Elián González en 2018 | Foto © La Joven Cuba
Elián González en 2018 | Foto © La Joven Cuba

No seré yo otro verdugo de Elián


Publicado el Lunes, 25 Noviembre, 2019 - 11:08 (GMT-4)


Este fin de semana se cumplieron 20 años de aquella tragedia con nombre de niño que sacudió los nervios de las dos orillas como ningún otro acontecimiento desde, quizás, la Crisis de los Misiles: Elián.

Entre la maraña de artículos, posts nostálgicos, resentidos, enfurecidos o historiográficos, se ha vuelto a compartir aquella entrevista filmada en 2015 en Ecuador, donde se ve a Elián González llorar mientras hablaba de un simple saludo entre Obama y Raúl Castro, aquel primer apretón de manos durante las exequias de Nelson Mandela.

He vuelto a repasar ese fragmento de entrevista, ahora en este contexto de 20 años después de su tragedia, y me ha estremecido ver al joven adulto Elián sollozando. Y por algo tan, en apariencia, intrascendente.

No ad for you

Porque al margen de las incoherencias que salen de su garganta triste, y del desfile de comentarios de bodega (en boca de filósofos de parquecito provincial) que provocan en las redes sociales estos vídeos de Elián, hay algo tormentoso, terrible, en el corazón y la conciencia de ese muchacho, y que con un mínimo de agudeza y sensibilidad puede palparse en ese video vuelto a rodar en internet.

Hay un trauma solapado pero horrible en esas lágrimas ridículas para todo el planeta Tierra que no se llame Elián. 

Nadie quiere llorar, nunca. El llanto es un reflejo que intentamos frenar a como dé lugar. Más aún, frente a cámaras. Se llora por lo que no se puede contener. 

Y para Elián González, un apretón de manos entre los símbolos de dos países que descuartizaron su psiquis y su personalidad para siempre, es algo perturbador hasta las lágrimas. Un síntoma de la procesión que lleva por dentro.

El calvario de ese muchacho no se le desea a nadie. Vive con el conflicto existencial de defender el sistema del cual huyó su madre, por el que murió su madre. Lo enseñaron a pelear contra esa idea: con cinco años era sentado en los muslos del Fidel Castro que hechizó a un pueblo de cerebros adultos. Elián tenía cinco años.

Pero su madre sigue en su cabeza, hinchada por el agua, mordisqueada por tiburones. 

Algo contra lo que difícilmente pueda un adoctrinamiento sistemático y letal: Elián, de alguna manera, en lo más recóndito de esa psiquis adolescente, presiente que cada día que grite Viva Fidel, cada vez que masculle frases inyectadas contra Miami, el cadáver de su mama saldrá a flote como mismo flotó él escoltado por delfines como ángeles de mar. 

Y ahora Miami está lleno de odiadores de Elián. Sí. Este Miami con un ejército de obreros ejemplares que hasta ayer también marchaban en las plazas y gritaban consignas, y que solo luego de escaparse a América quieren hacernos creer en sus cojones anticomunistas; esos, señalan y escupen a un niño martirizado, utilizado, estupidizado y amargamente confundido por una guerra ideológica que puso todos sus tanques, los de las dos orillas, en función suya. 

Ahora el Miami donde hay carceleros de Castro, verdugos hasta ayer de los Castro, militantes de Castro, chivatones y adulones de Castro, babea de furia contra un muchacho que hace bastante comenzó a dar sus primeros signos de agotamiento mental: quiere venir de visita a Estados Unidos. Lo ha dicho en más de una ocasión. Lo dijo en esa entrevista en Ecuador.

Quien vea incongruencia en eso, que se modifique las neuronas. Es lo más congruente que puede pasar por un cerebro triturado como el de Elián: es la derrota de un veneno castrista con fecha de caducidad.

A Elián González, ese muchachito por cuya causa siendo yo mismo adolescente viví madrugadas abominables, utilizado junto con treinta mil estudiantes de preuniversitario para llenar plazas y clamar por su regreso a Cuba; el mismo Elián por el que la maquinaria diabólica cubana se alzó como defensora de la patria potestad -maquiavelismo infinito- yo le daría un abrazo el día que pudiera hacerlo, y si él llorara probablemente lloraría yo con él. 

Porque entiendo lo que ha vivido, entiendo la magnitud de lo que ha sido víctima, entiendo lo que quizás ni siquiera él, militarizado e impulsado a renegar de su madre muerta, pueda todavía entender. 

Porque imaginarlo a la deriva en un mar hostil, con cinco añitos como los que tiene mi hijo; ver después su rostro aturdido y espantado con un rifle ante los ojos aquella madrugada en que el SWAT le devolvió a La Habana, y suponerlo más tarde a merced de una legión de psicólogos e ideólogos del aparatchiek cubano, es como para guardar un silencio de misericordia ante tanta desgracia reunida en un solo niño.

Elián González, el balserito Elián, que a nadie se le olvide, representa de forma sublime, novelesca, la tragedia de estos casi sesenta años en su forma más macabra y soterrada. Que lo señalen otros y que se burlen de él otros. Que sean otros sus verdugos. No yo.

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Contribuye con CiberCuba

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Ernesto Morales

Periodista de CiberCuba

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Ernesto Morales

Periodista de CiberCuba

Siguiente artículo:

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.