La respuesta de un policía a un cubano multado: "¡Publícalo! ¡Así es mejor! ¡Para que se asuste la gente!”

Un cubano ha denunciado en Facebook haber recibido una multa de 2.000 pesos en un parque de La Habana donde se estaba conectando a internet.  

Los hechos ocurrieron a las 12:50 de la noche de ayer, en el parque ubicado en 13 y 76 en el municipio Playa, en La Habana. Luis Luisovich Jañez explicó en una extensa publicación en la citada red social que se encontraba allí solo para conectarse a la señal de wifi. 

Sin embargo, explica que a esa hora llegó un camión de la policía y les pidieron identificarse, a él y a otros seis muchachos que estaban en el parque alejados entre sí unos cinco metros o más de distancia y todos con mascarillas. En todos los casos fueron sancionados con 2000 pesos de multa por incumplir el horario del toque de queda.

“Que conste que tenía puesto el nasobuco hasta los ojos, que conste que la persona más próxima a mí estaba como a 5 metros de distancia, que conste que no estaba fumando, que conste que era un ciudadano normal y tranquilo conectándose en la WIFI del parque como el resto de los 6 muchachos”, indicó.

La indignación de Luis está motivada por la cuantía de una multa que él considera exagerada, desproporcionada e injustificada. “¡2000 pesos de multa!”, exclama, “¡¿Quién gana 2000 pesos en este país?!”.

“Que conste que yo estaba tranquilo en el parque conectándome. Y le pregunto al oficial número 05868 [por la sanción] y este me dice que son ¡2000 pesos de multa!”. Según su testimonio, Luis le preguntó al oficial de la policía quién ganaba esa cantidad de dinero en el país.

Por su testimonio se deduce que sus preguntas no eran contestadas por unos agentes que han mecanizado esta rutina sancionadora, sin cuestionarse lo elevado del monto, la proporcionalidad o ningún criterio humano a la hora de imponerlas sobre una población cuyo salario está muy por debajo de esa cifra.

Al no recibir contestación a sus preguntas por parte de los policías, Luis les avisó que haría pública su denuncia, que él conocía a mucha gente y que “esto va a salir publicado”. 

“Y aquí está el pollo del arroz con pollo”, señala en su post de Facebook. Lo llamativo de la historia, según Luis, está en la respuesta que recibió del policía. Lejos de sentirse preocupado porque la historia salga publicada, el policía contesta: “¡Publícalo! ¡Así es mejor! ¡Para que se asuste la gente!”.

“Para que se asuste la gente”: esa respuesta del policía deja claro cuál es el objetivo de la política extrema de sanciones que está imponiendo el régimen cubano. Más allá del carácter disuasorio, más allá del hecho punitivo, más allá de toda lógica sancionadora, el objetivo final de esta vigilancia y persecución de supuestos delitos o faltas, es atemorizar a la población, es el de hacerles sentir indefensos, amedrentados y, por tanto, sumisos.

“¡Pero cómo coño no me voy a asustar si son 2000 pesos de multa!, exclama Luis. “¡¿Quién gana 2000 pesos en este país?! Un policía no gana 2000 pesos , un médico no gana 2000 pesos, un profesor no gana 2000 pesos… ¡2000 pesos como salario no los gana nadie!”.

“A 6 meses del primer caso de Covid 19… 6 meses sin trabajar… 6 meses donde la gran mayoría de los cubanos (que no dirigen este país  han tenido que hacer de tripas corazón para mantenerse a flote… 6 meses sin entrada de salario para la mayoría de los ciudadanos de este país… ¡señores!... ¡¿Cómo alguien, a estas alturas del campeonato, se atreve a imponer semejante multa porque le sale de los berocos?!

¿Por qué sucede esto?, se pregunta Luis. “¿Por qué a un zocotroco se le ocurre imponer 2000 pesos de multa a alguien que está sentado tranquilamente con el nasobuco hasta los ojos? Ese alguien es un funcionario público que cobra un salario con el dinero de todos, como los policías y como todos los funcionarios que "gobiernan" este país. ¿Por qué un ciudadano tiene que ser víctima de semejante arbitrariedad?”.

Luis responde a su pregunta: “PORQUE EN ESTE PAÍS EL CIUDADANO ES NADA ANTE LA MAQUINARIA DEL ESTADO”. Al parecer, el “por qué” lo tiene claro Luis. La conclusión es que frente al Estado cubano, el individuo no es nada, es una variable despreciable.

Desde la insignificancia que representa para el Estado, sus leyes y sus cuerpos represores, Luis termina su mensaje lanzando, como individuo, la misma pregunta. “Al estado socialista que se supone que es del pueblo y para el pueblo le pregunto: ¿Quién gana 2000 pesos a 6 meses del Covid?... Quiénes pagamos sus salarios, no cobramos 2000 pesos señores funcionarios... Y menos aún podría pagarlo un jubilado que cayera en semejante desgracia”.

En “semejante desgracia” han caído ya 2 mil 334 habaneros en el primer mes desde que se implementó el régimen especial de sanciones. El ritmo ha ido creciendo y, según publica Granma, en los primeros once días de septiembre “se han impuesto de forma general 8 063 multas, fundamentalmente por no uso o uso incorrecto del nasobuco (4 788 de 2 000 pesos)”.

El Gobierno de La Habana reconoce que la capital del país han activado 540 brigadas de anticoleros, compuestas por 4 mil 520 miembros de la Policía, el Ejército, cuadros del Partido Comunista de Cuba, los Comités de Defensa de la Revolución y la Federación de Mujeres Cubanas, entre otras organizaciones afines al PCC. Las multas impuestas por la policía y la “milicia” de anticoleros, en estos once primeros días de septiembre, han recaudado más de diez millones de pesos.

El gobierno cubano ha impuesto la obligación de no salir a la calle en horario nocturno, de 7 de la noche a 5 de la mañana. Aunque lo justifica como una medida para evitar la propagación de la Covid19, son muchos los que piensan que se trata de un toque de queda para mantener controlada a una población cada vez más irritada con la situación y las actuaciones represivas del gobierno.

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985