Los Obama, devastados tras la muerte de su perro Bo

Bo, un perro de agua portugués, acompañó a la familia desde 2009, cuando Obama llegó a la Casa Blanca.


La familia del expresidente estadounidense Barack Obama dijo sentirse devastada por muerte este sábado de su perro Bo, quien los acompañó durante una década y fue una "suave presencia" en los momentos más difíciles en la Casa Blanca.

"Hoy nuestra familia perdió a un verdadero amigo y compañero leal. Durante más de una década, Bo fue una constante y suave presencia en nuestras vidas, felices de vernos en nuestros días buenos, nuestros días malos, y todos los días en el medio", dijo el exmandatario en su cuenta de Facebook.

Obama relató algunos de los momentos preferidos de su amigo, un perro de agua portugués, y afirmó que "Toleró todo el alboroto que vino con estar en la Casa Blanca". 

"Amaba saltar a la piscina en el verano, era imperceptible con los niños, vivió para las sobras alrededor de la cena y tenía un gran pelo. Él era exactamente lo que necesitábamos y más de lo que nunca esperábamos. Lo extrañaremos mucho", subrayó.

Por su parte, la exprimera dama Michelle Obama afirmó que la tarde había sido muy difícil para su familia.

"Nos despedimos de nuestro mejor amigo —nuestro perro, Bo—, después de una batalla contra el cáncer".

Contó que el animal llegó a la familia tras las elecciones de 2008 (precisamente en abril de 2009), y pronto se convirtió en parte imprescindible para todos.

"En la campaña electoral en 2008, le prometimos a nuestras hijas que conseguiríamos un cachorro después de las elecciones. En ese momento, Bo se suponía que era un compañero para las chicas. No teníamos idea de cuánto significaría para todos nosotros", dijo.

"Él estaba allí cuando las chicas llegaban a casa de la escuela, saludándolas con una mochila. Él estaba allí cuando Barack y yo necesitábamos un descanso, entraba en una de nuestras oficinas como si fuera dueño del lugar, con una bola sujetada firmemente con sus dientes. Él estaba allí cuando volamos en el Air Force One, cuando decenas de miles acudieron al South Lawn para el Easter Egg Roll (huevo de pascua), y cuando el Papa vino a visitarnos", comentó.

Bo también acompañó a la familia cuando terminó el segundo mandato de Obama. "Y cuando nuestras vidas se ralentizó, él estaba allí, también ayudándonos a ver a las chicas ir a la universidad", dijo Michelle. 

Comentó que el perro estaba feliz de tener a la familia en casa durante la pandemia de Covid-19, y agradeció el tiempo que pudieron pasar sus hijas con él en los últimos meses.

"Como familia, extrañaremos mucho a Bo. Pero estamos agradecidos de que vivió una vida tan alegre llena de abrazos, juegos de buscadores y tardes acostados en el sofá", subrayó.

Dijo que Bo fue cuidado con muchas personas que le demostraron afecto a lo largo de los años.

"Por favor, abraza a los peludos miembros de tu familia un poco más cerca esta noche y frótales en la barriga. Michelle, Barack, Malia, Sasha y Sunny", se despidió. 

El par de perros de agua portugueses —Bo con su distintivo pecho blanco y patas delanteras del mismo color y Sunny completamente negro— son también los embajadores caninos para la Casa Blanca, tan populares y demandados que incluso tienen horarios y su propia agenda.

Los perros de los Obama, Bo con su distintivo pecho y patas delanteras blancos y Sunny completamente negro, fueron tan populares durante la presidencia de Barack que llegaron a tener horarios y su propia agenda.

Michelle contaba entonces que “todo el mundo quiere verlos y tomarles fotos”, y reconoció que había recibido “un memorando a principios de mes con una petición de sus horarios y tengo que aprobar sus presentaciones”, comentó en una ocasión.       

Bo fue un regalo del fallecido senador Edward M. Kennedy, quien fue un partidario clave de la campaña presidencial de Obama en 2008.

El sucesor de Obama, Donald Trump, rompió la tradición de llevar perros a la mansión presidencial, pero Joe Biden la retomó el pasado 20 de enero cuando llegó a la Casa Blanca con sus dos mascotas, de la raza pastor alemán: Champ y Major, quien también es el primer perro rescatado en habitar la residencia.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba