Jorge Perugorría y Vladimir Cruz en la escena lamentan la destrucción de la ciudad. Foto © Fotograma tomado del filme

Una noche de "Fresa y chocolate" en la piscina del Meliá Habana

Como parte de los festejos por el aniversario 500 de la fundación de La Habana y la reciente celebración del Día de la Cultura Nacional, el hotel Meliá Habana realizó este sábado un homenaje al cine cubano, a través de la proyección de la prestigiosa Fresa y chocolate (dirigida por Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, y con guion de Senel Paz), dentro de una propuesta  titulada “Meliá Habana es del cine”, un buen modo de verificar el vínculo entre turismo y lo mejor de la cultura cubana.

El evento se inició a las 6:30 P.M. con una cena en los restaurantes La Scala y La Bella Cubana, especializados en gastronomía italiana y asiática respectivamente. A las 9:00 P.M., los asistentes pasaron al área de la piscina, en cuyas áreas colindantes se instaló una pantalla inflable, rodeada de butacas, tumbonas y cojines, y así pudieron disfrutar cómodamente de la proyección del mencionado filme cubano, presentado por la especialista Martha Araújo, con veinte años de experiencia en estas lides en el ICAIC y el espacio televisivo Arte 7.

La presentación contó también con la intervención esclarecedora de uno de los más internacionales actores cubanos, Jorge Perugorría, quien recordó entre varias anécdotas, el día en que acompañó a Titón (Gutiérrez Alea) a la entrega del Oscar (Fresa y chocolate fue la primera y única película cubana nominada a ese premio) y el realizador tenía escrito un discurso de agradecimiento, por si la película ganaba, en el cual condenaba el bloqueo norteamericano a Cuba y mencionaba que la película promovía la comprensión entre los cubanos de las dos orillas, entre los cubanos con ideologías diferentes.

Jorge Perugorría reconoció con angustia que si bien la sociedad cubana había evolucionado bastante en términos de comprensión de la diversidad sexual, respecto a los otros dos tópicos que Titón mencionaba en su discurso, el bloqueo y la cercanía con quien piensa distinto, desgraciadamente resultan de total vigencia puesto que el cerco del gobierno norteamericano se recrudece cada vez más, mientras que los cubanos de ambas orillas parecen estar cada vez más lejos del posible abrazo.

Junto a Perugorría estuvo también uno de los más prestigiosos guionistas cubanos, Senel Paz, quien escribió el elogiado guion a partir de su cuento El lobo, el bosque y el hombre nuevo. Y si bien Martha Araujo hizo referencia a la concepción de los personajes, Diego y David, quienes son vehículos para asentar los principales discursos temáticos del filme, en torno a la necesidad de tolerancia con quien piensa diferente, Senel explicó con pocas palabras, que a él le pasaba como a casi todas las personas dedicadas a escribir, que no tenía demasiada facilidad para hablar.

La iniciativa «Meliá Habana es del cine» nace con el apoyo del Instituto Cubano de Arte e Industrias Cinematográficos, en particular la Cinemateca de Cuba y el Centro de Información,  con el objetivo de promover una opción para el turista que implique el disfrute de filmes cubanos de gran calidad. En esta ocasión se proyectó en una buena copia, subtitulada en inglés, para garantizar la comprensión del público de habla no hispana.

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985