Monumento de Cristóbal Colón vandalizado y Donald Trump durante un rally. Foto © Twitter / Miami PD y Flickr / Gage Skidmore

Trump asegura que han cesado los vandalismos desde que impuso una pena de 10 años de prisión

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que el vandalismo se detuvo luego de imponer una sentencia de 10 años de prisión a aquellos que cometieran actos de ese tipo al calor de las protestas por la muerte del afroamericano George Floyd bajo custodia policial en Minneapolis.

“Desde que se impuso una sentencia de prisión de 10 años muy poderosa a aquellos que destrozan monumentos, estatuas, etc., con muchas personas arrestadas en todo nuestro país, el vandalismo se ha detenido por completo. ¡Gracias!”, apuntó Trump desde su cuenta oficial en Twitter.

El martes pasado, el mandatario estadounidense había anunciado que los vándalos de monumentos en el país serían arrestados y podían enfrentar condenas de hasta 10 años de prisión, después de que varias estatuas fueran dañadas de distintas formas en una presunta expresión de rechazo al racismo.

Incluso el monumento en la ciudad de San Francisco al celebérrimo escritor Miguel de Cervantes, símbolo universal del castellano, resultó vandalizado con la palabra “bastardo” escrita en él, algo que fue repudiado como un gesto de ignorancia de los supuestos protestantes.

“En un nuevo sinsentido también vemos un busto de Miguel de Cervantes atacado en San Francisco. La cultura, idioma, historia y herencia hispana deben ser defendidas y respetadas”, expresó The Hispanic Council al condenar los hechos.

En declaraciones anteriores, Trump opinó que la mayoría de “los manifestantes de extrema izquierda y anarquistas... ni siquiera saben lo que están derribando”.

“He autorizado al Gobierno Federal a arrestar a cualquier persona que vadalice o destruya cualquier monumento, estatua u otra propiedad federal en los EE. UU. con hasta 10 años de prisión”, había advertido Trump en Twitter.

También explicó que la acción se hacía efectiva de inmediato, pero señalando que, de igual modo, podía “usarse retroactivamente para la destrucción o el vandalismo ya causado”. “¡No habrá excepciones!”, enfatizó.

Algunas administraciones han considerado acciones en torno a los debates que se extienden por todo el país sobre los simbolismos y las señas de presunta discriminación que abarcan hasta los mensajes publicitarios. Varias compañías han comunicado ya su decisión de hacer revisiones concienzudas de los productos que venden y la forma en qué lo hacen.

En Nueva York se informó que se retiraría la estatua del presidente de EE.UU., Theodore Roosevelt.

“El Museo Americano de Historia Natural ha pedido eliminar la estatua porque representa explícitamente a los negros e indígenas como subyugados y racialmente inferiores. La ciudad apoya la solicitud del museo. Es la decisión correcta y el momento adecuado para eliminar esta estatua problemática”, dijo el alcalde Bill de Blasio en un comunicado.

Trump firmó el viernes la orden ejecutiva para proteger los monumentos, estatuas y memoriales estadounidenses, algunos de ellos pintarrajeados con símbolos comunistas, fortaleciendo las sospechas de los movimientos que han estado promoviendo las manifestaciones a raíz de la muerte de Floyd el pasado 25 de mayo.

El lunes anterior, varios manifestantes intentaron derribar la estatua del expresidente Andrew Jackson, que está justo en frente a la Casa Blanca, en Washington DC. Un día después, Trump hablaba de fortalecer las sanciones.

Floyd murió luego de que cuatro oficiales, ahora despedidos del del departamento de policía de Minneapolis, lo inmovilizaran en el suelo. Uno de ellos, Derek Chauvin, de piel blanca, presionó con su rodilla por más de 8 minutos el cuello del arrestado, pese a que este reclamara que no podía respirar. Chauvin posteriormente fue acusado de asesinato en segundo grado.

Hace unos días, un juez de Minnesota se negó a que los juicios contra los ex oficiales involucrados en el incidente de violencia que precedió a la muerte de Floyd, tuvieran la presencia de los medios de comunicación.

Keith Ellison, fiscal general de esa ciudad, precisó que permitir la entrada de los medios a cubrir las audiencias preliminares traería “más problemas de los que resolvería”.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985