Diana Vázquez (c), junto a su hija y su nieto. Foto © Diana Vázquez.

"Luché por quedarme embarazada de mi única hija y me siento culpable por no poder sacarla de Cuba"

Este artículo es de hace 1 año

Anamarys Chinique Vázquez (32 años) tiene cita este martes, a las 13:00 horas de Cuba, en el hospital Hermanos Ameijeiras para hacerse una resonancia. Le tocará desplazarse desde la Villa Panamericana, en La Habana del Este, hasta Centro Habana para saber qué hay detrás de las fuertes migrañas que no la dejan vivir.

A esa hora, su madre, Diana Vázquez (55 años), estará trabajando en un hotel de Jacksonville, Florida, con el corazón en un puño. No tiene días libres para viajar a la Isla y acompañarla al médico. "Luché mucho por quedarme embarazada de mi única hija y me siento culpable por no poder sacarla de Cuba", comenta.

Anamarys y su hijo, en La Habana. Foto: Diana Vázquez.

En 2011 Diana Vázquez reclamó por el Parole a Anamarys, que ya era mayor de edad y tenía un hijo de 6 años (el niño ahora tiene 13).

La embajada de Estados Unidos en La Habana finalmente le dio cita para la entrevista a Anamarys el 30 de enero de este año, pero desde el 29 de septiembre de 2017 quedó paralizado el Programa Parole de Reunificación Familiar Cubano, a raíz del escándalo de los ataques acústicos que han afectado a 26 diplomáticos estadounidenses residentes en la Isla, lo que llevó al Departamento de Estado a suspender todos los trámites migratorios en el país.

Anamarys y su hijo, en Cuba, a la espera del Parole. Foto: Diana Vázquez.

Mucha gente le pregunta a Diana Vázquez por qué no reclamó a Anamarys cuando recibió la Green Card. "En esos momentos económicamente no estaba bien. Tampoco tenía un buen trabajo ni nada que ofrecerle a mi hija y a mi nieto para que ellos llegaran y continuaran y no tuvieran que pasar lo mismo que yo. Por eso decidí esperar por el Parole", explica a CiberCuba.

Pero ahora el Programa de Reunificación Familiar está rodeado de incertidumbre porque aunque el Departamento de Estado y el Servicio de Inmigración (USCIS) aseguran que están buscando una "ubicación" para retomar la concesión de visados, la decisión no será inminente.

"Imagínate, nuestro sueño es estar juntos aquí de nuevo; encaminarnos y que el niño y ella tengan oportunidades de salir adelante. Ella sueña con trabajar y ayudar a su hijo para que coja la carrera de Ingenieria Informática. Él está en 8tvo grado y es muy inteligente. Yo me compré una casa con miles de esfuerzos y les preparé sus cuartos. Y si ellos no vienen por la suspensión de los Paroles no me quedará otra que dejarlo todo y marchar hacía Cuba de nuevo y renunciar a todo", dijo a CiberCuba.

Carta escrita por el nieto de Diana Vázquez con los sueños de un niño cubano de 12 años. Foto: Diana Vázquez.

La tristeza está matando a Diana Vázquez. "Me siento culpable de haberlos abandonado después de haberle pedido tanto a Dios para poder tener una hija, porque yo no podía tener bebés. También por haberle tronchado la vida a mi hija al decirle que ni se casara ni tuviera más hijos".

Nunca pensó que la separación iba a ser tan dolorosa. "Yo vine por una reunificación familiar que me hizo mi mamá en el 2009 y la entrevista fue en diciembre del 2011, pero mi reunificación no incluía a mi hija y nieto por ella ser mayor de 21", explica.

Diana Vázquez, como muchas otras madres cubanas que han emigrado a Estados Unidos, tenía la indecisión de abandonar la Isla dejando atrás a hijos y nietos. Ahora está atrapada en un callejón sin salida, a la espera de que el Departamento de Estado de EE.UU. decida qué pasará con sus vidas.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985