Motoristas santiagueros: “mucho burocratismo para hacer nuestro trabajo de forma legal”

Es tortuoso el camino a recorrer por un motorista en Santiago de Cuba cuando decide desandar por lo legal, y es que es tan fácil y sencillo, y hasta seductor, no hacerlo que no por gusto son muchos los que hoy simplemente han vuelto a como era antes, a recorrer por las calles huyendo de policías y cobrando sin que lo tomen las cámaras de seguridad.

CiberCuba
Motoristas en Santiago de Cuba Foto © CiberCuba

Este artículo es de hace 3 años

Que en La Habana, en Ciego de Ávila o en Las Tunas, sea engorroso legalizar los servicios de los motoristas como transportistas privados, posiblemente no sería noticia, ¿pero que en Santiago de Cuba, llamada por muchos la capital cubana de los motores, suceda algo así?, entonces el asunto adquiere otros matices, pues se trata de una urbe donde históricamente gran parte del movimiento de persona ha recaído en hombros cuentapropistas y, últimamente, más en quienes se mueven sobre dos ruedas.

En 2015 a poco tiempo de legalizarse la transportación de personas en motores, se hizo una reunión donde se agrupó a todos aquellos dedicados a esa actividad bajo el amparo de la ley. La misma tenía como objetivo escuchar las peticiones y criterios, y también informar de la futura construcción de una tienda donde se venderían suministros y la comercialización de gasolina con precio más barato.

CiberCuba

Según Maikel Ortiz: “jamás se llegó a vender esa gasolina y eso que tenía como objetivo evitar el desvío de combustible de las empresas del estado, eso creo yo, y la famosa tienda sí se hizo, estaba en La Alameda, pero duró poco tiempo. Además a mí lo que más me cuadraba era la venta de gomas, era lo más útil, pero la sacaban ahora y a los 15 minutos ya no había, y eso era de Pascuas a San Juan, eso era lo único que me motivaba a mí a estar legal, pero ahora ni gasolina ni tienda, ni nada”.

Pero la tienda es agua pasada, y la gasolina, puro cuento. Lo que hoy conduce a la ilegalidad es el excesivo burocratismo que existe para tener los papeles en regla, además del desamparo total para quienes realizan la actividad por las normas.

Lo que hoy conduce a la ilegalidad es el excesivo burocratismo que existe para tener los papeles en regla, además del desamparo total para quienes realizan la actividad por las normas

Cuenta Yoel Lambert que para estar legal, se requieren varios papeles que se van sacando de forma consecutiva “primero hay que reevaluarse como chofer, de esa manera es que se comprueba tus conocimientos sobre la ley y las nuevas leyes que puedan existir, es una semana de clases y un examen teórico. El tema está en que es durante una semana, cada día son dos horas, en la mañana o en la tarde, pero no se puede faltar, y tiene un costo de 50 pesos más o menos. Si tienes un vínculo laboral con el estado tienes que hacer malabares para no faltar a las clases, o como hago yo, me busco un certificado médico. Lo ideal es que te dieran la opción de hacer una especie de examen su suficiencia, y listo, sería menos complicado”.

CiberCuba

Con el carnet de reevaluado, el siguiente paso es, en la oficina de Tránsito que está en un lugar llamado la Barca de Oro, obtener la licencia operativa. Este si se obtiene una vez al año y tiene un costo de 300 pesos. Aquí el detalle está en que en este lugar toda persona o entidad que tiene algún tipo de licencia o vínculo con la transportación, tiene que hacer los trámites ahí, y las colas son inmensas.

“Cuando se pudo sacar la patente, cuando se autorizó la actividad, se habilitaron varios puntos en la ciudad donde acudieron la gente de forma masiva, porque eran los transportistas que existían antes más los motoristas… se sabía que una sola oficina no iba a ser suficiente para tanta gente, pero es que hoy es también una pila de gente, carretilleros, los de pizicorre, motoristas, y solo hay una oficina… yo para renovar el papel hace dos años fui tres días y no lo pude hacer, y es tiempo que me ausento del trabajo, dinero que dejo de ganar cuando estoy en el motor, así que imagínate”, asegura Yoel.

Una vez que se tiene el carnet de reevaluado y la licencia operativa, hay que acudir a la oficina de la ONAT para sacar la patente, y sucede lo mismo: solo existe una oficina donde se puede hacer y peor, pues entonces también está todo aquel cuentapropista que realice un trámite.

“Lo malo de la ONAT es que solo hay dos personas que atienden a la población. Haces una cola a las ocho de la mañana, pero hay personas que están desde la madrugada, y son las dos de la tarde y aún no te han atendido. Cuando finalmente te atienden y te recogen los papeles, te dicen que en dos o tres semanas debes volver, y te enteras de que otra vez debes hacer la misma cola, cuando ya tienes tu patente, ellos todos los años te mandan hasta la casa el libro del fisco”

La ONAT da la opción, según Yoel, de que si tuviera la necesidad de hacer una reparación grande en su motor él puede entregar la patente y estar exento de pago, pero el tema está en que primero tendría que hacer la famosa cola dos veces, una cuando la entregue y otra cuando la recoja, pero tendría que esperar un mínimo de tres meses entre una acción y la otra, o sea, si reparara su medio de subsistencia antes de los 90 días, no le darían la documentación. ¿Conclusión? Es una posibilidad completamente inútil.

Hasta aquí puede ser escabroso, pero no imposible de legalizar la situación de los motoristas, a pesar de las pocas motivaciones y del nulo incentivo por parte del estado. Sin embargo, no termina aún.

CiberCuba

“Si no llegan los papeles a tiempo, o si hubiese algún lío con ellos, cosa que es bastante frecuente, hay que comerse la cola esa kilométrica”, dice Maikel.

“Te voy a decir la verdad… el tema de esos papeles no es el dinero pues un motorista trabajando diario a media máquina se echa fácilmente tres mil pesos al mes, tampoco es tan fula el tema del tiempo que se pierde, pero a mí lo que más me molesta en verdad es el burocratismo y la desprotección, a mí se me venció la licencia operativa, lo olvidé entre tantas cosas, pero seguían recogiendo el dinero en el banco que es donde se paga, al final pagué más de dos mil pesos por gusto, 250 por mes sin pagar la seguridad social pues trabajo en la universidad, un dinero que ni se me devolvió ni sé a dónde fue a parar… mi error al no recordar, pero de todas formas tiene que existir una conexión entre la ONAT y el Banco para que te notifiquen en esos caso, o al menos no te cobren por gusto. Si se te vence la licencia operativa la ONAT te cancela la patente, como debe ser, pero ¿por qué no se le notifica al banco que es donde se paga? No entiendo eso”, explica Yoel.

Al año, cada dueño de vehículo automotor debe hacer un pago que se dice es de la chapa. Este dinero se dice es para el mantenimiento de la vía, etc., el tema está en que antiguamente uno iba al correo, recogía un modelo que llenabas e ibas al banco y pagabas.

“Actualmente hay que ir a la ONAT, otra vez hacer la famosa cola, cuando te toque, que puede ser a las dos de la tarde luego de una mañana perdida, te atiende una persona que solo te da el modelito para que uno mismo lo llene, así como lo escuchas, una cola de horas para recibir un papelito, y entonces ir al banco y hacer otra cola para pagar. Esto es en caso de que uno no esté legal, sino en el mismo libro del fisco te mandan eso que hay que pagar”, detalla Maykel.

Es tortuoso el camino a recorrer por un motorista en Santiago de Cuba cuando decide desandar por lo legal, y es que es tan fácil y sencillo, y hasta seductor, no hacerlo que no por gusto son muchos los que hoy simplemente han vuelto a como era antes, a recorrer por las calles huyendo de policías y cobrando sin que lo tomen las cámaras de seguridad. Un burocratismo brutal y ningún beneficio por tener los papeles en regla, esa es la realidad de las mototaxi hoy en la capital cubana de los motores.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba