Derrumbe parcial en Muralla 611 Foto © Cubanet / Augusto César San Martín

Derrumbe parcial en el edificio de la presidenta del CDR que expulsaron de su cargo por denunciar la situación

El edificio número 611 de la calle Muralla ha sufrido un derrumbe parcial luego de intensas lluvias en la tarde del lunes, según recoge la información de Augusto César San Martín, publicada en el diario digital Cubanet.

El deterioro del inmueble había sido denunciado por Caridad Caraballo, expresidenta del CDR, quien fuera destituida del cargo en esta organización y expulsada de su trabajo, precisamente por sus declaraciones a este medio de comunicación independiente.

Finalmente, las lluvias terminaron provocando lo que muchos vecinos temían. Su edificio ha empezado a caer. De momento, las afectaciones son puntuales, pero afectan al pasillo exterior que da acceso a varias viviendas.

Este pasillo, tipo balcón interior, se encuentra en el tercer piso del edificio de la calle Muralla. Precisamente, tal y como recoge el artículo de Cubanet, “el mal estado constructivo del pasillo (…) fue una de las causas por las que, en 2012, las autoridades declararon el edificio en peligro de derrumbe y ordenaron su evacuación”.

El mal estado de esta edificación ha sido denunciado en varias ocasiones. Una de sus vecinas, Caridad Caraballo, conserva la documentación que durante décadas ha guardado y que demuestra las quejas y reclamos ante instituciones y órganos del Gobierno. En particular, Caraballo conserva los cinco comprobantes de quejas presentadas ante la Asamblea del Poder Popular.

Caridad Caraballo Forteza, habanera de 73 años, era la presidenta del CDR no. 7 "Claudio Argüelles Camejo" del municipio Habana Vieja. Sus denuncias ante medios de prensa independiente, diciendo que el gobierno le “le ha dado la espalda”, le ha valido ser destituida del cargo de presidenta del CDR y la expulsión de su puesto de trabajo.

Según declaraciones de un familiar de Caraballo a Cubanet, Caridad fue acusada de mezclar los problemas constructivos de su vivienda con “asuntos políticos”. Esta acusación tuvo un impacto directo en su situación laboral. Después de 17 años trabajando en la Oficina del Historiador de La Habana como custodio de inmuebles estatales, Caridad fue expulsada de su puesto de trabajo.

“Siento decepción porque pensé que esta revolución se hizo para ayudar a los pobres, pero mira los pobres en qué situación estamos viviendo”, expresó Caraballo en su momento. A partir de estas declaraciones, prescindieron de sus servicios con la excusa de su edad y el mayor riesgo que esto representaba ante el virus de la COVID-19. Una semana antes, Caridad había estado doblando turnos en su trabajo por falta de personal.

Por motivo del derrumbe parcial sufrido, acudieron efectivos de la Policía y de la brigada de Rescate y Salvamento, quienes decretaron la prohibición de subir al piso afectado. El primer derrumbe parcial ocurrido en el inmueble fue en 1980, y ya en aquel momento algunos vecinos presentaron una solicitud de reparación que, al igual que otras, nunca fueron atendidas.

Ahora, además del riesgo y la desprotección que padecen estos 11 núcleos familiares, hay que sumar a las autoridades cubanas la responsabilidad por la actuación arbitraria y las represalias que han tomado contra una mujer que tuvo el coraje de denunciar esta injusticia que padecen desde hace décadas.

El municipio de Centro Habana es uno de los más densamente poblados de la capital y, por su antigüedad, uno de los que tiene más inmuebles en estado precario. El pasado 14 de octubre se derrumbó un edificio multifamiliar en las calles Lucena y San Rafael, sin reportarse heridos ni víctimas mortales.

En lo que va de año han ocurrido numerosos derrumbes en La Habana, varios de ellos con víctimas mortales, como el ocurrido en las calles Revillagigedo y Vives de la Habana Vieja, que provocó la muerte de tres niñas, de entre 10 y 11 años de edad.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba