Iroel Sánchez, jodedor cubano

El compañero Iroel Sánchez, que sigue en la reserva insomne, anda con el jodedor subido y ha tenido la ocurrencia de proponer que una brigada de sanitarios cubanos vaya a forrajear dólares a Miami con el pretexto del rebrote del coronavirus.

Sánchez sabe que no es santo de la devoción del compañero Raúl Castro Ruz por sus amistades peligrosas con el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez; desdicha a la que se une la antipatía que le  profesa la primera dama Liz Cuesta, desde que Iroel quiso castigar a jóvenes creadores holguineros que se atrevieron a colaborar con Encuentro de la cultura cubana.

A su edad, el compañero Iroel debía saber que el raulato desprecia a los charlatanes, y percatarse que su permanencia en la Empresa Consolidada de Otras Tareas Revolucionarias (ECOTRA) podría prolongarse a causa de sus ocurrencias simplonas.

Iroel Sánchez sabe que las plazas para trabajar en el extranjero son compradas por quienes aspiran a reunir magua dura para poder mejorar su estatus en Cuba y que la tarifa varía en proporción al país donde sean enviados esos cubanos en condiciones de esclavitud impuesta por el gobierno castrista.

Por tanto, integrar la soñada brigada a Miami debe ser caro y no porque algunos aprovechen para acogerse a la Ley de Ajuste cubano, sino por las ventajas que implica trabajar un tiempo en el municipio cabecera, pegar la gorra en casa de familiares y amigos, reencontrase con ex parejas para perdornar, perdonarse; intentar rematar jugadas y hablar mierda de quien tu sabes.

La broma de Iroel revela que el humor tiene una pujanza inversamente proporcional a la carencia de jama, medicamentos y aseo en Cuba, donde un visitante japonés confesó sentirse abrumado por "el humor cínico de los cubanos; se ríen de su propia desgracia".

Pero hace mal el compañero Sánchez queriendo competir con Pánfilo, el Bacán, y el ex espía Gerardo, que ha devenido en avispa calabacita, piñita ya era; en asunto tan serio para el tardocastrismo como es Miami, la obra más perfecta del Comandante en Jefe y que, si no existiera, habría que inventarlo para que las remesas y recargas digan ¡presente, here! a la patria.

Iroel Sánchez debería volver a la seriedad de sus pupilas insomnes, no vaya a ser que la casta verde oliva se empingue y le corte los megas y el estipendio en CUC y tenga que abandonar su puesto de centinela cibernético y salir a lucharla en las colas, donde elementos de la policía venden los turnos por la izquierda.

Si tal desgracia llegara a ocurrir, debíamos movilizar a la jacarandosa blogosfera cubana para exigir a Raúl Castro Ruz que perdone y devuelva las pequeñas fruslerías al compañero Iroel porque, sin sus ocurrencias, la red y Cuba entristecen y tampoco sería justo recargar al compañero Edmundo García con esa tiñosa; pues ya bastante tiene con los food stamp y tener que hacer el laundry.

¡Que sería de Cuba si dejara enmudecer a Iroel Sánchez, cuando lo bueno que tiene el tardocastrismo es lo malo que se está poniendo!

Ya lo dijo el curda aquel frente a la pipa de cerveza de la Piragua: Si avanzo, sígueme; si me detengo empújame, si retrocedo, mátame.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 202-978-9778