que los compañeros dictaminen la calidad. Si resulta que no fregaste bien, y luego el laboratorio no chequea ¿De quién es el problema? Se violaron muchas cosas”, se justificó.

“Las declaraciones de Álvarez Siska se encuentran alejadas de la realidad, plagadas de indiferencia y con un alto grado de irresponsabilidad”, afirmó el ingeniero Estévez Rodríguez, quien consideró que, con su explicación, el chofer eludía sus responsabilidades y emplazaba a otros compañeros, “lo cual dista mucho de la ética que debe tener todo trabajador en nuestro sistema socialista”.

Para el ingeniero, “manifestaciones como la de Álvarez Siska atentan contra el prestigio de la entidad y el desempeño que día a día realizan cuadros y otros trabajadores, para poder llevar adelante la difícil tarea de producir alimentos para la población”.

Por su parte, la técnica en Análisis de los Alimentos, Manso Carbo, también fue hallada responsable de los hechos al no cumplir correctamente sus funciones, ya que “no realizó la verificación de la higiene del equipo con la profundidad que debía, incumpliendo con las normas y procedimientos de la entidad”. Su excusa en el reportaje publicado fue que no contaba con una escalera que le permitiera asomarse a ver el interior de la pipa. Debido a ello, también fue relevada de sus funciones.

Según el director de la Empresa de Productos Lácteos de Matanzas, la pérdida de 2,500 litros de leche le reporta a la entidad un déficit económico superior a los 19 mil pesos. Asimismo, salió en defensa del prestigio del resto de sus trabajadores, gracias al profesionalismo de los cuales se ha garantizado “la leche de la canasta básica familiar, las dietas y los niños de cero a seis años edad, sin que en este tiempo se haya tenido algún otro precedente de esta naturaleza”.

Para Estévez Rodríguez, “restándole horas al descanso familiar”, estos trabajadores buscan “alternativas que disminuyan los efectos que causa una tecnología tan obsoleta, de otro siglo, que sin duda pudiera provocar desbalances en los flujos de corriente”

“Lo cierto es que nuestra industria, en sentido general, necesita de manera urgente realizar inversiones que minimicen los riesgos de roturas y paralización de las producciones; pues el principal afectado es nuestro pueblo”, concluyó el director.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.