Exterior del hospital donde se practicó el aborto Foto © Captura de video de YouTube

Una niña violada en Brasil consigue abortar en medio del rechazo de grupos ultraconservadores

Una niña de diez años que fue violada por su tío logró que le practicaran un aborto en un hospital de Brasil a pesar de las críticas de los sectores ultraconservadores del gigante sudamericano, informó el diario español El País.

La menor voló acompañada de su abuela unos mil 500 kilómetros hasta Recife, estado Pernambuco, para ser atendida en el Centro Integrado de Salud Amaury de Medeiros (CISAM), un lugar de referencia en la atención a víctimas de violencia sexual e interrumpir su embarazo de cinco meses.

El viaje tuvo como precedente la autorización de un tribunal para que se llevara a cabo el procedimiento médico  teniendo en cuenta la petición de la fiscalía del estado de Espírito Santo y entendiendo a que la voluntad de la niña es soberana, y que la ley permite la interrupción del embarazo en casos de violación.

Con el fin de no perder el tiempo y enfrentar a la turba de activistas que se opusieron al aborto, un grupo de mujeres organizó un cronograma para garantizar la seguridad de la menor. Al llegar al aeropuerto, un coche ya la esperaba para llevarla inmediatamente al CISAM.

A las afueras del centro médico se concentraban unas docenas de militantes antiaborto y religiosos, que conocieron la ubicación del lugar porque Sara Giromini, una conocida extremista de derechas, difundió la dirección del hospital y el nombre de la niña, en una violación del Estatuto del Niño y del Adolescente (ECA, por las siglas en portugués).

El caso se encuentra bajo secreto judicial, y este lunes un tribunal ordenó a las redes sociales que borren publicaciones con los datos de la niña, recuerda el diario español.

El caso de la niña de diez años salió a la luz el pasado 8 de agosto, cuando una tía la llevó al hospital de la localidad donde vive, con dolores de estómago. Fue allí donde se comprobó que estaba embarazada desde hacía cinco meses.

La pequeña contó a un trabajador social que había sido violada por su tío desde que tenía seis años. Tras declarar la policía investigó el caso y detuvo al sospechoso, de 33 años, acusado de violación de vulnerable y amenaza.

En 2018 más de 21 mil niñas con edades entre 10 y 14 años fueron madres en Brasil. De ese total, 15 mil 851 eran negras, como la niña de esta historia, según los datos más recientes del Ministerio de la Salud de Brasil.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985