Religión y política en Altavoz contra la pared del Museo Nacional

Este artículo es de hace 5 años

Esterio Segura preparó la exposición personal Altavoz contra la pared con varias obras pertenecientes a los diversos proyectos desarrollados por Segura desde 1990 hasta la actualidad. En el edificio de Arte Cubano del Museo Nacional de Bellas Artes están expuestas estas piezas de mediano y gran formato, instalaciones y esculturas, hasta el 25 de noviembre.<p>Altavoz contra la pared será llevada por todo el país luego de que abandone la entrada del edificio de Arte Cubano del Museo Nacional, donde se combinan algunas de las técnicas trabajadas por el artista como el dibujo, la pintura, el retablo, la escultura, la cerámica y la instalación de diversos formatos. <p>La exposición resulta un regodeo en la dimensión conceptual de la obra del artista y en símbolos como Cristo, Pinocho, la hoz, y los artefactos voladores inventados por el artista. Aquí pueden verse, nuevamente, aquellas esculturas de Carlos Marx o de Jesucristo que formaban parte importante de una escena importante del célebre filme Fresa y chocolate, de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío. <p>La pieza Altavoz contra la pared, de 1999, presenta la escultura de un hombre, a tamaño natural, de pie, de cuya boca brotan alambres que conforman una enorme bocina de sonido mudo, apagado, porque esta instalación nos habla sobre el deseo de comunicación con los otros, y cómo este deseo muchas veces se convierte el silencio y fracaso. <p>Según comentó el artista, cuando se inauguró esta exposición: “Desde antes de Platón hasta nuestros días, el hombre se ha preguntado qué somos, por qué estamos, hacia donde vamos, y para respondernos esas preguntas resulta imprescindible la comunicación entre los hombres. Es el único modo de poder hallar las verdaderas respuestas. El tema de la comunicación es parte importante de mi obra y de mí mismo. La necesidad de la comunicación con los demás está hasta en la obra de los abstractos. Es una premisa que se plantea cada artista. No precisamente la comunicación contemporánea, sino el entendimiento entre los hombres.”<p>Esterio se autodefine como ecléctico, aunque quizás sus instalaciones de gran formato sean la parte más conocida de su obra, sobre todo cuando recurre a las tradiciones religiosas, totémicas y caudillistas de nuestra cultura, con un paso imprescindible por la religión, la política y los falsos valores.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.