Movimiento San Isidro: Hay que definir quién es amigo del pueblo de Cuba y quién de un régimen militar decadente

“La comunidad internacional, puede y debe tomar acciones para la protección de un pueblo que forma parte de la humanidad global", declaró el MSI en un extenso comunicado

Acuartelados en la sede del Movimiento San Isidro en noviembre de 2020 Foto © Facebook/ Movimiento San Isidro

El Movimiento San Isidro publicó este lunes un comunicado destinado a redefinir su posición y aclarar sus objetivos, al tiempo que admitió que tiene poca información sobre el estado de salud -físico y psicológico- de Luis Manuel Otero Alcántara, quien permanece ingresado en el Hospital Calixto García.

En su pronunciamiento, en el que tocó varios temas, el MSI aprovechó en primer lugar para ratificar la independencia ideológica y de actuación del Movimiento.

El texto precisa que aunque han “establecido una basta red de apoyos y colaboradores, de individuos y de instituciones nacionales e internacionales”, aclaran que “ninguna institución o individuo fuera de los miembros del MSI da orden alguna o ejerce ningún tipo de mecanismo de presión para imponer una agenda”.

No obstante, acogen la colaboración de otras organizaciones para asesorías y capacitación de sus miembros, así como “para representación o para la inserción y participación en programas de cooperación internacional”, todo ello legal en cualquier país -recuerdan- que no sea un sistema totalitario o dictatorial como Cuba.

Según lo declarado, en el tiempo transcurrido desde la fundación de la organización, el MSI ha trabajado (y trabaja) en colaboración con: Centro para la Apertura y el Desarrollo de. América Latina (CADAL); Instituto Nacional Demócrata (NDI);  Prisoners Defenders; Civil Rights Defenders; Front Line Defenders; Civicus y Cubalex.

Sobre Luis Manuel Otero Alcántara, el Movimiento San Isidro declara que “se encuentra estable, bebe líquidos” y “mantiene sus reivindicaciones”, aunque reconocen que toda información certera de la que disponen proviene de su familia, pues el hospital se encuentra militarizado y cualquier persona que intente visitarlo queda sujeta a detención policial y conducido a interrogatorio.

El colectivo del Movimiento San Isidro exige tener acceso a Luis Manuel porque considera que estar hospitalizado no impide que pueda recibir llamadas telefónicas “así como la admisión de visitas de amigos y familiares de segundo grado”.

El comunicado pide también no olvidar la situación de los activistas en prisión desde el acto represivo de la calle Obispo, el pasado 30 de abril, así como el asedio permanente contra activistas, cortes de internet y retenciones ilegales en los domicilios y los casos de Denis Solís y Luis Robles, ambos en prisión.

“La comunidad internacional, puede y debe tomar acciones para la protección de un pueblo que forma parte de la humanidad global. Ha transcurrido demasiado tiempo desde que se tuviera constancia que en la isla de Cuba impera una dictadura, negarlo, o cooperar con la dictadura misma, es ir en contra de los intereses del pueblo cubano”, añade el documento.

“Es tiempo de definir quién es un amigo del pueblo de Cuba y sus gentes, y quién un alabardero de un régimen militar decadente y abusador”, sentencia el comunicado, que advierte que el resultado de esa ecuación arrojará “un mapa muy claro de los amigos de la libertad y la prosperidad de los cubanos y los refractarios de ésta”.

A continuación transcribimos, íntegramente, el Comunicado difundido este lunes por el Movimiento San Isidro.

La Habana, 10 de mayo del 2021

Los recientes acontecimientos alrededor del coordinador general de Movimiento San Isidro, Luis Manuel Otero Alcántara; las múltiples detenciones y acosos de activistas, periodistas, artistas y cualquier persona que levante la voz en aras de reclamar derechos y libertades; así como la creciente campaña despiadada de descrédito desde los medios estatales de difusión masiva contra el pueblo cubano, nos exige este pronunciamiento para recordar nuestra posición así como aclarar nuestros objetivos.

El Movimiento San Isidro se define así mismo como una institución defensora de los Derechos Humanos y las libertades individuales, es la intención de sus miembros fundadores que la entidad (MSI) devenga una organización fundamentada según las reglas y estándares internacionales.

Para esta “obra creativa” el Movimiento ha establecido una basta red de apoyos y colaboradores, de individuos y de instituciones nacionales e internacionales.

Cada uno de los socios formales de MSI, ha sido acogido entendiendo que sus modelos de trabajo favorezcan siempre la vía pacifica y el civismo como instrumentos de lucha en el activismo ciudadano y el Derecho a la Vida como principio fundamental.

Ninguna institución o individuo fuera de los miembros del MSI da orden alguna o ejerce ningún tipo de mecanismo de presión para imponer una agenda que no nos corresponde o que no ha sido diseñada por alguno de los miembros integrantes.

El Movimiento San Isidro, de acuerdo a sus estatutos y como cualquier otra organización en el mundo, acoge la colaboración de otras organizaciones para asesorías y capacitación de nuestros miembros, para representación o para la inserción y participación en programas de cooperación internacional. Todo esto es legal y legítimo en casi cualquier rincón del mundo, excepto donde impera un sistema totalitario o dictatorial.

En el tiempo transcurrido desde la fundación de esta organización, el MSI ha trabajado (y trabaja) en colaboración con:

- Centro para la Apertura y el Desarrollo de. América Latina (CADAL)

- Instituto Nacional Demócrata (NDI)

- Prisoners Defenders

- Civil Rights Defenders

- Front Line Defenders

- Civicus

- CUBALEX

Además, MSI mantiene colaboración y entendimiento con múltiples organizaciones independientes de la sociedad civil cubana, radicadas dentro de la isla o en la diáspora. Nuestra solidaridad y nuestra conexión son un hecho para con todo aquel que cívica y pacíficamente enfrente el totalitarismo despótico cubano. Declaramos, sentirnos honrados de la amplia red de solidaridad y cooperación de la que hoy formamos parte. Ningún noticiario espurio y vil, nos hará sentir vergüenza o desazón por nuestro trabajo. Reivindicamos y asumimos nuestro derecho a tratar con toda institución que comparta nuestros intereses y anhelos.

Sobre Luis Manuel Otero Alcántara, el Movimiento San Isidro declara con total transparencia que tiene muy poca información sobre su estado de salud, físico y psicológico, la breve información que poseemos y a la que podemos dar certero crédito proviene de su familia sanguínea. Por los mismos sabemos que Luis Manuel se encuentra estable, bebe líquidos, pero principalmente que mantiene sus reivindicaciones. El hospital se encuentra militarizado. Fuera de la familia inmediata se ha impedido cualquier tipo de contacto o comunicación, y tenemos información testimonial que cualquier persona que intente visitarlo queda sujeta a detención policial y conducido a interrogatorio.

El colectivo del Movimiento San Isidro reclama acceso a Luis Manuel, el acto de hospitalización no contraviene el uso de un teléfono celular por parte de paciente alguno, así como la admisión de visitas de amigos y familiares de segundo grado.

Luis Manuel se encuentra hospitalizado contra su voluntad, justamente por el accionar vandálico del gobierno cubano de allanar su vivienda y robar y destruir sus obras de arte, creación propia de éste como artista visual.

Los videos que se han proyectado, violan cualquier protocolo de protección de datos de un paciente hospitalizado y de un ciudadano, y verdaderamente, solo reflejan el accionar auténtico y humano de una persona que ha recibido las más grandes dosis de ataques viles desde un estado totalitario. Sin embargo, estos ataques ya no se limitan a Luis Manuel, los procedimientos terribles y tortuosos que ha sufrido Alcántara se ensayan como modelo estandarizado contra la ciudadanía y dentro de esta contra el activismo y la disidencia.

El aislamiento forzado en los domicilios, con la calle inmediata a la vivienda militarizada. El corte de los servicios de telefonía e internet, para aumentar el efecto de la reclusión… las detenciones y desapariciones forzadas; el acoso y amenazas a las familias de los activistas; las golpizas y los malos tratos recibidos durante las detenciones y en las cárceles; los encausamientos por Desorden público, Instigación a delinquir y resistencia; como los casos de Carolina Barrero, Manuel de La Cruz, Katherine Bisquet, Camila Lobón y Tania Bruguera quienes se encuentran bajo reclusión domiciliaria. Los procesamientos penales, los asesinatos mediáticos con discursos de odio en una televisión que debería ser de todos, y finalmente, el hambre y la infinita necesidad a que se ha condenado a todo un pueblo son los elementos más visibles de la agresión estatal contra una ciudadanía huérfana. Hoy, el recurso mayor que dispone el estado cubano para atender a su ciudadanía es la Represión.

Así se hizo constar este 30 de abril, en la Habana Vieja, cuando un grupo variado de amigos intentó acercarse a la casa de calle Damas, sede de MSI, y fueron brutalmente reprimidos, algunos continúan encarcelados (Thais Mailén Franco, Mary Karla Gonzáles, Yuisan Cancio Vera y Esteban Rodríguez, este último se encuentra totalmente desaparecido, su familia nada sabe de su condición o paradero). Los reprimidos-detenidos fueron muchos más.

Recordamos también que Luis Robles y Denis Solís, cumplen condenas de prisión sin delito (internacionalmente reconocido) concebido.

Los presos políticos se multiplican, otras organizaciones nacionales como UNPACU, 27/N y Damas de Blanco, siguen sujetas a constante represión, violencia, aislamiento forzados y un sin número de torturas físicas y psicológicas. (entendemos por Torturas la definición detallada que da la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas en 1984)

La comunidad internacional, puede y debe tomar acciones para la protección de un pueblo que forma parte de la humanidad global. Ha transcurrido demasiado tiempo desde que se tuviera constancia que en la isla de Cuba impera una dictadura, negarlo, o cooperar con la dictadura misma, es ir en contra de los intereses del pueblo cubano. Es tiempo de definir quién es un amigo del pueblo de Cuba y sus gentes, y quién un alabardero de un régimen militar decadente y abusador.

El resultado de ésta ecuación de conciencia, dará al pueblo cubano, a su sociedad civil activa, y a los futuros políticos demócratas en la nación, un mapa muy claro de los amigos de la libertad y la prosperidad de los cubanos y los refractarios de ésta.

Tendremos memoria, así como hoy tenemos honor.

Derecho a tener derechos

Estamos Conectados

Estamos Puestos

Patria y Vida

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.