referencia Foto © Christian Emmer/Wikimedia Commons

Médico de Florida murió por "causas naturales" y no por la vacuna contra el coronavirus

Forenses del condado de Miami-Dade determinaron que la muerte del médico de Florida ocurrida dos semanas después de que se le administrara la vacuna Pfizer contra el coronavirus, en realidad sucedió debido a “a causas naturales”. 

Gregory Michael, de 56 años, falleció el pasado enero en el Sur de la Florida, y los medios especularon con que su muerte podría vincularse a los efectos secundarios producidos por la vacuna. 

Sin embargo, Darren Caprara, director de operaciones de la Oficina del Médico Forense del condado de Miami-Dade, determinó este jueves que "fue una muerte natural, pues era imposible “conectar la muerte de Gregory Michael con la vacuna”.

El forense aseguró en un correo electrónico que "no hay certeza médica" de que la vacuna haya provocado el fallecimiento del médico obstetra y ginecólogo.

La muerte de Michael, quien disfrutaba de buena salud, se debió a complicaciones derivadas de una condición médica que puede provocar hemorragia interna, y que no está relacionada con la vacuna Pfizer, que el médico recibió el 18 de diciembre del año pasado. 

Entre el 3 y el 4 de enero se produjo la muerte del médico, lo que provocó que el Departamento de Salud de Florida y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos comenzaran una investigación acerca del caso.

Michael, que disfrutaba de buena salud, falleció debido a una serie de complicaciones derivadas de una condición médica que puede causar una hemorragia interna no ligada a la vacunación.

La muerte del médico, que había recibido el pasado 18 de diciembre una dosis de la vacuna de Pfizer, se produjo entre el 3 y el 4 de enero pasados, y era investigada por el Departamento de Salud de Florida y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de Estados Unidos.

La investigación concluyó que Gregory Michael murió debido una trombocitopenia aguda (ITP), diagnóstico con el que llegó a la sala de urgencias del Hospital Mount Sinai de Miami Beach después de que le aparecieron manchas rojas (petequias) en sus pies y manos, según declaró su esposa, Heidi Neckelmann.

La propia Neckelmann había contribuido a la versión de una muerte como reacción a causa de la vacuna en un post en Facebook, donde afirmaba lo anterior y destacaba lo contradictorio de que su esposo fuera un gran defensor de las vacunas. 

Michael estuvo hospitalizado durante dos semanas, durante los cuales los médicos intentaron incrementar sus plaquetas sin resultados, hasta que dos días antes de una cirugía sufrió un derrame cerebral que acabó con su vida a apenas minutos.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba