El escritor Norge Sánchez Foto © Facebook de Norge Sánchez

Escritor cubano pone condiciones para regresar a su país: Quiero criticar al régimen desde dentro

El escritor cubano Norge Sánchez ha publicado un post en su muro de Facebook en el que se burla de un comportamiento muy extendido entre esas voces oficialistas que piden a los exiliados volver a Cuba, y atreverse a criticar desde “adentro”, viviendo en la isla.

Actualmente residiendo en Venezuela, Sánchez ha mostrado su voluntad de volver para ejercer su crítica desde Cuba, pero a cambio de que el régimen cumpla con dos condiciones que él solicita, y que básicamente se resumen en respetar sus derechos para hacer uso de su libertad de expresión.

Primero, que le “sea asignado (como propiedad social que es y por tanto tengo derecho a su uso) un tiempo adecuado para un discurso o mensaje en cadena nacional de radio y televisión”.

Y segundo, que se le expida “un documento explícito, legal y formalmente avalado por el gobierno cubano, el ministerio del interior, la ONU y los cómplices de la CEE, en el que se garanticen mis derechos humanos, mi integridad física y moral y el compromiso de que mi salida no será regulada”.

Según Norge Sánchez, si el régimen cumple con esas solicitudes suyas, su “disponibilidad es de todos los días del año, las 24 horas”. Asimismo deja claro que, en ese caso, “los gastos de boleto y permanencia corren por mi cuenta personal”.

Norge Sánchez (Cuba, 1958), reside en Venezuela después de años deseando escapar de la isla. La oportunidad de hacerlo se abrió en el momento en que muchos cubanos eligieron Ecuador como vía de salida del país.

“Así deambulan los cubanos dentro de su archipiélago prisión. Esperando el milagro de una hendija para escapar. Cuando se abrió la posibilidad de viajar a Ecuador sin visa, el flujo por Centroamérica hasta la libertad en USA fue un río humano”, declara Sánchez en una entrevista con Eduardo René Casanova Ealo, de la Editorial Primigenios.

“Todo prisionero sueña con una segueta, una sierra o una llave maestra que abra todos los candados. Fui a parar a un campamento con miles de cubanos junto a la frontera de Colombia-Panamá, y estuve con ellos algún tiempo”, dice el escritor cubano.

Contando su penosa travesía, Norge Sánchez recuerda que fue el poeta Rafael Vilche quien le dijo que escribiera todo lo relacionado con esa terrible experiencia. “Escribe, escribe todo, haz lo que tú sabes hacer”, le insistió el poeta.

El resultado fue un libro de testimonio, “Pa’ Cuba ni muerto”. Su autor explica el origen del título en la entrevista: “En aquellos días se manejaron varias posibilidades de destino para los migrantes. Pero la frase generalizada era esa: Pa’ Cuba ni muerto. Pa’ tra’ ni pa’ coger impulso”.

El libro está dedicado a una de las víctimas de este trágico éxodo de cubanos, una persona que murió atravesando la selva. “Cuando le avisaron a sus hijos, éstos le dijeron a la prensa: déjenla descansar donde está. Ella, al salir, dijo que si algo le pasaba en el camino que no la enterraran en Cuba. Que para Cuba ella no quería regresar ni muerta. A ella le dedique este libro”.

“Pa’ Cuba ni muerto” es el testimonio de un escritor cubano que consiguió finalmente su llave maestra para escapar de una realidad en la que confiesa que creyó al principio, pero que terminó revelándole su naturaleza monstruosa.

“Me pusieron a dormir el sueño del negado escritor municipal. El que no se arrastra. El feo. Al que ningún ‘cuadro’ quiere ver. Tan dormido estuve que, cuando desperté, el dinosaurio todavía estaba allí, pero yo tenía veinte libros escondidos en disquetes, y me escapé de aquella terrible circunstancia del miedo por todas partes”.

“Nadie escapa –continúa Norge en la entrevista-; todos somos un trocito de lo nuestro, y de esa manera somos Cuba, tan hermosa y manoseada por las modernas oligarquías, que nos nacieron en la Sierra Maestra”.

La frase que titula su libro es el pensamiento de muchos cubanos que deciden quemar las naves y lanzarse a perseguir su sueño de libertad fuera de su país. El título “Pa’ Cuba ni muerto” refleja ese poderoso instinto, esa voluntad de enfrentar el destino que sea, menos el de volver a esa prisión, ese infierno que simboliza Cuba.

El post recientemente publicado por Norge Sánchez no contradice tanto esa voluntad, sino que ironiza con las ideas de ese otro pensamiento oficialista que cree que para estar legitimado para hablar de Cuba, hay que estar en Cuba.

Los comentarios en publicaciones digitales y redes sociales están llenos de esos “patriotas” que se rasgan las vestiduras cuando se enfrentan a visiones críticas o contrarias al régimen político cubano. En estas personas son frecuentes esas ideas de “ven y critica aquí” o “los que están fuera no tiene idea, o no tienen cojones, o no son verdaderos cubanos”.

Las condiciones que pide Sánchez son imposibles de cumplir por un régimen que teme a las voces discrepantes, a las que -lejos de darles libertad de expresión y garantías a su integridad física-, les reprime y les persigue cada vez más de manera implacable. Pero está bien recordarle a estas voces oficialistas que la cobardía y la falta de legitimidad está en ellos, que no se atreven a que todos los cubanos, dentro y fuera, tengan derechos y libertad de expresión.

 

Archivado en:

Ivan Leon

Licenciado en periodismo. Máster en Diplomacia y Relaciones Internacionales por la Escuela Diplomática de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales E Integración Europea por la UAB.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985