José Delgado, junto a su esposa, en una foto de archivo. Foto © CiberCuba

Cubanoamericano con leucemia pide a EE.UU. que dé visa a su esposa para viajar a Miami

José Delgado es cubanoamericano y en estos momentos está librando una batalla contra el cáncer. En noviembre del año pasado le diagnosticaron una leucemia que ha cambiado su vida. Él no tiene familia en Miami, la ciudad donde vive desde hace 25 años, y por eso lleva meses pidiendo a la Embajada de Estados Unidos ayuda para procesar una visa humanitaria a su esposa, Amanda Rodríguez Carro, que está en Cuba.

Delgado necesita un trasplante de médula lo antes posible y por eso gestionó la visa humanitaria para la mujer con la que comparte su vida desde hace seis años, aunque se casaron oficialmente hace dos. Le urge porque el Baptist Hospital, de Kendall, donde lo atienden, le pone como condición para el trasplante, la presencia de un acompañante.

"Ella debe estar aquí porque es una premisa del hospital ya que debo tener altos cuidados después del procedimiento y yo no tengo familia aquí, por tanto el hospital está esperando por eso", aclara a CiberCuba.

La esposa de Delgado tiene, según explica, "prácticamente aprobadas dos visas. Una petición de esposo a esposa y la otra, es una visa humanitaria, aprobada en julio" para que ella viaje a Estados Unidos y le acompañe en el duro proceso que tiene por delante.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) dijo que iba a priorizar de las dos visas, la humanitaria para que su esposa pudiera viajar en julio pasado. 

Esa solicitud de visa humanitaria, aprobada por el Departamento de Estado, llegó a la Embajada de Estados Unidos en La Habana ese mismo mes, pero aún no ha sido procesada. 

Delgado ha conseguido que intervengan a su favor el Baptist Hospital donde le atienden y hasta la oficina del senador Marco Rubio, pero ni con esas le dan la visa humanitaria a su esposa.

Él no se da por vencido y escribe todas las semanas a la Embajada de EE.UU en Cuba, planteándoles la urgencia de su caso. Es consciente de que puede morir en la espera y no tira los guantes pese a que la respuesta siempre es la misma: que la embajada está cerrada y sólo se ocupa de casos de emergencia de ciudadanos americanos que se encuentren dentro de la Isla.

Y esto le preocupa. Delgado se pregunta por qué su caso no entra entre esas emergencias. "Soy un ciudadano americano que está fuera del país, que tiene una emergencia, que estoy entre la vida y la muerte, controlado por medicamentos que pueden dejar de funcionar en un momento determinado", dice.

También se cuestiona por qué no han permitido a su esposa subir a cualquiera de los vuelos humanitarios Habana-Cancún- Miami, que han salido de Cuba cargados con ciudadanos americanos durante el cierre de fronteras de la Isla, decretado desde el 24 de marzo por coronavirus.

Pero ese no ha sido el único pretexto que le han puesto para denegarle la tramitación de la visa de su esposa. También le dijeron que estaban cerrados por COVID y achacaron la paralización al cierre de los aeropuertos cubanos. Además, le prometieron que en cuanto las autoridades de la Isla abrieran las fronteras, se la tramitarían.

Respuesta de la Embajada de EE.UU. en Cuba. Foto: CiberCuba.

Ese día ha llegado. A partir de este 12 de octubre, Cuba retoma las operaciones internacionales en todos los aeropuertos del país, excepto en los de La Habana, aunque hay dudas sobre si también se permitirá la llegada de vuelos a Sancti Spíritus y Ciego de Ávila.

Sin embargo, en una última respuesta le dicen que no le tramitan la visa porque el Departamento de Estado no les permite hacerlo. Previsiblemente, se refieren a la limitación derivada de la Proclamación Presidencial 10014 del 22 de abril (prorrogada este 22 de junio), que impide la entrada en Estados Unidos hasta el 31 de diciembre de  los inmigrantes que representen un peligro para el mercado laboral de EE.UU. debido a la crisis de empleo que acompaña al coronavirus.

 

Respuesta de la Embajada de Estados Unidos. Foto: CiberCuba.

"Ellos tienen en su mano una autorización de Inmigración para que otorguen esa visa de inmediato y no lo pueden hacer porque el Estado norteamericano no los le ha dado la autorización para que trabajen y expidan esa visa", explica Delgado, en declaraciones a CiberCuba.

"Yo me estoy muriendo literalmente", confiesa a este portal luego de publicar en Facebook el vídeo que acompaña a esta información.

Entre la vida y la muerte

Delgado ya está retirado, después de trabajar durante años trabajó para la División de Telecomunicaciones de Walmart. Llegó a Florida por un golpe de suerte, tras ganar la Lotería de Visas en La Habana y ahora está a la espera de que le concedan visado a su esposa para poder hacerse el trasplante de médula del que depende su vida.

La espera está afectando su sistema inmunológico y él lo tiene claro. Sabe que corre el riesgo de morir. "¿Cómo tantas entidades no han podido seducir a la Embajada de La Habana para que atienda un caso de un cubanoamericano, no de ahora sino de hace muchos años, para que le estampen una visa a su esposa, el único familiar que tiene".

Pese a la debilidad de su estado, José Delgado se enciende para recordar que él no está en La Habana ni quiere estarlo. "Estoy en los Estados Unidos y soy ciudadano americano. He pagado muchos taxes (impuestos) aquí, he trabajado muchísimo en este país; he respetado todas las leyes de este país, pero me siento dolido porque lo único que he pedido es una visa para mi esposa y no me la dan".

Él no consigue entender que los funcionarios de la Embajada de EE.UU. en Cuba, cuyos sueldos pagan todos los estadounidenses, no se molesten ni en estudiar su caso particular y le envíen respuestas automáticas. Por eso les recuerda que tiene un boleto para votar en las próximas elecciones y aunque esto no es un problema partidista advierte: "Ya yo sabré por quién votar".

"Hay que verse, como ser humano, en mi situación, que por no estampar una visa en una embajada para que mi esposa pueda venir y yo no puedo hacerme el trasplante de médula. Le pido a todos los seres humanos que por favor se hagan voceros de esto. Me está pasando a mí, pero le puede pasar a cualquiera", concluye.

Archivado en:

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985