Médicos cubanos responden a ataques en la Televisión Cubana: "Jamás se dice la verdad"

Los elevados contagios y muertes por coronavirus de personas vacunadas, incluyendo la alta cifra de galenos fallecidos, así como las propias estadísticas del MINSAP, contradicen la eficacia de las vacunas producidas en Cuba, dicen sanitarios cubanos.

Dr. Lucio Enríquez Nodarse, Abdiel Bermúdez Bermúdez y Dr. Alexander Raúl Pupo Casas Foto © CiberCuba

Doctores cubanos respondieron al periodista Abdiel Bermúdez Bermúdez quien, en el noticiero nacional de televisión, recurrió al descrédito para contrarrestar argumentos científicos sobre el proceso de inmunización contra la COVID-19 en Cuba expresados en Las mañanas de CiberCuba.

Aprovechando el horario estelar de la emisión de la noche de este domingo 3 de octubre, Bermúdez comenzó por tildar de “campanas contra Cuba” e intentos de “desacreditar los logros de nuestro país” a cuestionamientos hechos por tres profesionales de la salud en CiberCuba.

El doctor Alexander Jesús Figueredo Izaguirre, dirigiéndose a Bermúdez como “pseudoperiodista”, le recordó que “ni usted ni Humberto [López] ni Lázaro [Manuel Alonso] tienen la moral ni la dignidad de hablar de cualquier médico cubano, porque ninguno nos llega ni a las suelas de nuestros zapatos, ni han hecho por la patria lo que nosotros”.

El galeno dijo que comprendía que el comunicador seguía “órdenes” y mencionó el caso del propio padre de Bermúdez quien “por buscar un futuro mejor desertó en Ecuador...”.

“Tuviste que esperar ocho años sin verlo, pues tu comunismo destierra de esa forma a todo aquel que lo traiciona”, remató.

El doctor bayamés, quien en abril fuera inhabilitado para ejercer la medicina por motivos políticos, adelantó que el Gremio Médico Cubano Libre le explicaría sobre las vacunas, de las cuales, le dijo, “no sabes nada”, y agregó: “Por supuesto, si no sabes de periodismo mucho menos de medicina”.

Lucio Enríquez Nodarse, médico cubano radicado en España, recordó al periodista oficialista que como doctor en medicina está facultado para hablar de las vacunas cubanas, especialmente, “cuando todos sabemos que allí [en Cuba] jamás se dice la verdad en cuanto a cifras y se oculta todo tipo de información o se da incompleta”.

Basándose en “la cantidad de contagios y muertos por COVID en Cuba” y en el convencimiento de que “las cifras oficiales no son ciertas”, el doctor afirmó mantener la posición de sus declaraciones a CiberCuba de que en la isla “las vacunas no están parando la ola de contagios” que se comportan “de forma natural, como una población que no está siendo vacunada”.

En este sentido, Enríquez Nodarse desmintió los argumentos del periodista sobre la alta eficacia de los inmunógenos cubanos y la voluntad de las autoridades de avanzar en la campaña de vacunación.

“Es mentira lo que publicó el Granma donde dice 'Abdala muestra una eficacia del 100% tanto en la prevención de la enfermedad sistémica severa, como de la muerte por la COVID-19' y esto se demuestra en la tabla de médicos fallecidos después de haberse vacunado con las 3 dosis de Abdala”, sentenció.

Para el galeno, la “vacunación en masa” no es un elemento de peso en su hipótesis de la inmunización de grupo, ni que pruebe la efectividad de las vacunas. “Por el contrario, sospecho que esa orden es para intentar camuflar el resultado de una inmunidad de rebaño natural con el hecho de que toda la población haya sido vacunada”, sostuvo.

Al argumento del periodista de que “Cuba está en el primer lugar en vacunación según CNN”, el galeno respondió que el dato “tampoco dice nada porque de qué sirve que estén vacunando con algo que no genera inmunidad adecuada”.

El doctor Alexander Raúl Pupo Casas, por su parte, lamentó que Bermúdez, holguinero como él, se dedicara a desacreditar a los médicos cubanos que solo dieron su criterio como profesionales de la salud a CiberCuba.

Respondiendo a la pregunta del periodista de “¿Cómo es posible que si las vacunas cubanas no inmunizan se haya acelerado el proceso de vacunación?”, Pupo Casas explicó que las vacunas cubanas no inmunizan, sino que brindan cierta protección.

Le recordó que su título universitario lo ganó estudiando los seis años de carrera cuando esta no era “Pesquisología”, en alusión a las pesquisas comunitarias que deben realizar los estudiantes desde que comenzaron a subir los casos de virus como el dengue, zika y SARS-CoV-2.

También mencionó que sus resultados académicos le merecieron el otorgamiento de la especialidad en neurocirugía a la que se vio forzado a renunciar por presiones de índole políticas ante sus denuncias de la “podredumbre en la que nos obligan a vivir a los médicos cubanos”, dijo.

Para Pupo Casas, el interés en acelerar la vacunación no es social sino económico. “Cuba no produce otra cosa que turismo y médicos para esclavizar en las misiones médicas”, dijo en referencia a los dos rubros que más ingresos aportan al país, y agregó que la premura en vacunar a la población se encamina hacia la apertura oficial de fronteras el 15 de noviembre.

“Y para abrir fronteras Cuba necesita que su población este supuestamente inmunizada”, precisó, aunque advirtió que nunca ha negado “que las vacunas cubanas puedan proveerle a las personas cierto tipo de protección”.

Sin embargo, no se trata de una protección óptima, según explicó el galeno, puesto que “las vacunas cubanas son vacunas de subunidades, que se sintetizan de fragmentos de la capa que envuelve al virus”, observó.

Igualmente, precisó que son las más baratas para producir y que, al no utilizar el virus como tal sino un fragmento, “son vacunas relativamente seguras pero que ofrecen baja inmunogenicidad”. Esto significa que “son más propensas a necesitar dosis de reactivación”.

Además, cuestionó: “Si teníamos 5 candidatos vacunales y uno de ellos con un 96% de efectividad y un 100% de protección contra manifestaciones graves de la enfermedad, por qué fue necesario traer las vacunas chinas con un 70% de efectividad para reforzar las vacunas cubanas”.

Otra de las interrogantes que compartió fue “por qué siguieron vacunando cuando, según el doctor Duran, más del 70% de los contagiados ya estaban vacunados”.

El doctor Pupo Casas, al igual que su colega Enríquez Nodarse, explicó que otra de las reservas que tiene con relación a las vacunas cubanas es el alto número de contagios y muertes, incluidos “colegas nuestros [que] han fallecido con las tres dosis de la vacuna”; estos últimos, según el listado de CiberCuba, rondan los 80.

A pesar de reconocer que las cifras oficiales no son confiables, el profesional dijo que “las propias estadísticas del MINSAP, “dejan al descubierto el dato del 100% de efectividad de la vacuna” en cuanto a formas severas de la enfermedad, a lo que se suma la falta de publicaciones científicas que demuestren estudios de eficacia.  

Por último, el galeno desmintió las acusaciones a su persona de falta de ética profesional, invitó a sus colegas en la isla a que dijeran la verdad sobre la situación sanitaria y envió un mensaje a Bermúdez: “No se preste para hacer periodismo desvergonzado, que fue lo que hizo hoy. No difame de un médico si no sabe de lo que está hablando, porque lo que hace es el ridículo”.

A menudo, los medios de difusión masiva en Cuba son usados para difamar y calumniar a activistas, artistas, opositores y periodistas independientes que denuncian la situación que se vive día a día en el país. Lo médicos no son la excepción.

Todo el que intente poner en duda la falsa imagen de potencia médica o de gratuidad de la salud en Cuba, termina severamente sancionado por el poder. Los casos de los doctores Pupo Casas y Figueredo Izaguirre son apenas dos ejemplos de cómo las autoridades cubanas prescinden de sus mejores galenos, aun en tiempos de pandemia, solo por motivos de conciencia.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.