Sancionan a dos trabajadores de Correos de Cuba por sustraer pertenencias de paquete enviado desde España

Al cliente le faltaban un par de zapatillas, un short y dos camisetas

Oficina de Correos de Cuba (imagen referencial) Foto © CiberCuba

Este artículo es de hace 1 año

Dos trabajadores de la estatal Empresa Correos de Cuba fueron sancionados a solo seis meses en una plaza de menor remuneración y están obligados a indemnizar a un cliente que se percató que le habían sustraído algunas pertenencias de un paquete procedente de España.

Según declaró a la prensa oficialista el director general de la Empresa en Matanzas, se llevó a cabo una investigación y tras entrevistarse con el demandante, Osvaldo Mesa Cabrera, este les dijo que faltaban un par de zapatillas, un short y dos camisetas.

La denuncia, que también se publicó en el diario Juventud Rebelde, asegura que para equiparar el peso, los ladrones habían echado una caja plástica con accesorios parecidos a un calentador con cables.

El funcionario matancero aseguró que el afectado refirió que los paquetes fueron pesados al momento de su entrega, y tenían el peso indicado. Sin embargo el embalaje presentaba precinta en los cierres y aunque le pidieron en la Oficina de Correos que lo abriera allí, este prefirió hacerlo en su domicilio.

Mientras la Empresa de Mensajería y Cambio Internacional no reportó ninguna irregularidad, en el Centro de Clasificación de Matanzas dejaron de reflejar la presencia de la precinta, por lo tanto en este trayecto tuvo lugar la sustracción de las pertenencias de Mesa Cabrera, asegura el funcionario cubano.

Por tanto Daylen Amaro Campis y Ramón Suárez Bejerano enfrentan hoy las correspondientes sanciones de acuerdo a lo impuesto por el Comité de Protección al Consumidor de esa empresa.

No es la primera vez que los trabajadores de Correos de Cuba meten mano a los paquetes procedentes del exterior. Una cubana residente en España, envió un paquete a Cuba que contenía ropa para su hermana y medicinas para su abuela, además de zapatos, ropa interior y productos de aseo. Pero al enterarse de que su madre tenía que pagar 142 CUC en aranceles a la Aduana de Cuba, decidió solicitar la devolución.

Meses después recibió el paquete que había enviado, pero se encontró con una desagradables sorpresa. En lugar de los objetos originales, el paquete contenía ejemplares de diarios oficialistas, ropa vieja y hasta un teléfono de ETECSA.

Este artículo es de hace 1 año

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Lázaro Javier Chirino

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Estudios Socioculturales por Universidad de la Isla de la Juventud. Presentador y periodista en radio y televisión

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.