Rally de almendrones por las calles de La Habana

Esta noticia es de hace 2 años

Este domingo más de 60 automóviles y 10 motocicletas participaron en La Habana en el XIV Rally de Regularidad Copa Castrol 2018, organizado por el Club de Autos Antiguos "A lo cubano".

El evento, que tuvo como meta los jardines del famoso cabaret Tropicana, estuvo patrocinado principalmente por la representación en Cuba de la empresa británica de lubricantes Castropol, de ahí que la Copa lleve su nombre.

También patrocinaron las empresas cubanas de turismo Havanatur, Los Portales, Ciego Montero, Havana Club internacional, la revista Excelencias del Motor, y los proyectos culturales Habaneando y Tatagua, además de algunos negocios privados.

En esta ocasión el rally estuvo dedicado al 500 aniversario de la fundación de La Habana, a los 120 años de la llegada a Cuba del primer automóvil, y a los 15 de fundado el Club de Autos Antiguos "A lo cubano".

La carrera cubrió un recorrido de dos horas por los principales barrios de La Habana para premiar la regularidad y castigar las infracciones de tráfico o la excesiva velocidad.  

En declaraciones al medio ruso Sputnik, Alberto Gutiérrez Alonso, presidente del citado club, precisó que más que competir, el propósito principal del encuentro es “disfrutar como una gran familia”.

Fundado en octubre de 2003 en el parqueo del famoso cabaret Tropicana -convertido ahora en una especie de sede del grupo- para pertenecer al Club de Autos Antiguos “A lo Cubano” es requisito indispensable tener un vehículo antiguo con más de 35 años de circulación. 

Sin embargo, Gutiérrez Alonso añade que además “hay que ser una buena persona, porque esto es una gran familia, donde los miembros participan con sus familias, traen a sus niños y se mantiene un ambiente de camaradería".

Actualmente, más de un centenar de automóviles y motocicletas forman parte del club, único de su tipo en Cuba y muestra del ingenio de los propietarios para mantener sus autos rodando por calles habaneras, pese a la escasez de piezas de repuesto.

Precisamente, el nombre de la agrupación hace referencia a la carencia de piezas originales, que ha obligado a los propietarios a realizar innumerable cantidad de adaptaciones, fundamentalmente en la parte mecánica.

En esta ocasión, entre los vehículos participantes el más antiguo fue un Citroën de 1936, que lleva 82 años de funcionamiento, mientras que el más moderno fue un Lada soviético, de 1985.

También participaron motocicletas de la escudería Harley-Davidson y motos británicas Triumph, con más de cinco y seis décadas de uso.

En la carrera predominaron los automóviles de marcas estadounidenses como Chevrolet, Buick, Ford, Studebaker o Cadillac, cuyos modelos son principalmente de la década del 50 del siglo XX.

Según el presidente del Club “A lo cubano”, el primer automóvil que rodó en Cuba habría sido un modelo Le Parisienne en 1898 ―procedente de Francia― comprado en 1.000 pesos por el cubano José Muñoz, representante de la compañía francesa que fabricaba esos autos.

Ese primer automóvil que circuló en Cuba era especialmente ruidoso y con un motor de bencina que apenas le permitía hacer diez kilómetros por hora.

Aunque ese primer auto habría sido motivo de burla entre los habaneros, apenas seis meses después llegó el segundo, un Rochet-Schneider adquirido también en Francia por el farmacéutico Ernesto Sarrá, quien habría pagado 4.000 pesos.

Ese segundo auto corría hasta 30 kilómetros por hora. Luego, a partir de 1901, comenzaron a entrar en la Isla autos fabricados en Estados Unidos.

Esta noticia es de hace 2 años
Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.