El Micha, interpretando su tema "Un sueño (Cuba grita libertad)". Foto © El Micha / Facebook

Cuba está lista: ¿lo estamos todos?

El cantante cubano Michael Sierra Miranda, conocido popularmente como El Micha, ha estrenado hoy su canción política Un sueño (Cuba pide libertad) con guiños no sólo a sus temas más populares, sino también al Patria y Vida de Yotuel, Gente de Zona, Descemer Bueno, Maykel Osorbo y El Funky y al famoso discurso de Martin Luther King, I have a Dream.

El Micha, desde su posición de músico, porque él no es político ni comunista, como aclara en la letra de la canción, tiene claro que en Cuba hace falta un cambio "aunque sea por casualidad". Y no me parece, por tanto, casual que en el vídeo de la canción luzca una guayabera y se fume un tabaco, en una imagen que evoca la estampa del Che Guevara.

Son otros tiempos y El Micha se ha adueñado de una estética que es muy cubana, pero que ha sido usurpada por los comunistas, como han hecho con la bandera o con Martí porque creen que al hacerlo ganan la legitimidad que les permite colocar el cartel de anticubano a todo el que no piense como ellos.

El cantante está convencido de que "Cuba está lista", porque "Cuba pide libertad". La pregunta es obligada: ¿estamos listos todos los cubanos? ¿Y después, qué? ¿Sabemos ya qué Cuba queremos construir?

El Micha ha dado el paso y ha decidido participar en la banda sonora de estos momentos durísimos que se viven en la Isla. No es que a los artistas cubanos les exijamos más que al resto porque les pedimos música y, además, compromiso político. En estos momentos, señores, no es mucho pedir.

Les pedimos que nos ayuden a dar el paso hacia la transición democrática. Tenemos una oposición valiente, pero ni está unida, ni está organizada. En estos momentos los activistas no son capaces de competir con las voces del reguetón, la salsa o el trap, que sí pueden arrastrar masas hacia la toma de conciencia. Es la hora del cambio.

El grupo de artistas que secundaron la conga de Virulo o la de Raúl Torres está comprometido con el Partido Comunista. Nos puede gustar más o menos lo que han hecho, pero es su decisión, su compromiso o su doble moral. Lo que sea, pero lo han hecho en momentos en que el que se mueve no sale en la foto.

Si de este otro lado del mundo está el talento, me temo que ahora no es tiempo de enseñar los tenis en Instagram o el último modelito que hemos comprado o la cena con amigos. Ahora toca mojarse y quien no lo entienda así tiene un problema. Y es muy sencillo: es incapaz de poner a Cuba por delante.

Cuba está lista para cambiar. No porque lo diga yo, obviamente, sino porque cuando se toca fondo, sólo queda la opción de empezar de cero. Tenemos un país por reconstruir con todos, porque a diferencia de los que enarbolan el discurso del odio, a nosotros no nos sobra nadie. 

Pero antes de llegar a ese punto hay que tener muy claro qué país queremos levantar y qué derechos del Estado de Bienestar queremos conservar y mejorar.

¿Queremos preservar la sanidad pública universal? ¿Queremos enseñanza obligatoria gratuita? ¿Queremos servicios sociales dignos para nuestra población envejecida? ¿Queremos reservarnos las grandes industrias cubanas o lo vamos a dejar todos en manos del mejor postor?

Pues si queremos todo eso hay que trabajar como mulos y además hay que pagar impuestos también como mulos. Hay que tener claro que no es fácil construir un país completamente arruinado. No lo ha sido en ninguna parte del mundo y no podemos darnos el lujo de que en unas elecciones libres nos pase como a Nicaragua, que han vuelto a votar al comunismo. 

Por eso no basta con que Cuba esté lista. Tenemos que estar listos todos. Los de dentro y los de afuera. Seguir el ejemplo de una transición a la española sólo nos garantiza que no habrá derramamiento de sangre. El camino de la reconstrucción democrática es durísimo y aún hoy, tras 45 años sin dictadura, en España pervive el franquismo rancio en determinadas capas de la población, incluso de la más joven.

El problema sigue siendo que no todos estamos preparados para el cambio. ¿Por qué iban a estarlo los Díaz-Canel o los Manuel Marrero o los Murillo o los Castro?  Ellos no se han dado cuenta de que "La Habana no aguanta más" ni de que "el pueblo está diciendo que está bueno ya".

No lo saben porque ni pisan la calle ni van a pisarla. No saben lo que es subirse a una guagua o pelearse en una cola durante horas para que luego la croqueta que has comprado te estalle en la cara y te desgracie la vida.

Pero esto no es cuando ellos quieran sino cuando toca. Fuera de Cuba la gente ha perdido el miedo y está dando la cara. Cada vez hay más cubanos secundando las manifestaciones que se hacen frente a los consulados del castrismo. Los comunistas pueden controlar a cuatro gatos, pero no pueden filmar, maltratar o controlarnos a todos. Somos su divisa. Necesitan nuestro dinero y van a tragar. Tienen que hacerlo porque somos el oxígeno que les mantiene vivos.

Señores, es ahora o nunca. La pelota está en el tejado de los cubanos de la Isla. Son ellos los únicos que pueden decir basta ya y bajar a la élite comunista del tren de vida que llevan, pero hay que tener claro que esto no va a ser coser y cantar.

Para los cubanos las cosas nunca son fáciles. Esto no lo será, pero merece la pena intentarlo.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba