Se tatúa a su perro el joven cubano al que la policía impidió llegar al veterinario

“El amor que se siente por estos animalitos no tiene comparación", aseguró el dueño de la mascota.

Ransel González Núñez Foto © Facebook / BAC- Habana.

El joven Ransel González Núñez, quien perdió a su perro porque la policía en La Habana le impidió llegar al veterinario, se tatuó en su tórax la imagen de su querida mascota fallecida.

“¿Se acuerdan de Ransel González Núñez y su perrito Ragnar? El muchacho que los policías no lo dejaron llegar a la clínica para atender con urgencia su perrito y este finalmente murió… Ransel ha decidido tatuarse el rostro de su perrito para homenajearlo y tenerlo siempre presente”, dice un mensaje que comparte el perfil de Facebook del grupo BAC- Habana.

 “Cuando amamos a estos seres indefensos nada ni nadie se puede oponer, ni tan siquiera la muerte... Es un amor que jamás podrá ser destruido”, añade además la publicación del grupo que se dedica al rescate de animales en la capital del país.

“Queríamos ponerles al tanto de esto porque sabemos que muchas personas siguieron el casito de cerca. Gracias a Ransel por esta muestra de amor y su fidelidad para Ragnar”, concluye el mensaje del grupo protector de animales.

“El amor que se siente por estos animalitos no tiene comparación", aseguró Ransel en los comentarios de la publicación en la red social.

Igual agradeció “de todo corazón a todas las personas que desde el primer instante, se detuvieron en leer la noticia y dedicar parte de su tiempo, en un mensaje de apoyo y fuerza, muchas gracias BAC-Habana y principalmente Javier Larrea”.

Ransel perdió a su mascota Ragnar a mediados de junio de este año. Su caso se conoció por la denuncia hecha por el proyecto Bienestar Animal Cuba (BAC) en las redes sociales.

Por la denuncia del grupo animalista se supo que un policía impidió que Ransel llegara a tiempo en su motocicleta para intentar salvarle la vida a su perrito enfermo a la Clínica Veterinaria de Carlos III, en La Habana.

El perrito se encontraba muy mal por causa de una gastroenteritis y la policía lo paró a metros antes del lugar, y aunque su dueño suplicó que lo dejaran llegar el policía mantuvo su actitud indolente y la mascota falleció en ese lugar.

Las imágenes de Ransel llorando a su perro desataron una ola de reacciones en las redes por la  insensibilidad hacia nuestros animales” y hacia las personas que los aman como familia.

El texto fue acompañado de estremecedoras imágenes en las que se puede ver al animalito fallecido y a su afligido dueño, quien luego contó que los policías le dijeron, además, que no "era problemas de ellos si se había muerto".

Hoy Ransel lleva tatuada la imagen de su querida mascota a modo de recordación perenne del amor y respeto hacia los animales.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba