René González / René González con sus hijas al salir de prisión 2011 Foto © Cubainformación.tv / Granma.cu

René González: "Mis hijas son cubanas como cualquier otra infeliz"

“Mis hijas son cubanas como cualquier otra infeliz”, dijo el exespía René González al ser interpelado por un usuario en Twitter que le cuestionaba si sus hijas viajaban por el mundo con pasaporte de Estados Unidos.

En su respuesta René dejó caer una expresión que no ha pasado desapercibida para quienes siguieron el hilo: “dos cubanas como cualquier otra infeliz”. En esta frase no hay un mensaje de orgullo como cabría esperar de un exespía, Héroe de la Patria, sino una nota de triste conformidad con la compleja y crítica realidad de los cubanos.

El hilo de Twitter se había iniciado con un tema diferente, el origen de los conflictos entre el presentador Alex Otaola y el cantante Descemer Bueno. Sin embargo, adentrándose en las relaciones de amistad de la cúpula de los Castros derivó en una provocación a René González aludiendo a que sus hijas son ciudadanas americanas.

Uno de los usuarios de Twitter le pregunta directamente al exespía cubano si sus hijas han renunciado a la ciudadanía estadounidense y asegura que van por el mundo haciendo uso de sus pasaportes extranjeros.

René se mostró sorprendido y respondió alegando que era una simpleza por parte de su interlocutor. “¡¿Mis hijas paseando por el mundo?! ¡¿Y con pasaporte USA?! La reiteración de la estupidez”, señaló.

El interlocutor volvió a la carga y le preguntó si también él había recibido un Rolex de regalo o si el exespía Gerardo Hernández tiene más rango, añadiendo imágenes que lo muestran usando la joya en un trabajo agrícola.

“¿No sería mejor saber de qué uno está hablando antes de entrar a echar basura en las redes? Mis hijas son dos cubanas como cualquier otra infeliz. Búsquese otro estanque, que en este no hay peces”, respondió René.

Algunos dirán que es una expresión coloquial, o una manera de hablar a la ligera, pero todo parece indicar que fueron palabras escritas en caliente y a la estructurada y previsora mente del exespía le traicionó el subconsciente.

En pocas palabras René echó por tierra años de propaganda del régimen cubano que inculcaban en los niños la idea de “Somos Felices Aquí”. Su comentario en medio de la profunda crisis que atraviesa Cuba visibiliza como se tambalean los ideales más firmes entre los que persisten en defender el socialismo.

Los comentarios cotidianos de los cubanos no transmiten ninguna sensación de felicidad ni optimismo. La Mayoría de las ciudadanía se debate entre el pago de los alimentos, las colas y las carencias. Pocos piensan en hacer turismo y mucho menos en la posibilidad de viajar al exterior.

Lo difícil de creer es que las hijas de René sean tan humildes y vivan las carencias del pueblo trabajador, pues ha sido una práctica habitual de la Dictadura favorecer a aquellos que tienen grandes puestos ya sea con casas, regalos, combustible u otros favores.

Las hijas de René no son infantes, incluso una de ellas ya es madre. Su referencia en el mensaje de respuesta no fue a los “infelices niños que no tienen ideas políticas”, sino a las infelices cubanas que no pueden viajar por el mundo, no pueden alimentar a sus familias y tienen pocos motivos para ser feliz.

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.