Cubanos haciendo cola en Cuba. A la derecha, Kamala Harris. Foto © CiberCuba / Kamala Harris /Twitter

Excusas impresentables para un meme racista

He leído con interés la larga explicación que un periodista de Granma, diario oficial del Partido Comunista de Cuba, ha publicado en Facebook tras la encendida polémica que ha levantado el meme racista que compartió el 13 de agosto de 2020 en esta red social sin ningún tipo de explicación, que sirviera para contextualizar, si es que esto es posible, la barbaridad que se le había ocurrido.

Meme racista compartido por un periodista de Granma en Facebook. Foto: CiberCuba

Después de leer todos sus argumentos y los de sus acólitos sigo pensando que el meme es racista y tan desafortunado como el que critiqué hace unos días del opositor cubano que se burló, con otro meme, del exceso de peso de la gobernadora de Camagüey.

Entre ambos 'chistes' salta a la vista la diferencia en la repercusión: al miembro de UNPACU, José Luis Acosta, la Policía Nacional Revolucionaria lo llamó a capítulo, lo envió a prisión y lo ha acusado de amenazas por especular con la posibilidad de sacar bistecs del cuerpo de la gobernadora. El periodista de Granma, en cambio, ha recibido el apoyo de destacados voceros afines a la 'revolución', autoproclamados periodistas e incluso de intelectuales de izquierda.

Tiene suerte el redactor del Granma de que el incidente con su meme racista no haya tenido repercusión mediática en España. Aquí le habría costado una denuncia por un delito de odio y, además, le habrían expulsado, sin miramientos, del periódico y de la universidad para los que trabaja porque nadie en su sano juicio ni ninguna institución que se respete querrían tener algo que ver con él. Ese tipo de chistes, que necesitan un contexto determinado que matice las injurias de su contenido, son inaceptables en Europa. 

El rosario de excusas del periodista de Granma me recuerda los argumentos recurrentes de personas racistas, que se defienden asegurando: "¡Cómo voy a ser racista si estoy casada/o con un negro!", "¡Cómo voy a ser racista si mi mejor amigo es negro!" o "¡Cómo voy a ser racista si mi hija es negra!". ¿Y saben qué? Son racistas. No dejan de serlo por más que exhiban un currículo plagado de mestizaje.

Fíjense cómo el autor de este meme racista necesita ponernos al día, a quienes tenemos la suerte de no conocerle, de "su lucha tenaz" contra cualquier tipo de discriminación. Pues bien, querido, acabas de tirar cordialmente esa lucha tenaz a la basura.

Sigo pensando que el desafortunado meme racista sobre Kamala Harris no es fruto de la casualidad. Lo refuerza otro comentario igual de terrible que su autor dejó en el propio post compartido. Primero viene la risa y después, el llanto y hasta la soberbia de cuestionar la inteligencia de quien le reprocha que "se le escapó el nazi".

Comentario racista de Ernesto Estevez Rams en su muro de Facebook. Foto: CiberCuba

El meme es racista le guste a quien le guste y le pese a quien le pese. Y lo que más me indigna es que su autor vaya tan sobrado de soberbia como para creerse por encima del bien y del mal hasta el punto de pedir perdón con la boca pequeña: "Pude ser menos ambiguo", dice. Es como el chiste de aquel que le pica el c... y se rasca la cabeza. Eso podría ser ambigüedad, lo suyo es una falta de respeto hacia todos los que nos hemos sentido atacados por la barbaridad que compartió.

Preguntarse si Kamala Harris, por su condición de afroamericana, es una colera, no es la mejor manera de oponerse a la identificación de la demonizada figura de las/los coleras/os con un color de piel determinado. Ese tipo de comunicación negativa es impresentable. Para comunicar, la regla número uno es que hay que ser claros porque los titulares no pueden (y no deben) llevar adjunto un 'post it' con la pertinente aclaración.

Todos podemos equivocarnos y, de hecho, nos equivocamos todos los días en nuestro trabajo. Pero hay que ser humildes y si el error se pasa de la raya, hay que reconocer que hemos metido la pata hasta el fondo, con la mano en el corazón y sin tantas justificaciones. Se ofrecen disculpas, se borra el post y se cierra una puerta que nunca debimos traspasar. No podemos dejarnos cegar por el ego y los aplausos de los amigos. Los palmeros nunca ayudan a crecer. Solo valen para lo que han sido concebidos: para batir palmas y calentar mítines.

Los periodistas, respondan a la ideología que respondan, tenemos que ser responsables. Da igual si a usted no lo conocen en La Lisa o si se cree que es un moco en la pared. La responsabilidad va en esa elección que hicimos cuando decidimos que lo nuestro es informar. La ironía, el doble sentido o el chiste fácil tienen cabida en nuestras vidas siempre que el derecho a la libertad de expresión no socave el derecho a la dignidad humana. Mis derechos terminan donde empiezan los tuyos. Ese debe ser nuestro mantra.

Ahora usted, querido, puede seguir compartiendo en su muro todos los comentarios de los palmeros que aúpan a un "buen hombre", al que no le reconocen su fallo: crear un meme racista. Sigan mirándose hacia la entrepierna y oliéndose el trasero colectivamente. Somos muchos los que no miramos el dedo cuando nos señalan el sol. Usted puede decir lo que quiera, pero le faltarán días en su vida para explicar por qué compartió esa barbaridad.

El racismo no tiene nada que ver con la ideología ni con el color de la piel. Es una enfermedad que se cura viajando. Los negros de todo el mundo hemos sufrido el humor negro durante mucho tiempo. Tenemos que soportar que nos digan que estamos viviendo una semana negra, que leemos una crónica negra, que trabajamos como negros o que alguien se pone negro cuando se enfada. Personalmente me molesta la asociación entre lo negro y lo malo. Esos microrracismos son el pan nuestro de cada día. Su meme es lamentable. Hágase un favor a usted mismo y bórrelo. 

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.