Bulevar de Ciego de Ávila Foto © ACN

Maltrata y ofende a un cliente por el vale de compra

La tarde del 14 de agosto no solo fue calurosa sino estresante para un cliente de la tienda El Bulevar, en Ciego de Ávila. Lo que debió convertirse en un motivo para refrescar su sed, comprando un refresco, terminó siendo una discusión por un comprobante de venta.

Narra Alexander Domínguez de la Cruz que luego de haber ido a varios establecimientos en busca de un refresco de limón y declarar su búsqueda como imposible, encontró en la mencionada tienda otra bebida.

Entró a la tienda, colocó el bolso en el lugar que está destinado para este fin y realizó su compra. Allí mismo se tomó la bebida y luego de haber pagado sale por la puerta. Le entrega a la señora de la foto el comprobante como prueba de su operación y esta se lo devuelve.

Alexander cuenta que ahí comenzó su disgusto. Al decirle a la señora que no necesitaba el ticket, indignada esta le dijo que tenía que llevárselo porque “ esa era la prueba de mi compra”.

Por más que el cliente le explicó que no le hacía falta, que podía botarlo, la trabajadora de la tienda más se alteraba.

“Lo tuve que coger y lo eché dentro de unos cestos que allí estaban. Ya saliendo por la puerta, la señora lo volvió a coger y me lo lanzó, cayendo este en el piso del portal, mientras me gritaba que yo era un fresco”, agrega.

El cliente que hace la denuncia cuenta que todo esto ocurrió frente a otros consumidores.

“Regresé a solo un metro y le dije que la falta de respeto era ella al tratar así a un cliente, por formar todo un drama por un sencillo recibo que pudo haber echado en un cesto y por botar basura a la calle cuando frente a la tienda estaba un señor barriendo el bulevar”, cuenta Alexander.

Para Domínguez de la Cruz la situación no terminó ahí. Cuando se fue del lugar, atormentado, se dio cuenta de que se había llevado la chapilla del guardabolsos, y cuando regresó a devolverlo le atendió la misma señora, y según cuenta, continuaron los insultos.

Reveló el cliente que la trabajadora de la tienda fue profesora de filosofía en la Universidad de Ciencias Médicas de Ciego de Ávila, instructora de la UJC y trabajadora por cuenta propia.

“Parece ser que aún no se ha educado lo suficiente para trabajar y brindar servicio a las personas”, agrega Alexander, y finaliza diciendo: “Es una pena que los jefes hagan ojos ciegos a estas actitudes. Estoy seguro de que cuando esta señora va a recibir algún servicio en cualquier lugar que vaya exige como si ella fuera un ejemplo de ciudadana”.

La denuncia de Alexander no es un caso aislado. Se suma al amplio panorama, complejo por demás, que se vive hoy en el sector de los servicios de la gastronomía y el comercio en la isla. Desde el discurso oficialista se pretende erradicar este tipo de irregularidades que provoca quejas y denuncias en la población, sin embargo el panorama es complejo y tiene más trabas que soluciones.

En la actualidad, el maltrato al cliente no es algo exclusivo de los establecimientos que cobran en moneda nacional, sino que aquellos que efectúan el cobro en CUC también reciben constantes quejas de poca profesionalidad por parte de sus dependientes.

Archivado en:

Lázaro Javier Chirino

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Estudios Socioculturales por Universidad de la Isla de la Juventud. Presentador y periodista en radio y televisión

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.