Cubano alimentando a sus conejos Foto © Foto de archivo: Periódico 5 de Septiembre

"Cambié un conejo por detergente", cubanos recurren al trueque para satisfacer sus necesidades

El cubano Nelson Aguilar comenzó a intercambiar la carne de los conejos que cría en La Habana por otros productos que le son de primera necesidad. De esta forma ha logrado evadir las ingentes colas que agotan a la población de la capital.

"Cambié un conejo por detergente, porque no me gusta hacer esas colas", explicó este ciudadano en una entrevista con Reuters, a la par que asegura que desde que inició estos intercambios no ha hecho ni una cola más.

Nelson abastecía con carne de conejo a varios restaurantes habaneros pero al cerrar estos establecimientos por la pandemia ha perdido su fuente de ingreso.

En lugar de comerse todos sus conejos, el criador ha comenzado a realizar trueques con otras personas. El más llamativo es el caso en que cambió carne por detergente y de esta forma resolvió uno de los productos higiénicos más carentes en la isla.

Los cubanos recurren a este tipo de intercambios para resolver sus necesidades. Se pueden encontrar estas ofertas entre vecinos, amigos e, incluso, en las redes sociales.

La crisis del coronavirus agrava la situación alimentaria en Cuba donde las continuas colas se convierten en pesadillas para la población que está obligada a hacerlas para conseguir un pedazo de pollo o un paquete de picadillo que llevar a la mesa.

Las largas filas ante los establecimientos tienen lugar en todas las provincias, pero son más visibles en la capital. Algunas son verdaderos focos de transmisión del coronavirus, a pesar de que la gente lleve nasobuco e intente mantener una distancia social.

Los efectos de la pandemia en la economía cubana recuerdan continuamente el escenario del Período Especial. Los cárnicos son uno de los productos más difíciles de conseguir por eso los conejos de Nelson, si es un proveedor fiable, tendrán una alta demanda.

La carne de conejo no se consume con frecuencia en Cuba, pues entre otras razones los compradores temen mucho que les pasen gato por liebre, una práctica que en tiempos de Período Especial se hizo habitual en la isla.

En cuanto a la situación epidemiológica en Cuba, el Ministerio de Salud Pública y el Gobierno, aseguran que se dan pasos hacia alcanzar la normalidad. Sin embargo, no dejan de surgir nuevos eventos de transmisión local del virus, especialmente en La Habana.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985