Caridad Caraballo Forteza en la puerta de su edificio Foto © Captura de video de YouTube de CubaNet

Presidenta de CDR es expulsada del cargo por denunciar el deterioro de su vivienda

Una anciana cubana que en septiembre denunció a la prensa independiente el deterioro que sufre el edificio en el que vive, fue destituida de su cargo como presidenta de su Comité de Defensa de la Revolución (CDR) en La Habana.

Caridad Caraballo Forteza, de 73 años, fue removida de su puesto al frente del CDR no. 7 Claudio Argüelles Camejo, de La Habana Vieja, como represalia por sus declaraciones a la agencia CubaNet.

Según relataron sus vecinos al portal web, –pues la afectada está tan temerosa que no se atreve a hablar– fueron convocados por funcionarios del Gobierno a una reunión para destituir a la mujer, quien pertenece a la organización de masas desde que tenía 13 años.

“Se supone que sean los miembros del CDR quienes elijan a su presidenta, pero no fue así, ellos mismos lo hicieron todo”, dijo un residente del edificio 611 de la calle Habana.

Las acciones tomadas por el régimen contra la septuagenaria no quedaron ahí. Un familiar reveló que tras salir publicada su denuncia, la acusaron de mezclar la situación constructiva de su casa con “asuntos políticos”.

A partir de ahí intervinieron también en su vida laboral.

Caraballo Forteza, quien trabajó durante 17 años en la Oficina del Historiador de La Habana y tras jubilarse se mantenía laborando como custodio de inmuebles estatales, también fue expulsada del centro.

“Le dijeron que debido a la COVID-19 prescindían de las personas mayores de 65 años, consideradas de mayor riesgo al contagio con el virus”, pese a que una semana antes había estado doblando turnos por la falta de personal.

En septiembre, Caraballo Forteza relató que su edificio, construido en 1920, está en peligro de derrumbe y pese a sus múltiples gestiones ante jamás las autoridades, ella considera que todos le “han dado la espalda”.

“Me parece mentira que después de 30 años como dirigente cederista, y de cumplir con todo lo que me ha asignado la Revolución, no me hayan podido conseguir, ni siquiera, un lugar de tránsito hasta que se resuelva el problema del edificio”, dijo a Cubanet.

En la edificación, que sufrió su primer derrumbe parcial en 1980, residen 11 familias que podrían quedar sepultadas bajo los escombros en cualquier momento.

La Dirección Municipal de la Vivienda declaró el estado estructural del edificio como “malo, inhabitable” y en 2012 ordenaron su evacuación urgente.

“Llevo 43 años viviendo en el edificio, 30 dirigiendo las organizaciones de masas, siendo presidenta de las mesas electorales, constitucionales. Nada de eso vale para que, aunque sea, me den una respuesta en todos los lugares a los que hemos ido”, expresó la anciana.

“Siento decepción porque pensé que esta revolución se hizo para ayudar a los pobres, pero mira los pobres en que situación estamos viviendo”, añadió.

 

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985