Los cancilleres de Cuba y China el año pasado Foto © Embajada de China

Gobierno de Cuba condena el cierre del consulado de China en Houston

El Gobierno cubano, por medio de su canciller, Bruno Rodríguez Padilla, condenó este viernes el cierre del consulado de China en Houston, calificándolo de "decisión unilateral del gobierno de Estados Unidos".

"EE.UU. aplica una política exterior de doble rasero, oportunismo político y retórica de odio contra Estados soberanos", agregó el ministro cubano en Twitter.

Este viernes Pekín ordenó a Estados Unidos que cierre su Consultado General en Chengdu, en la provincia de Sichuan (suroeste), en respuesta al cierre de su misión en Houston, Texas, por parte de Washington.

El Ministerio de Exteriores de China también ha señalado requisitos específicos sobre el cese de todas las operaciones y eventos por parte del Consulado General, según ha informado el diario oficialista chino Global Times.

Las autoridades chinas también han hecho un llamamiento a la calma, en momentos en que las tensiones entre los dos países se encuentran en su punto más alto en cuatro décadas. “La situación actual de las relaciones chino-estadounidenses no se corresponde con los deseos de China, y Estados Unidos es totalmente responsable de ello”, asegura el ministerio chino, que pide a Washington “crear las condiciones necesarias para que las relaciones bilaterales vuelvan a la normalidad”.

El pasado día 22 Estados Unidos dio 72 horas a China para cerrar su consulado en Houston, argumentando que hay un "desequilibrio" en las relaciones bilaterales y justificando que la medida es para proteger "la propiedad intelectual" y la "información privada" del país. Por su parte, Pekín lo consideró una "provocación política" y amenazó a Washington con adoptar "contramedidas".

Los expertos coinciden en el nivel inédito de esta escalada del conflicto diplomático entre los dos países.

El jueves el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, describió esa legación como “un centro de espionaje” y “de robo de la propiedad intelectual”. Pekín ha devuelto acusaciones similares contra los diplomáticos estadounidenses destinados en Chengdu: en la rueda de prensa diaria de Exteriores, el portavoz Wang Wenbin ha acusado a parte de ese personal de injerir en los asuntos internos de China y llevar a cabo actividades que no coinciden con sus identidades.

El discurso pronunciado por Pompeo describe a Pekín como una amenaza existencial para la economía, la libertad y la democracia en el mundo, y llama a los países occidentales a plantar cara a la “tiranía” de la potencia asiática. “¿Acaso las teorías que propusieron nuestros líderes sobre la evolución de China hacia la libertad y la democracia se han hecho realidad? El viejo paradigma del compromiso con China ha fracasado. No debemos continuarlo. No debemos volver a él”, dijo el secretario de Estado.

China y Estados Unidos llevan años inmersos en una escalada diplomática que va desde la guerra comercial hasta las restricciones a periodistas y medios, si bien en los últimos meses la tensión se ha disparado a cuenta de la pandemia de coronavirus, de la que Washington culpa directamente a Pekín, y otros asuntos bilaterales, como el espionaje comercial y la Ley de Seguridad Nacional aprobada para Hong Kong.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.