Galerías de Paseo, tienda en dólares | Foto © CiberCuba
Galerías de Paseo, tienda en dólares | Foto © CiberCuba

Lo que hay que hacer por salvar la revolución


Publicado el Martes, 29 Octubre, 2019 - 06:56 (GMT-4)


El tardocastrismo acaba de dar muestra de su osadía pragmática, burlando el cruel bloqueo imperialista ante las narices de Washington para llenar de cacharería capitalista unas tiendas donde policías socialistas guardan el orden de las crónicas colas.

Policías en la tienda en divisa extranjera de Galerías Paseo / CiberCuba

Será fácil imaginar la alegría de los que aguardan bajo el sol, primero en los bancos para proceder a “aperturar” una cuenta en dinero real, convertirse en “tarjeta habiente” y luego ya marcar en la cola de la tienda más cercana a casa o en aquella que venda el juguete necesitado y/o soñado.

Colas en la tienda en divisa extranjera de Galerías Paseo / CiberCuba

En realidad se trata de una alegría triple. Los cubanos son más adultos desde que el Gobierno les permite tener cuentas en dólares norteamericanos y otras divisas enemigas; tienen algunos de sus fetiches preferidos al alcance de su tarjeta plástica, como la chica de Rubén Blades, y –lo más importante– están ayudando a su patria a evadir el "inhumano bloqueo yanqui".

No ad for you

Por supuesto que el Gobierno no revelará aún cómo un intrépido grupo de funcionarios, elegidos por confiabilidad, consiguieron burlar el cerco norteamericano y regresar victoriosos –una vez más– a la patria con la misión cumplida y cargados de esas fruslerías capitalistas que hacen más llevadera la vida a los cubanos que usan, con firmeza revolucionaria, la moneda enemiga.

Cubanos comprando el primer día de apertura de las tiendas en divisa extranjera/ CiberCuba

Habrá que esperar a una próxima emisión de la mesa cuadrada para que sus periodistas pongan en un aprieto a los ministros concernidos en la Operación Motorina, preguntándoles los detalles de esa burla colosal a Donald Trump.

El presidente Díaz-Canel, comentando la coyuntura, había avisado que esos episodios eran buenos porque eran como “corrientazos” que hacían más imaginativos al poder y a los funcionarios y tenía razón: dicen que habrían invertido cuatro millones de dólares de los Estados Unidos de América en la Zona franca de Colón, Panamá, a donde los cuadros revolucionarios acudieron disfrazados de Gentlemen tiroleses.

¡Cuánto peligro habrán corrido esos compañeros en su viaje al enclave capitalista, sabiéndose vigilados de cerca por la CIA!, pero con la emoción de estar salvando a la revolución y el socialismo, entre una cerveza y otra, mientras el atento vendedor preparaba la documentación a nombre de una empresa fantasma porque en esos lances mientras menos pistas se den, mejor.

Cubanos esperan para entrar a la tienda en divisa extranjera de Galerías Paseo / CiberCuba

Como siempre hay un grupito, quintacolumnistas, que critica todo. Algunos se han puesto a comentar que la mayoría de los cubanos ha estado y estará excluida de esta operación secreta para evadir la persecución de Trump, ignorando que parte de la recaudación se destinará a comprar leche en polvo y pollo por pescado, como corresponde a un país desértico y sin costas.

Lamentablemente, la revolución no va a poder dedicar mayores recursos a la jama del pueblo porque el otro objetivo de la Operación Motorina es recoger dólares, euros y demás divisas reales en manos del proletariado y hacer caja para eliminar el CUC, esos vales inspirados en el sistema de la tienda mixta de Birán.

Cubanos hacen cola para entrar a la tienda en divisa extranjera de Galerías Paseo / CiberCuba

Ha sido increíble la respuesta del pueblo dolarizado al llamado de la revolución. Un 13% de los “aperturantes” de cuentas depositó parte o todos sus ahorros para que el Granma siga navegando invicto.

Tarjeta de Banco Metropolitano para compras en Moneda Libremente Convertible (numeración cambiada) / CiberCuba

Derrotado el bloqueo yanqui con una operación relámpago ante sus narices; ahora solo falta derrotar el embargo interno, ese que mete en la cárcel a cubanos que disienten y que serán liberados una vez regrese el presidente Díaz-Canel a la patria, que esperemos sea pronto, porque está dejando sin adjetivos a una enviada especial, a quien el insomnio sufrido desde Irlanda hasta Moscú la ha hecho cucalambeana.

El mismo embargo que convierte la educación en adoctrinamiento ideológico y que contribuye a mantener empobrecida a la mayoría de los cubanos, a los que “las tiendas de Alejandro” (en alusión al ministro de Economía) no les hace ni fu ni fa porque siguen sin entender que ahora tampoco se trata de comer tres veces al día, de bañarse con champú y jabón y de vestirse y calzarse sin apreturas, sino que se trata de salvar la patria, la revolución y el socialismo.

Derrotando una vez más al enemigo bloqueador, el compañero Presidente de la República reafirma su vocación de continuidad porque no es la primera vez que la revolución –únicamente para salvarse– ha tenido que recurrir al dinero ajeno como ocurrió con aquellos 50 mil dólares de Carlos Prío Socarrás y con los viajes de los cubanos emigrados, obligados a pagar tarifas de atraco por trámites consulares, para abrazar a sus familiares y honrar a sus muertos, después de muchos años siendo gusanos y casi persuadidos de que no los querían, de que no los necesitaban.

¡Qué cosas tiene la agresividad imperialista!, 57 años bloqueados y, en descuido, un pelotón suicida viaja a Panamá y regresa triunfante a la patria que os contempla orgullosa, pero dolorida porque otra vez se haya visto obligada a contaminarse con el dólar yanqui, aunque confiada en poder ver la mesa cuadrada, la novela, la pelota y el paquete en 8K.

¡Emigrados, manden refuerzos, que estamos ganando!

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Contribuye con CiberCuba

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.