De la calabaza y la piña a la guanábana en macetas: el ex espía y los problemas de alimentación en Cuba

Gerardo Hernández ha conseguido un fruto de ‘Annona muricata’ en una maceta. Con este éxito está cada día más cerca de dar con la técnica -algún injerto o engendro parecido- para que salgan perniles de puercos de un florero

Gerardo Hernández Nordelo Foto © Facebook / Gerardo Hernández

Empeñado en que los cubanos se sustenten con lo que producen en macetas, el ex espía Gerardo Hernández Nordelo pasó de la calabaza y la piña a la guanábana para paliar el hambre y resolver los problemas de alimentación en Cuba.

“¡Sí se puede! ¡Guanábana en macetas! #CultivaTuPedacito #CDRCuba #SomosDelBarrio”, publicó el presidente de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), compartiendo fotos de una mata de guanábana sembrada y fructificada en una maceta.

A mediados de junio de 2020, Hernández Nordelo empezó a dar sus ideas para instruir a la población sobre cómo subsistir ante la escasez de alimentos que atraviesa la isla. La televisión oficialista de Holguín daba la noticia de que el “Héroe de la República” exhortaba a los ‘cederistas’ a promover los cultivos familiares.

Durante una visita de trabajo al municipio Urbano Noris insistió en que las personas en la isla debían sembrar cultivos y criar animales en sus patios, a modo de paliativo ante la crisis generada por la pandemia de coronavirus. En medio de la escasa producción de alimentos que golpea al país Hernández promovió esta vía de autoconsumo en una reunión con ‘cuadros’ de la organización de masas.

Al parecer, la idea le gustó a los gobernantes cubanos que, de esa forma, trasladaban a la iniciativa individual parte de la responsabilidad que les corresponde en el funcionamiento de la economía y el abastecimiento del país. Pocos días después, Hernández volvía a la carga con una propuesta concreta: sembrar una calabaza (o más) por CDR.

“Si cada CDR produce una calabaza, y son 138 mil en el país, entonces serían 138 mil calabazas de más, decimos una por poner un número, pero lo cierto es que si cada uno de nosotros pone a producir el pedacito de tierra que pueda es menos alimentos que tiene que importar el país”, explicó el presidente de una de las organizaciones más desprestigiadas entre los cubanos.

La calabaza es una hortaliza con un aporte calórico muy bajo, que supone aproximadamente 26 kcal/100 gramos, informa la web de una industria del sector alimentario español. Su componente mayoritario es el agua, que puede llegar al 92%. Su contenido en hidratos de carbono es moderado (3%), siendo destacable su contenido en fibra soluble.

La calabaza también contiene cantidades significativas de minerales y vitaminas, que está muy bien, pero presentan un bajo contenido de macronutrientes fundamentales como los lípidos y proteínas. Con un 0,6%  de proteínas y cantidades inapreciables de grasa, la calabaza es justo lo que les pide el cuerpo a los cubanos.

“Esa es una misión de los cederistas cubanos, aunque el enemigo se burle de iniciativas como estas, se burlan los mismos que apoyan el bloqueo y quieren rendirnos, iniciativas de este tipo, como lo es la agricultura familiar, nos ayudaron a resistir los embates del período especial y ahora tenemos que retomarlas”, dijo Hernández al presentar su iniciativa en Camagüey.

Lanzado en su campaña de supervivencia, unos días después de la calabaza, Hernández encontraba otro filón inexplorado en la reina de las frutas, proponiendo a los ‘cederistas’ que sembraran una piña (o más) por CDR. Armado de sus infalibles estadísticas, el ex espía calculó: “Ustedes representan a varios CDR, el país tiene cerca de 138 mil CDR. Si a un solo cederista por CDR se le ocurre sembrar una piña, uno solo por CDR, ¿de cuántas piñas estamos hablando?”, preguntó en otra reunión con ‘cuadros’, ahora en Sancti Spíritus.

La piña es una fruta con alto contenido de agua, algo de hidratos de carbono, minerales (potasio y yodo), vitamina C y mucha fibra. Perfecto. Además, contiene niveles importantes de bromelina, una enzima que ayuda a la digestión de las proteínas. ¡Proteínas! Parece una mala broma lo de la bromelina si no hay proteínas que digerir, pero Hernández va en serio con esto de la “soberanía alimentaria”, tanto, que dedicó un Boletín de Orientación de los CDR a la “agricultura familiar”.

Luego propuso que los cubanos compartieran en redes sus “inventos” para potenciar esta agricultura “porque a lo mejor lo que inventan algunas personas aquí en el patio de Santa Clara no se les ha ocurrido a otras provincias y al revés. Por eso, es importante subir nuestras iniciativas a las redes también, compartir fotografías en las redes", dijo en otra reunión de las suyas.

Iniciativas no le faltan a Hernández Nordelo. Por eso, a finales de 2020, premió a los ‘cederistas’ destacados con una regadera.  Porque está determinado a hacer de cada ‘cederista’ un soldado atrincherado en una maceta, porque la “soberanía alimentaria” empieza por defender cada maceta en la que florezcan las esperanzas de un pueblo digno, pero hambreado.

“Por eso es vital que cada cual aporte un poquito”, enfatizó. “Retomaremos con la agricultura urbana, suburbana y familiar todo lo que tiene que ver con la producción de alimentos, que no es la solución para garantizar el ciento por ciento de la comida, pero alivia con hortalizas, viandas, frutas; aves, conejos y alguna producción porcina”, aseguró.

En lo que discurre cómo conseguir que los 138 mil CDR del país produzcan un conejo, una gallina o algún bicho que contenga proteína, Hernández ha vuelto a su terreno favorito de batalla: las macetas. Ahora, con guanábanas. Si ha conseguido un fruto de ‘Annona muricata’ en una maceta, entonces está cada día más cerca de dar con la técnica -algún injerto o engendro parecido- para que salgan perniles de puercos de un florero.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Ivan Leon

Licenciado en periodismo. Máster en Diplomacia y Relaciones Internacionales por la Escuela Diplomática de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales E Integración Europea por la UAB.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba