Santera cubana en La Habana Foto © CiberCuba

Entrevista a Babalawo Águila de Ifá: Cambiar la tradición haría que todo perdiera la validez mística

El inicio del 2021 despertó en la comunidad yoruba gran inquietud. Las casas religiosas hicieron sus ceremonias para sacar Letra del Año y entre ellas hubo una que se transmitió en redes sociales. Fue hecha por mujeres, el caso se conoce como “la profanación de Holguín”.

CiberCuba ha realizado varios artículos y entrevistas sobre este tema, destacando la visión de importantes religiosos cubanos, la postura de la Asociación Cultural Yoruba e incluso los criterios ofrecidos en redes sociales, por las Iyanifás de Cuba.

La entrevista al escritor, investigador y babalawo, Águila de Ifá, se centra en tres temas esenciales: ¿Quiénes son las Iyanifás? ¿Cuál es el peligro de que se produzcan modificaciones al corpus literario de Ifá? ¿Por qué es importante preservar este legado cultural?

¿Qué es una Iyanifá? ¿Cuál es su origen en la cultura yoruba?

Iyanifá, como tal, es realmente un cargo honorífico que se confiere a una mujer, ya entrada en su menopausia, por décadas de servicio a una casa Ifá. No tiene nada que ver con un sacerdocio femenino en Ifá, el cual tampoco tiene sustento en la historia registrada, ni ninguna otra ciencia auxiliar, no por lo menos entre 1800 y 1990.

La figura de la Iyanifá surgió de lo que fuera una lamentable situación de abuso económico contra una mujer. Esto causó un escándalo en 2003 que llegó al punto donde las altas autoridades de Ifá, de ambas tradiciones, la condenaron. 

En Nigeria lo catalogaron como “abominación”; a la afectada la llamaron “La Primera Mujer Babalawo”. Se condenó que este acto fue realizado por un babalawo que no era reconocido. Luego, estos mismos que condenaron el asunto en Nigeria, repentinamente se convirtieron en defensores de lo que una vez llamaron abominación, por increíble que pueda parecer.

Al Consejo de Mayores de la Asociación Cultural Yoruba de Cuba se les acusa de machistas por no reconocer a las Iyanifás. ¿Es machismo o hay una razón en la sabiduría del oráculo de Ifá?

No se puede reconocer, lo que no existe. No es machismo y, de hecho, no vemos que esto se esgrima con otras prácticas religiosas, tal como el culto a Oro, que es netamente masculino y complementario con Ifá. Este culto no admite mujeres, ni siquiera como adoradoras.

En el caso de Ifá, los textos sagrados, sean de cualquier tradición que sean, indican que la mujer no puede ver, ni mucho menos estar, en presencia de la deidad ante la cual un babalawo debe ser consagrado. Entonces... ¿Ante qué deidad asumen dicho sacerdocio? No la hay, por tanto, no pueden existir.

Pero ellas dicen que hay un Odu que les marca, digamos, su origen. ¿Esto es real?

Esto es falso. Todos los Odus que se esgrimen como "posibilidad" de dicho sacerdocio, son adiciones modernas, salidas de Nigeria. Todos estos Odus surgen a inicios de los años 2000, lo que indica la modernidad de dichos textos. Ni siquiera pueden ser cotejados con escrituras registradas más antiguas.

A la fecha, todavía no se ha podido ver un solo verso de Ifá, que hable explícitamente de "Iyanifá". Es más, si este sacerdocio fuera real y antiguo ¿Por qué habría que "luchar" por el derecho a ejercerlo? No se tienen que "luchar derechos", si realmente fuesen parte de la religión. Esto nos deja ver, lo novedoso que es.

¿Tendrá que ver esta situación con pocos estudios por parte de algunos religiosos? 

Son dos temas diferentes, aunque están relacionados. Si bien es cierto que hay una falta de estudio y una comercialización abierta, el tema de la Iyanifá, sale directamente de Nigeria con un adoctrinamiento y proselitismo recalcitrantes para imponerlas. Así lo enseñan a quienes son desconocedores y llegan a sus manos.

Estos religiosos, ni siquiera pueden ver que es totalmente incongruente que algo tradicional no tenga historia. Quieren imponerla a fuerza de comercio.

En la Declaración como Patrimonio Cultural de la Humanidad, realizada por UNESCO en 2005, no vemos un solo documento que mencione a las Iyanifá. En otras palabras, la organización cultural del mundo, nos dice que no las vio y solo reconoce al Babalawo (hombres), como único receptor, portador y transmisor del sacerdocio de Ifá. Aún así, los nuevos iniciados no lo ven.

¿Cuán grave puede llegar a ser para la identidad cultural de los yorubas que se compartan en redes sociales los rituales que durante siglos se han mantenido en secreto?

Muy grave. De aquí es de donde se promueven las degeneraciones de legados y comercialización de la religión, que estamos viendo hoy en día.

Mucho de lo que se comparte en las redes ni siquiera tiene que ver con los ritos y conocimientos verdaderos. Esto se está dando en ambas tradiciones. Lo peor, es que muchos de los latinos que se hacen llamar “Sacerdotes Tradicionales Nigerianos”, no lo son y los pocos que sí lo son, no están autorizados para ejercer por sus mayores.

Hasta se han creado supuestas ceremonias para "homologar" tradiciones y de ahí salen más desatinos, como el que vimos en la "Profanación de Holguín".

Las Iyanifás han denunciado que son víctimas de amenazas desde que la Asociación las acusó públicamente. ¿Este conflicto puede solucionarse infundiendo miedo a las mujeres? ¿Esas amenazas no podrían conducirlas a hacer un uso indebido de sus poderes?

No creo que la violencia sea la solución y condeno todo tipo de acciones intimidatorias. Esto debe resolverse por las vías legales. Recordemos que no solo estamos hablando de una religión, estamos hablando de una obra del Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La "Profanación de Holguín" causó un enojo generalizado. En efecto, se incurrió en todo tipo de amenazas, pero responsabilizar a la Asociación de estas, es dudoso, ya que su pronunciamiento fue diez días después del hecho. Ya las redes estaban llenas de comentarios amenazantes. Fácil es buscar culpables, cuando algo se hace mal.

En cuanto al uso indebido de poderes, eso fue precisamente lo que hicieron, ya que tales poderes no existen. Lo que realmente enardeció a las personas, es que todo lo que realizaron en Holguín, eran rituales afrocubanos.

Seamos justos: la Asociación no pudo haber sido responsable de amenazas. Fueron ellas, quienes filmaron y lanzaron a las redes, el vídeo que molestó a muchos religiosos.

Hay personas que desean opinar y apoyar a las Iyanifás desde ideales del feminismo. ¿Cómo se mezclan cuestiones tan dispares como religión y feminismo?

Sencillo. No se mezclan, porque no pueden mezclarse. Apelar a las leyes de derechos de la mujer, contra las leyes de las religiones que establecen sus marcos litúrgicos, dogmáticos y sacerdotales, solo puede ser catalogado de absurdo.

Soy un defensor acérrimo de los derechos de la mujer, pero también soy consciente de que ninguna ley que ampare los derechos de cualquier grupo, puede usarse para obligar a que se cambien los dogmas, liturgias y sacerdocios de ninguna religión. Simplemente es violatorio a toda norma jurídica.

Por ejemplo, nunca he visto que grupo alguno reclame o exija que una mujer pueda ser "Papa" en el catolicismo. Así de absurdo, puede llegar a ser este tema de querer mezclar leyes civiles, con leyes que las religiones consideran de origen divino. Para resumirlo, no nos pueden decir que para "otorgar derechos" a la mujer, se tengan que violar los derechos de religiones y sus dogmas.

Un argumento que se escucha mucho en redes sociales es que las mujeres tienen un rol secundario en la cultura yoruba. ¿Cuál es el papel de la mujer en la Regla de Ocha-Ifá?

Esto sería, un poco largo de explicar. Por lo general, las personas desconocedoras tienden a decir que nuestra religión discrimina a las mujeres, lo cual no es cierto. La mayoría de nuestras ceremonias serían imposibles de ejecutar sin la participación de mujeres. Es más, una consagración en el sacerdocio de Ifá sería imposible realizarla si no hay una mujer. Mucha de la cultura religiosa de Ocha afrocubana fue rescatada por mujeres y su participación es trascendental, tanto en Ocha como en Ifá.

Pedir a los yorubas cubanos que se aferren a sus raíces para salvar la identidad de una cultura cuando vivimos en una era de globalización y cambios; cuando la propia tradición afrocubana es el más fiel ejemplo del sincretismo… ¿No es utópico? ¿Cree usted que es posible?

No, no es utópico y claro que es posible. El sincretismo solo fue un medio de supervivencia para la religión, cuando esta llegó esclava a América.

Nadie se consagra en la Caridad del Cobre o en la Virgen de Candelaria, ni en la Virgen de Regla. Las personas se consagran en Ochún, Oyá o Yemayá. Aun cuando muchos conservan sus creencias sincréticas, estas no interfieren en nada con los ritos yorubas con los que se consagran.

El sincretismo, no alteró ni cambió las creencias, muy por el contrario, las conservó lo más posible. Sin embargo, no hay religión en el mundo, que no haya sido permeada por algún tipo de sincretismo.

Por ejemplo, el Ifá Tradicional Nigeriano no solo tiene abundancia de sincretismos tanto cristianos como islámicos, sino que existen también "integracionismos" de estas religiones. Es más, muchos materiales y ofrendas rituales en esa tradición, se hacen con enseres de América, como lo pueden ser el maíz, el cacahuete (maní), el tabaco y hasta el agua de Florida. Entendamos que no hay religiones “puras”, ni aquí ni allá.

Entonces, ¿por qué es importante para los yorubas del mundo preservar la tradición cubana lo más intacta posible?

No solo debemos conservar la tradición cubana. Es importante conservar todas las formas de tradición de Ifá que existen, pero sin mezclarlas. En la cubana en particular, puedo decirle que se debe a varias cosas.

Primero, cada rito y cada enseñanza en nuestra religión, va dirigido a emular el origen divino de estos y se consideran inalienables. Segundo, el propósito de las religiones, en general, es buscar la relación de los seres humanos con lo que definimos como sagrado y que veneramos por medio de nuestras deidades.

Cambiar las tradiciones, sería cambiar los ritos, alterarlos o simplemente desdeñarlos. Haría que todo perdiera la validez mística y espiritual en la que creemos. Si no preservamos lo que para nosotros es sagrado, entonces estamos diciendo que no valen de nada y que todos pueden ejercer el sacerdocio libremente.

Por último, pero no menos importante, debemos preservarlos porque de no hacerlo, sería despreciar el legado que tanto costó preservar a mujeres y hombres que, además, nosotros reconocemos como nuestros ancestros.

Recordemos que el culto y veneración a los ancestros, es de importancia superlativa para nuestra religión y, por tanto, no podemos tan solo tirarlo al olvido ya que sería considerado como una afrenta. Sería lo que podemos llamar, una herejía.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Gretchen Sánchez

Branded Content Writer en CiberCuba. Doctora en Ciencias por la Universidad de Alicante y Licenciada en Estudios Socioculturales.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba