Médicos cubanos Foto © Guerrillero

Ni el tabaco ni el azúcar: nada como la millonaria pérdida que representa para Cuba el fin de Mais Médicos

Este artículo es de hace 1 año

Hemos seguramente leído en estos días decenas de noticias sobre la retirada de los profesionales cubanos del programa Mais Médicos, pero valdría la pena preguntarse -más allá del arranque del gobierno de Cuba y de las críticas de Jair Bolsonario- qué significa la suspensión de este programa, cómo se traduce en cifras reales y cuál puede ser la repercusión en un pueblo como el cubano, que de por sí ya vive entre la escasez y la falta de muchísimas oportunidades. 

Pues, con el fin del programa Mais Médicos, Cuba estaría perdiendo un total de 332 millones de dólares anuales, una cifra considerable si tenemos en cuenta que este servicio de salud reporta más, por ejemplo, que las exportaciones de tabaco, que según el Instituto de Tecnología de Massachusetts, aportan a la Isla 259 millones de dólares al año. 

Es decir, ni el tabaco, ni el azúcar, ni el ron, ni el níquel reportan más ganancias que lo que ofrecen los servicios de salud cubanos. 

Hoy Cuba se mantiene, básicamente, del turismo y de la prestación de servicios médicos. Si Donald Trump sigue cerrando las puertas a visitantes estadounidenses (que reporta 2.800 millones al año), y si las misiones médicas en el exterior comienzan a claudicar, ¿qué le quedará al país? 

El 21 de mayo de 1963 Cuba inició oficialmente su primera colaboración médica internacional en Argelia, con el envío a ese país de 55 profesionales de la Saud. Actualmente más de 55 mil médicos de la Isla se encuentran trabajando en más de 60 países. Se fueron creando también misiones médicas como la Henry Reeve o la ahora suspendida Mais Médicos.

De acuerdo con la Organización Mundial del Comercio, el sector de la Salud en Cuba es una industria más lucrativa que las exportaciones de productos tradicionales, ya que el envío de profesionales al exterior responde por 11.000 millones de dólares los 14.000 millones que La Habana recibe al año por las exportaciones de bienes y servicios.

Según dijo a la BBC Mauricio de Miranda Parrondo, profesor titular de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, Colombia, "las alternativas (a la pérdida económica por la salida de Más Médicos) son muy escasas. Las opciones más obvias están en el turismo cubano, pero no se espera que el vacío dejado por los ingresos provenientes de Brasil pueda ser cubierto con eso".

De acuerdo con los especialistas, para cubrir el vacío que ahora deja Mais Médicos, el turismo de Cuba tendría que crecer 10%, una cifra que ahora mismo es imposible de alcanzar en un contexto donde Estados Unidos endurece más el embargo, sumando ahora a la lista de entidades que no pueden negolciar con estadounidenses 16 hoteles más de la Isla.

En medio de esta decisión del gobierno cubano de retirar a sus médicos de Brasil, la Casa Blanca elogió a Bolsonaro "al adoptar una posición contra el régimen cubano por violar los derechos humanos de su pueblo, incluidos los médicos alquilados al extranjero en condiciones infrahumanas".

De hecho, la decisión de Cuba viene a raíz, según comunicaron, de las mútliples críticas al gobierno y los profesionales de Cuba. El presidente electo de Brasil había declarado que solo accedería a que se quedaran si el régimen les permitía cobrar el salario íntegro y permanecer junto a sus familias. Además, tendrían que someterse a un examen de reválida.

Por su parte, el ministro de Salud, José Ángel Portal, dijo que el Gobierno se "tomó el tiempo suficiente" para tomar dicha decisión.

"Nos tomamos el tiempo suficiente para confirmar que el mandatario electo (Jair Bolsonaro) estaba dispuesto a afectar la atención de salud de cerca de 30 millones de brasileños, todo para llevar a cabo un rejuego político que es imposible entender en qué beneficiaría a su país", expresó.

En cuanto al salario real que reciben los médicos cubanos, ha sido muy criticado, pues se argumenta que el gobierno cubano paga una mísera parte a los profesionales. En declaraciones del gobierno de Trump, se ha afirmado que La Habana se queda con el 75% de los más de 3000 dólares que se le paga a cada médico por mes.

No obstante, el ministro de salud cubano expresó hoy que "el dinero no va a la cuenta personal de nadie ni sirve a intereses individuales. Mientras algunos utilizan el dinero público para salvar bancos, Cuba salva vidas".

Aunque algunos analistas estiman que el dinero recaudado por el gobierno cubano por los servicios de sus médicos en 67 países del continente americano, África, Asia y Europa, varía entre la mitad y tres cuartos de sus salarios, el acuerdo técnico firmado entre el Ministerio de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud (OPAS) no tiene cifras oficiales sobre el porcentaje del salario que en realidad sobran los cubanos.

Lo que sí se sabe, de mano de los propios médicos, es que el salario no es para nada el ideal. 

“Llevamos años de privaciones, de escasez, hemos pasado hasta hambre, hemos permitido que el gobierno cubano nos robe las tres cuartas partes de nuestro salario, y ahora nos quieren regresar sin lo que hemos comprado para nuestras familias. Es un abuso, nadie va a estar dispuesto a cumplir eso”, dijo a CiberCuba una profesional en Brasil.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985