Maykel Osorbo y Luis Manuel Otero en la protesta antigubernamental de San Isidro, La Habana Foto © CiberCuba

Domingo de Resurrección en La Habana

La habitual torpeza represiva del gobierno castrista provocó un singular Domingo de Resurrección en La Habana, donde vecinos manifestaron su rechazo a la represión contra el artista Luis Manuel Otero Alcántara, detenido este Sábado de Gloria, cuando compraba caramelos en dólares para los empobrecidos niños del barrio de San Isidro.

El presidente norteamericano Joe Biden, que ha marcado la agenda bilateral, en avances tangibles en derechos humanos; incluso el comprensivo canciller europeo José Borrell, se habrán quedado de piedra con la reacción desmedida del gobierno castrista ante un gesto de generosidad de Otero Alcántara.

Poco diálogo podrá haber entre La Habana, Washington y Bruselas mientras el gobierno cubano sea incapaz de dialogar con su propio pueblo, especialmente con quienes discrepan de su agenda política; Biden no milita en el Partido Comunista de Cuba (PCC), Borrell tampoco, pero el tardocastrismo quiere dialogar con ellos y que el europeo medie con la Casa Blanca. ¡Cosas veredes, Sancho!

A once días del congreso del PCC que jubilará políticamente al General de Ejército Raúl Castro Ruz, en medio de un brote de coronavirus que está diezmando a muchos cubanos, incluido personal sanitario; cuando el fantasma de una reedición del Período Especial sobrevuela Cuba, y José Daniel Ferrer y miembros de UNPACU sostienen una huelga de hambre de más de 15 días; la Seguridad del Estado no tiene peor ocurrencia que llevarse preso a Otero Alcántara para evitar que los niños de San Isidro reciban caramelos de sus manos.

La indigencia mental de los militares cubanos clama al cielo y las tragaderas del "singao" presidente Díaz-Canel comienzan a agotar el escaso crédito político de la casta verde oliva ante la mayoría de los cubanos y cancillerías del mundo.

¿Qué habría pasado si los represores hubieran recibido la orden de dejar hacer a Otero Alcántara? El cumpleaños habría pasado como un acto festivo más entre cubanos, que no habrían reparado en la fuente suministradora de caramelos porque -hace años- la mayoría sabe que el gobierno es incapaz de comentar riqueza y bienestar, como reconoció el ministro de Economía en una Mesa Redonda.

¿Qué sentido tiene abrir un frente en La Habana, teniendo abierto otro en Santiago de Cuba por el ayuno de UNPACU; y teniendo que lidiar con el embate recrudecido del coronavirus?

El ministro del Interior, General de Brigada Lázaro Álvarez Casas debe dimitir o ser cesado por Díaz-Canel, que se va quedando sin crédito político porque de aquel socialismo próspero y sostenible que pregonaba ha involucionado a un comunismo de compadres que empobrece y resulta insostenible hasta veteranos combatientes de la revolución cubana y militares en retiro que piden a sus compañeros no disparar contra el pueblo; mientras el primer ministro Marrero Cruz da rienda suelta a su psicofancia con el llamado a sembrar en patios.

Si un puñado de caramelos asusta al tardocastrismo, cuya maquinaria represiva evitó disolver la fiesta callejera montada por vecinos, Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Osorbo en San Isidro, Cuba se enfrenta a un escenario incierto de hambre, coronavirus, incapacidad gubernamental para satisfacer mínimamente las necesidades de la población y la latencia de un indeseable estallido social por la combinación de hartazgo popular con mediocridad verde oliva, como evidenció la reciente Pascua de Resurrección en uno de los barrios más empobrecidos de La Habana.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba