Periodista Michel Hernández sobre actos de repudio: "Han alimentado otra página más de odio"

"Da mucha vergüenza volver a oír 'abajo la gusanera', 'que se vayan', y otras frases del horror que dividieron a las familias cubanas, que fracturaron para siempre a este país, que dividieron para siempre a Cuba", afirmó.

Periodista Michel Hernández y acto de repudio a reportera de CiberCuba Iliana Hernández en 2020 Foto © Miguel Hernández Méndez / Facebook y captura de video

El periodista cubano Michel Hernández condenó los recientes actos de repudio contra activistas por la democracia en Cuba, a quienes la represión desatada por el régimen les impidió participar el lunes en la Marcha Cívica por el Cambio.

Hernández lamentó el regreso en Cuba de los gritos llenos de calumnias y descalificaciones que se escucharon décadas atrás, en la que definió como una de la etapas más grises de la historia del país.

"Da mucha vergüenza volver a oír 'abajo la gusanera', 'que se vayan', y otras frases del horror que dividieron a las familias cubanas, que fracturaron para siempre a este país, que dividieron para siempre a Cuba", afirmó.

En un texto compartido en su muro de Facebook, el joven reportero escribió que las personas convocadas a realizar estos mítines han sido parte de otra escena de la vergüenza.

"Han alimentado otra página más de odio y han abierto otro agujero en las grietas de un país que reclama inclusión, que pide a gritos, eso sí, un sitio para todos las personas piensen como piensen", aseguró.

Hernández, quien por 12 años ejerció el periodismo cultural en el diario Granma, explicó que el actor y dramaturgo Yunior García, principal promotor de la marcha del 15N, es la consecuencia de los reclamos de los cubanos en las calles y del descontento.

"Del encarecimiento de la vida que afecta a los más humildes de este país, de la precariedad reforzada por el desastre de un reordenamiento económico que puso a miles de cubanos a hacer enormes colas en medio de una pandemia letal, a hacer otras largas filas en las embajadas para tratar de marcharse a cualquier lugar del mundo, a dejar su país, su familia...", describió.

El periodista rechazó el hostigamiento sufrido por Yunior en su apartamento, que fue cubierto por la bandera cubana para impedirle salir a la calle.

Mientras eso sucedía, decenas de muchachos defensores del gobierno se manifestaban en el Parque Central, en contrapartida a la manifestación del 15N.

"Me resultó muy curioso cómo alguien que se proclame revolucionario, que dice quiere lo mejor para su país, no le inquiete ver las imágenes de los actos de repudio, de un joven dramaturgo preso prácticamente dentro su casa, de otros jóvenes impedidos de salir, de esos gritos que vienen del pasado para recordarnos el infierno, para recordarnos que si no queremos que se reúnan nuestros compatriotas debajo de nuestros edificios para ofendernos y gritarnos, debemos estar callados. Tranquilos. Debemos temer incluso a poner textos medio beligerantes en las redes", cuestionó.

Michel recordó que ese mismo miedo lo sufrieron sus nuestros padres cuando se les prohibió escuchar a Celia Cruz o a Los Beatles, y afirmó que Cuba se va "desvaneciendo en los actos de repudio, en el acoso a los que se manifiestan, en las acusaciones de mercenarios a cualquiera que piense diferente".

El reportero reveló que conoce personas que han participado en esos actos, y que la mayoría ya no vive en Cuba.

"También he tenido colegas en el gremio que han firmado cartas de expulsión contra otros colegas obligados por tanto a emigrar por la cobardía de otros que tampoco viven en Cuba. Me han dicho con suma vergüenza que de no hacerlo podían mirarlos mal, o buscarse algún problema laboral. Nadie para defender una causa revolucionaria puede censurar al otro, impedirle que se manifieste y que diga lo que piense públicamente por duro que sea. Esa censura es lo más contrarrevolucionario sobre la tierra", recalcó.

Hernández confía que en algún momento no habrá más actos de repudio, ni se gastarán miles de pesos para destinarlos al asedio entre sus ciudadanos, aunque está seguro que su generación no lo verá, porque todos han emigrado.

"Cuando llegue ese momento no sé qué pasara. No sé qué pasará cuando los nietos pregunten a la familia qué eran aquellos actos de repudio, aquellos gritos sin sentido en medio de las calles acompañados de las canciones que formaron parte de nuestro crecimiento emocional. No sé qué pasará cuando esgriman la peor pregunta de todas: '¿Abuelos ustedes fueron parte; abuelos ustedes alguna vez alimentaron el odio?'", concluyó.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.