Oscar Casanella y Alexander Raúl Pupo Casas Foto © Oscar Casanella/ Facebook y Alexander Raúl Pupo Casas/ Facebook

Científico cubano exige a la Brigada Henry Reeve y al doctor Durán defender al médico sancionado

El científico cubano Oscar Casanella envió un mensaje a la Brigada Henry Reeve y al doctor Francisco Durán, director nacional de Epidemiología, en el que les pide pronunciarse sobre el caso de un médico de Holguín, que este jueves fue expulsado de la beca donde residía en represalia por sus publicaciones en Internet.

“Me gustaría que los médicos de la Brigada Henry Reeve y el doctor Francisco Durán se pronunciaran sobre el caso del joven médico Alexander Raúl Pupo Casas, y por supuesto defendieran los derechos laborales de este médico y los derechos de continuar realizando los estudios en la especialidad de Neurocirugía”, afirmó el activista en un video posteado en su muro de Facebook.

Casanella, bioquímico de profesión, también fue expulsado en 2016 de su trabajo en el Instituto Nacional de Oncología y Radiología y de la Universidad de La Habana, por su activismo político. Cuatro años después, decidió mostrar su solidaridad con el galeno sancionado y hablar a su favor, mientras sostenía dos carteles con su nombre. 

Pupo Casas, de 30 años, cuestionó en Facebook el modo de vida de los dirigentes políticos del país, criticó los salarios de los profesionales de la Salud y la implementación de las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC) –las que calificó de chantaje–, y llamó al pueblo a exigirle cuentas al Estado.

“Yo no publico nada contra el gobierno o contra una institución específica. Yo digo la verdad y no me retracto de nada de lo que he dicho”, aseguró a CiberCuba el jueves, tras conocer la decisión del hospital donde laboraba, el Ernesto Che Guevara, de Las Tunas.

Pupo es natural de Holguín, pero estaba cursando la especialidad en Las Tunas, a 80 kilómetros. Ante la imposibilidad de dar los viajes diariamente, se alojaba en la residencia de los estudiantes.

El jueves lo llamaron desde la dirección del centro y sin más explicaciones, le comunicaron que había habido un error en los papeles de su beca y que debía marcharse a más tardar en una hora. 

“No tengo idea de si me permitirán terminar la especialidad (...). Yo ya espero cualquier cosa”, añadió.

Pupo Casas ya temía que ese sería el resultado de sus denuncias en las redes sociales. A primera hora del jueves había sido sometido a entrevistas en la dirección del hospital. En ese momento pidió a CiberCuba que mostrara su caso, alegando que era una injusticia expulsarlo, dado que nunca había violado ningún principio ético ni dañado a un paciente.

“Solamente por pensar distinto no se debe expulsar a una persona de su trabajo; yo pienso que ser comunista no es una condición indispensable para ser buen médico”, subrayó.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985