La feliz Christy Beck con uno de los tres bebés en brazo Foto © Instagram / the.becktriplets

Pareja tiene trillizos tras tratamientos de infertilidad, pero queda con una deuda de 200 mil dólares

Este artículo es de hace 1 año

La vida de Ryan y Christy Beck dio un vuelco el 6 de abril de 2018, cuando se consumó un final feliz que puso fin a años de infertilidad.

Aquel día esta pareja estadounidense trajo al mundo tres preciosos bebés, pero ahora tienen que hacer frente a una deuda de más de 200 mil dólares.

"Estábamos en casa con nuestros tres bebés (un niño y dos gemelas) y no podríamos haber sido más felices. Justo en ese momento es cuando empezaron a llegar las facturas médicas y no pudimos averiguar por qué el seguro de Ryan, a través de su trabajo, no cubría todos los gastos", aseguraron en la nota publicada para la campaña de GoFundMe.

"La razón por la que elegimos el hospital en primer lugar fue porque estaba en la red. Inmediatamente llamamos a nuestra compañía de seguros y nos enteramos de que, aunque nuestro hospital estaba "dentro de la red", algunos de los médicos que nos atendieron no lo estaban", añadieron.

La pareja explicó al canal NBC 12 que el centro sanitario les comunicó que, al no cubrir el seguro todo el proceso, deberían pagar una cantidad adicional. "El saldo ahora se ha disparado a más de 200 mil dólares", relataron al citado medio.

En la campaña abierta solicitan 50 mil dólares para hacer frente a las dificultades económicas.

"Somos extremadamente afortunados de tener esta bendición, estamos luchando para llegar a fin de mes debido a las inesperadas facturas médicas, ¡además de tener que comprar tres de todo!. Somos padres muy modestos que solo queremos mantener a nuestros hijos. El costo del cuidado infantil supera con creces los ingresos previos al embarazo, por lo que se queda en casa para cuidar a los niños mientras Ryan trabaja a tiempo completo", concluyó el texto de la campaña.

Un préstamo de 30.000 dólares para la Fecundación In Vitro

Antes de tener de tener a los bebés en sus manos, estos padres norteamericanos sufrieron momentos de frustración por no concebir de forma natural.

Una historia que comenzó hace tres años después que Ryan y Christy se comprometieran para unir sus vidas. Su siguiente deseo era formar una familia, pero en ese momento llegaron los problemas.

La pareja pidió un préstamos de 30 mil dólares para someterse a un tratamiento de Fecundación In Vitro (FIV), pero no funcionó. Tras plantearse la adopción, decidieron probar de nueva la FIV.

Finalmente el tratamiento funcionó y con un éxito mayor al esperado. A las 12 semanas, los Beck descubrieron que iban a tener trillizos. Sin embargo, el mismo día que conocieron la feliz noticia, el médicos les dijo que lo mejor para la supervivencia de los pequeños era abortar a una de las gemelas.

Ambas corrían el riesgo de tener un síndrome de transfusión, una enfermedad que podría causar que una de las dos tuviera un volumen sanguíneo disminuido.

Pese a todo optaron por seguir adelante y los tres bebés nacieron dos meses antes de lo previsto.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Jose Nacher

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Periodismo por la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, España. Redactor en Siglo XXI, Agencia EFE, Las Provincias y El Mundo.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985