Donald Trump y Nancy Pelosi Foto © Wikimedia

Nancy Pelosi llama "obeso mórbido" a Trump y lo critica por tomar hidroxicloroquina

Nancy Pelosi criticó al presidente Donald Trump por tomar hidroxicloroquina para prevenir el coronavirus, y advirtió que debía cuidarse más teniendo en cuenta su edad, que es “obeso mórbido”, y que se trata de un medicamento que no ha sido aprobado por científicos.

"En cuanto al presidente, él es nuestro presidente y yo no tomaría algo que no ha sido aprobado por los científicos, especialmente en su grupo de edad y en su, digamos, grupo de peso, obeso mórbido, le llaman. Así que creo que no es buena idea", dijo Pelosi en entrevista con Anderson Cooper, de la cadena CNN.

Pelosi citó a los anteriores exámenes médicos de la Casa Blanca, que ubicaban al presidente norteamericano ligeramente por encima de lo que la red de Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) considera obeso.

Con una altura de 6 pies y 3 pulgadas, Trump pesaba 243 libras en 2019, cuatro libras más que el año anterior. Su índice de masa corporal (IMC) sería 30.4. y los CDC consideran obesas a las personas con un IMC superior a 30.

Los comentarios de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU. llegan después de que Trump dijera el lunes, durante una mesa redonda con empresarios en la Casa Blanca, que comenzó a tomar el medicamento hace una semana.

Poco después de las declaraciones de Pelosi se hizo tendencia en Twitter el hashtag #morbidlyobese.

La hidroxicloroquina es un fármaco contra la malaria y el paludismo que ha sido promocionado por el presidente norteamericano de forma reiterada en los últimos meses, como un posible camino en la lucha contra el coronavirus.

El presidente asegura que previene la gravedad en caso de contagio del virus, y en sus declaraciones del lunes precisó que él está tomando una píldora diaria combinada con zinc.

Aunque en más de una ocasión el medicamento ha sido defendido como posible solución al virus por el mandatario, e incluso distribuyó más de 29 millones de dosis en varios hospitales del país, algunos científicos afirman que no hay evidencias sobre su efectividad. Otros expertos, incluso, han llegado a decir que el medicamento podría llegar a ser perjudicial para los pacientes de COVID-19.

En marzo, Trump anunció que usaría medicamento para combatir el coronavirus, y pidió a la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) eliminar las barreras que limitan el acceso a ese fármaco.

No obstante, en abril la FDA advirtió a los trabajadores sanitarios que el medicamento no debía usarse fuera del hospital debido a sus efectos secundarios, peligrosos y en ocasiones fatales.

El experto estadounidense en enfermedades infecciosas, Rick Bright, fue destituido de su cargo de director de la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico (BARDA) por oponerse al uso de ese fármaco.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985