Fotograma de la campaña Si la oyes, llama, de la Región de Murcia, España Foto © CARM

Revictimizadas en Cuba: El silencio del machismo "revolucionario"

El diario Granma publicó esta semana un escrito sobre la revictimización de las mujeres asesinadas en Cuba por su maridos, exesposos o parejas. No sabemos a ciencia cierta si el texto es opinión o un falso editorial. Sin acritud, lo podríamos clasificar como "un encargo". No lo hacemos por incordiar. Dios nos libre de atacar a quien escribe. Nos interesan las ideas y los argumentos que, en este caso, han sido hilvanados al estilo coctelera.

El texto de Granma, por llamarle de alguna manera, ataca a quienes difunden los crímenes contra mujeres en Cuba en las redes sociales, pero no explica por qué el órgano oficial de los comunistas cubanos los silencia. No aclara tampoco por qué un gobierno que dilapida dinero en propaganda no tiene datos actualizados sobre violencia de género desde 2016.

No desgrana argumentos que nos lleven a entender por qué la Federación de Mujeres Cubanas no condena públicamente los asesinatos. Mucho menos encontramos ni en quien escribe ni en el diario oficial de los comunistas cubanos un compromiso claro a favor de la denuncia de los crímenes machistas. No sabemos si se les pasa por la cabeza adoptar medidas para frenarlos o se proponen a corto plazo encontrar la forma de ampliar los recursos de acogida de mujeres víctimas de cualquier tipo de violencia.

Después de leer el artículo del Granma, no sabemos qué va a hacer Cuba de ahora en adelante para frenar los asesinatos de mujeres. No han querido ir más allá de maldecir y desacreditar a quienes airean las vergüenzas de un sistema que no se compromete con la defensa de la vida de las mujeres. Ya pasó el tiempo de las buenas palabras. Ahora necesitamos hechos y no hay ni se les espera.

Me temo que los comunistas cubanos siguen sin entender que esto no es una cuestión política. Hay asesinatos de mujeres y niños en el capitalismo y en el comunismo. Esto no va de izquierda y derecha ni de panfletos contra propaganda. No va de enemigos, ni de gusanos. Esto no va por barrios ni exime a determinadas clases sociales. Esto va de países que se esfuerzan más que otros por frenar la violencia.

Puestos a elegir, nos gustaría que Cuba imitara el sistema de protección de las víctimas que tiene, por ejemplo, España (muy criticado, por cierto por la ultraderecha en este país). No podemos seguir dando alas a la impunidad. La prevención, en temas de violencia de género, como de salud, es determinante.

El texto de Granma, por motivos obvios, ha sido ampliamente contestado por personas y colectivos comprometidos con la lucha contra la violencia de género en Cuba, que se sintieron aludidos con las acusaciones pueriles de recibir pagos o de colaborar con el enemigo externo. El órgano oficial de los comunistas cubanos, por increíble que parezca, criminaliza la denuncia de los asesinatos de los que no informa y que en ningún caso condena.

Un artículo que no aporta soluciones, que justifica la inacción de la Federación de Mujeres Cubanas y que ataca a quienes denuncian en las redes sociales los crímenes que silencia el gobierno cubano no debería usarse ni para limpiar cristales. Sobra. Es chatarra tóxica.

El gobernante Partido Comunista de Cuba necesita sacudirse el machismo y ser valiente para dar el paso de informar sobre los crímenes contra las mujeres en la Isla. Que la gente sepa que el confinamiento y la escasez pueden agudizar un problema que ya es crónico. Los ánimos están exasperados y por eso, pedimos al gobierno responsabilidad y prevención. Es inadmisible que pueda haber más agentes dedicados a vigilar las colas que a atender abusos y actos violentos contra las mujeres.

Se puede seguir mirando para otro lado o se pueden tomar medidas que envíen un mensaje contundente a todas las cubanas que hoy lloran en silencio. Basta ya de asesinatos. Séquense las lágrimas y denuncien. Estamos con ustedes. Con las que sufren, con las que aguantan, con las que ya no pueden más. ¿De qué lado está el gobierno cubano? 

Aquí no hablamos de buenos y malos. Hablamos de la vida de las mujeres, que han dado muestras de sobra en Cuba de tener un valor a prueba de miserias, golpes, hostigamiento y represión. Las mujeres podemos cambiar las cosas y vamos a intentarlo. No les quepa la menor duda. Se acabó pensar que esto no va conmigo. Va con todas. Nos afecta a todos. 

Los periodistas tenemos la obligación de informar. Podemos hacerlo mejor y estamos comprometidos con ello. ¿Puede Granma asumir algún compromiso? Claro que no. Ni siquiera ha tenido el valor de hacer un editorial.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985