Silvio Rodríguez, necio con cabeza acomodada

Silvio, que canta a las minas del Rey Salomón que nunca vio, aduce ahora que si ha habido represión gubernamental en Cuba, no la ha visto; para no criticar a los que mandan y desordenan, pese a ser un clamor nacional e internacional; la vejez implica miopía, pero también egoísmo y cinismo; siempre criticables, pero más aún en uncasi jubilado de oro como es el compañero Rodríguez Domínguez.

Silvio Rodríguez, trovador cubano Foto © La Patilla

“Dirán que pasó de moda la locura, dirán que la gente es mala y no merece, más yo seguiré soñando travesuras. Acaso multiplicar panes y peces". Silvio Rodríguez.

Silvio Rodríguez Domínguez lleva algunos años incómodo en el tardocastrismo, especialmente después que su protector Fidel Castro Ruz cambió la escena política por la reflexiva y murió y -desde entonces- apenas publica canciones nuevas y convirtió su blog "Segunda cita" en un rincón del alma revolucionaria ambivalente,  hasta que el 11J llegó por San Antonio de los Baños y descuajeringó el estatus quo.

Yerra el trovador al pretender negar el horror que vive Cuba a manos de su mal gobierno desde la sacudida del 11J y, siendo un hombre inteligente y sensible, experto en no dar puntadas sin hilos cuando le conviene; debió usar su autoridad moral e creativa para rechazar con contundencia la represión, como hicieron figuras de la talla de Leo Brouwer, Chucho Valdés y Yunior García; con quien se reunió tras la reacción del dramaturgo y líder del 27N que dejó al juglar en harapos.

El fundador de la Nueva Trova -quizá pensando que esquivaba el golpe- vino a decir, tras la reunión que pedirá la excarcelación de los manifestantes no violentos y que había percibido en Yunior la misma impaciencia juvenil suya; la diferencia es que García no se vendió al poder, como hizo Silvio en aquel encuentro con Fidel Castro en la Casa de las Américas, por mediación de Haydée Santamaría; desde entonces, dividió su obra en dos: Una de compromiso y otra de hondo lirismo, que le reporta jugosas ganancias por Derechos de autor y conciertos, como es normal en las sociedades libres.

De izda. a derecha: Vicente Feliú, Silvio Rodríguez y Fidel Castro / Foto: Casa de las Américas

Silvio, que canta a las minas del Rey Salomón que nunca vio, aduce ahora que si ha habido represión gubernamental en Cuba, no la ha visto; para no criticar a los que mandan y desordenan, pese a ser un clamor nacional e internacional; la vejez implica miopía, pero también egoísmo y cinismo; siempre criticables, pero más aún en un casi jubilado de oro como es el compañero Rodríguez Domínguez.

El juglar se empequeñeció con sus reacciones escurridizas y a resultas de comentarios de otros sobre la revuelta de julio, pudiendo haber servido como reparador de sueños y nunca de Necio, su canción que más gustaba a Fidel Castro porque retrató su tragedia ante el derrumbe de la Unión Soviética y el liderazgo de Mijaíl Gorbachov, el mandatario extranjero que más daño ha hecho al castrismo, junto con Barack Obama y Donald Trump, hasta la fecha.

Para crisis como la que vive Cuba, los cobardes lúcidos suelen elegir el silencio, pero a Silvio se le ha aparecido un ángel que le robó aquella voz traviesa, cuando Cuba ¡ay!, siguió muriendo; triste epílogo para un papalotero que, de estar al alcance de todos los bolsillos y manos, se ha quedado custodiando su guanajita echada, junto a los presos de su propia cabeza acomodada con media risa.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba