Escasez e incertidumbre monetaria golpean a Cuba

El gobierno calla pera usa a la prensa que paga y deja correr varias bolas, con audios incluidos, para desesperación de los cubanos.

CiberCuba
Cola para comprar pollo en la calle Zanja Foto © CiberCuba

Este artículo es de hace 1 año

El gobierno cubano mantiene su hermetismo habitual sobre decisiones que afectan notablemente la vida de los ciudadanos; mientras la prensa que paga ha lanzado una ofensiva en favor de la eliminación de la doble moneda -¿quién la implantó?- y deja que Radio Bemba haga su trabajo habitual de diversionismo entre los cubanos.

La técnica es más vieja que la tos y consiste en ir calibrando las reacciones populares a medidas que forman parte de los "Lineamientos de la política económica y social del partido y la revolución para el período 2016-2021", que siguen sin ser aplicados, pese a que -teóricamente- les queda un año de vida.

Una cosa es la propaganda gubernamental, las consignas y orientaciones disfrazadas de información y otra es la realidad que -en el caso de Cuba- es habitualmente terca, desesperanzadora y muy diferente con respecto del cuadro casi panglossiano que pintan el oficialismo y la prensa que financia.

La casta verde oliva y enguayaberada ha elegido el momento de mayor incertidumbre socioeconómica de los últimos 15 años y el temor lógico que despierta en las personas el rebrote de coronavirus para manipular psicológicamente a la población que apenas tendrá capacidad de reaccionar porque la vida se le está yendo entre colas para comprar comida, artículos de primera necesidad y medicamentos y las bolas que bajan del Comité Central y adyacentes.

Los cubanos carecen de casi todo, pero están sobrados de incertidumbres y hace mal el gobierno escondiendo la bola, dejando correr rumores sobre un Día Cero que ya fue el 1 de enero de 1959 y que ha venido celebrando con una política económica que ha alternado períodos de realismo (Mercado libre campesino) con otros de elocuente idealismo (Rectificación de errores y tendencias negativas).

Cuentan los actuales cronistas de Indias que el gobierno cubano está convocando a cuadros intermedios del área económica y empresarial para someterlos a uno o varios vídeos de siete horas de duración sobre lo que vendrá, aunque los vídeo oyentes son despojados de teléfonos móviles y papel y lápiz antes de acceder al nuevo cuarto de las papas.

¿Cuándo caerá en combate contra el imperialismo el CUC, que pasará con los ahorros en tan digna moneda; cuál será la tasa de cambio dólar norteamericano-peso cubano; subirán los precios; se incrementarán los salarios y pensiones, que son de las más bajas del mundo; van a cerrar empresas, cuáles, cuántas y qué pasará sus trabajadores?

El ministro de Economía y Planificación, Alejandro Fernández Gil, debía acudir a la Mesa Redonda y explicar con detalle las decisiones que afectan a los cubanos; en primer lugar, porque los gobiernos deben actuar con la máxima transparencia posible, en segundo lugar por respeto a los empobrecidos ciudadanos y, en tercer lugar, por respeto a sí mismo.

El embargo, el recrudecimiento de las sanciones norteamericanas y el impacto del coronavirus no deben servir de excusas para seguir dilatando la información que los cubanos demandan, especialmente en tiempos de angustia por su vicisitud económica crónica.

Las puestas en escenas de operativos contra creadores de riqueza, administradores y empleados corrompidos y coleros no van a paliar la escasez que atribula a los cubanos y alguien lúcido debería reflexionar sobre la incongruencia de que una revolución socialista de los humildes, por los ídem y para los ídem genera tanta corrupción y delincuentes; descubiertos repentinamente por la policía y los intrépidos reporteros del NTV.

Si algún alumno de último año de Periodismo hiciera su tesis sobre los contenidos informativos de la televisión desde septiembre de 2019 hasta la fecha; asistirá a una representación bufa de pícaros ataviados con cadenas de oro, relojes brillosos, pitusa y popis perseguidos por el pueblo uniformado, que estuvo de vacaciones hasta fechas recientes.

El resto de contenidos sería prescindible porque repiten el esquema habitual de potencia médica, recorridos de los compañeros Machado Ventura y Valdés Mesa por fértiles y ambrosianas llanuras, que culminan siempre en banquetes lezamianos junto a los anfitriones contentos porque han venido dirigentes del nivel central y Machadito, que santigua y fulmina con caricias de médico viejo.

Mientras llega la realidad; los cubanos asisten a la coronación de Gerardo Hernández Nordelo como nuevo pastor de cederistas, paso previo a su inclusión en el Buró Político; en reconocimiento a su perfil ancho de espía capturado in fraganti, vicerrector del ISRI, vicecoordinador de los CDR y denodado experto en la siembra de piñas en jardines y patios.

Pero estamos ante otra maniobra diversionista -otra más- del régimen cubano; el verdadero coordinador de cederistas será Vladimir Sauri Bermúdez, que era Coordinador Provincial de los Comités de Defensa de la Revolución en La Habana, hasta su elección por Machado Ventura como segundo de la organización.

La guara habanera -pródiga en relatos heroicos y meandros que conducen siempre al dólar- rumorea que Gerardo será realmente el candidato del sector conservador al cargo de Segundo Secretario del Comité Central del PCC, una vez que se produzca la jubilación partidaria del General de Ejército Raúl Castro Ruz y el ascenso de Miguel Díaz-Canel Bermúdez a la dirección del partido comunista.

Víctor Gaute López sería el candidato de los reformistas y del propio Díaz-Canel a la vicejefatura comunista; pero antes habrá que pasar por noviembre para saber si Trump repite o Biden, se lleva el burro al agua y despejar la incógnita Venezuela, donde parece que la vida sigue igual, pero Maduro -que ahora escucha más a Cilia Flores y menos a los cubanos- está moviendo el juego.

Pese a que el compañero Biden se ha esforzado por mandar señales esperanzadoras a La Habana y a los sectores moderados de Miami; ya ha sido puesto en la diana de los tirofijos castristas, que lo han bautizado como "el endulzador", en clara alusión a su apuesta por el "Carril Dos", que desvela tanto a Raúl Castro Ruz como la Primavera Árabe.

Mientras se reacomoda el tablero hemisférico y germinan las piñas de Gerardo, una por cederista y no como los comités, que son uno por cuadra; los cubanos, que pueden, están pagando 1.50 CUC por un dólar norteamericano, en julio como en enero, no vaya a ser que al enemigo sincero le de por cogerlos desprevenidos.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba