Café de El Corte Inglés vendido en Cuba y su precio Foto © Facebook / Yuliesky Solano via grupo Cubanos en España

“Nunca fui a comprar comida al Corte Inglés viviendo en España y estoy obligada a hacerlo en las tiendas en MLC” se queja cubana

Yuliesky Solano, cubana residente en la isla, compartió en redes sociales la imagen de una compra hecha en una tienda MLC en Cuba, con productos de la tienda española El Corte Inglés. El post ha sido compartido y muy comentado en el grupo de Facebook Cubanos en España.

“¿Qué creen de esto amigos? Nunca fui a comprar comida al Corte Inglés viviendo en España. Ahora, viviendo en Cuba, me veo obligada a hacerlo en nuestras ‘increíbles tiendas de MLC’”, comenta irónica la cubana.

“Yo nunca compré en el Corte Inglés porque allí están los productos más caros, cómo es que Cuba compra allí” afirmó una persona en los comentarios.

“Vergüenza les debería de dar, que son unos estafadores que están volviendo loca a la gente sin comida y con los precios por el cielo” añadió otra.

“Es triste la verdad ver esas cosas” comentó otro.

Café vendido por 5,15 dólares en la tienda MLC en Cuba cuesta 2,29 euros en España

Entre los productos comprados por Yuliesky, hay un paquete de café tostado molido natural 50% Colombia / 50% Brasil. El café ha sido uno de los productos básicos que los cubanos más han echado en falta con la crisis de desabastecimiento de alimentos que sufre la población.

El paquete de 250 gramos de café molido en cuestión, de la marca El Corte Inglés, le costó a esta cubana 5, 15 dólares en la tienda MLC El Encanto, en Manicaragua. El salario medio en Cuba ronda los 35 dólares, lo cual quiere decir que un profesional cubano destinaría en torno al 15% de su salario a tomar una taza de café diaria.

Si consideramos que con un kilo de café podemos hacer entre 90 y 110 tazas de cafés (un buen café requiere entre 7 y 8 gramos por taza), Yuliesky puede preparar con sus 250 gramos de café unas 27-28 tasas de café.

Si resulta llamativo que un cubano promedio tenga que destinar el 15% de su salario mensual a comprar el café que necesita para poder beber una taza al día, este hecho resulta ofensivo si se compara con un ciudadano español.

Primero, porque el mismo paquete de café en las tiendas de El Corte Inglés en España cuesta 2,29 euros: la mitad de lo que cuesta en Cuba, aproximadamente. Segundo, porque el salario mínimo en España ronda los 1.108 euros mensuales. Y tercero, porque si se hacen las cuentas, resulta que un español destina el 0,20% de su salario mensual a comprar el mismo café que a un cubano le significa el 15% del suyo.

Captura de pantalla web El Corte Inglés

Es decir, a un ciudadano cubano tomar una taza de café diario le cuesta 75 veces más caro que a un ciudadano español. Así de insultante y aberrante resulta la existencia de las tiendas MLC en un país que se autoabastecía de café en tiempos republicanos, y que ahora tiene a su población penando por un buche de café y tantas otras necesidades alimentarias que establecen los mínimos de una vida digna.

Entre los productos comprados por Yuliesky, había unas galletas de chocolate cuyo precio en la tienda El Encanto de Manicaragua (1,85 dólares) casi triplica al precio de El Corte Inglés en España (0,62 euros).

Esto significa que a un profesional cubano le cuesta el 5,2% de su salario mensual promedio comerse unas galletas que a uno español le cuesta el 0,05% del suyo. Llevado a la comparación anterior, tenemos que las mismas galletas le salen a un cubano 104 veces más caras que a un español.

Por último, Yuniesky pagó 5 dólares por un fiambre de jamón cocido que en España cuesta más o menos la mitad (no se encontró el precio de venta al público del producto exactamente igual), y 3,30 dólares por una mortadela con aceitunas que también cuesta más o menos la mitad en España.

En esta comparativa de precios y coste de la vida se manejan precios minoristas. No son los precios mayoristas que paga el Estado cubano cuando compra lotes de estos productos -muy presumiblemente con otros descuentos añadidos- a los que solo habría que agregar, si acaso, los costes de transporte y almacenamiento de los mismos.

La ignominia de las tiendas MLC en Cuba

En definitiva, lo que viene a confirmar el post de Solano en Facebook es lo que constituye una de las mayores causas de indignación entre los cubanos que se pueden expresar a través de redes sociales.

Es una afrenta a los cubanos la existencia de unas tiendas cuyos productos de primera necesidad se venden en una moneda que muchos de ellos no poseen y que no encuentran en otro sitio

Mayor afrenta que esta, si cabe, es que los precios de esos productos de primera necesidad cuesten el doble o el triple que los mismos productos en países desarrollados como España, donde el salario mínimo es 30 veces superior al salario medio de los cubanos.

Las tiendas MLC fueron creadas por el régimen con el objetivo de recaudar divisas en plena crisis provocada por la caída del turismo, la pandemia y el incremento de las sanciones estadounidenses. En estas tiendas solo pueden comprar los cubanos que tienen acceso a divisas de una manera u otra, mayormente a través de remesas enviadas por familiares en el exterior.

Para un gran número de cubanos resulta imposible comprar productos de primera necesidad en estas tiendas, porque no tienen acceso a estas monedas extranjeras. Pero aún aquellos que sí pueden, tienen que sufrir los precios abusivos y arbitrarios que impone el régimen a los productos que solo ellos pueden importar y distribuir legalmente entre la población.

Las tiendas MLC son una aberración más de un régimen al que no le importa vampirizar a su población. Un régimen opaco, que no rinde cuentas de la gestión de todos los servicios e infraestructuras que manejan los militares, ni de las cuentas de sus empresas. Ante esto, es legítimo sospechar que ese dinero no se destina al bien público, sino que va a parar a manos de la élite que controla toda la economía dolarizada del país.

Movimiento San Isidro exige cierre de tiendas MLC en Cuba

Tiene motivos legítimos de sobra el Movimiento San Isidro (MSI) para incluir entre las peticiones de su huelga de hambre la eliminación de las tiendas MLC. Son una ofensa a los cubanos que malviven en la isla y están en manos del régimen que ejerce el monopolio de la importación y distribución de alimentos y productos de primera necesidad.

La huelga de hambre iniciada por algunos integrantes del MSI debería, al menos, atraer la atención de los medios internacionales sobre esta realidad que muy pocos de ellos reflejan. El propósito de la huelga es heroico. Más allá de la liberación del músico injustamente condenado a prisión, Denis Solís, la injusticia que denuncia en relación con las tiendas MLC, debería invitar a las autoridades a una reflexión sobre los límites de la paciencia de los cubanos.

Archivado en:

Ivan Leon

Licenciado en periodismo. Máster en Diplomacia y Relaciones Internacionales por la Escuela Diplomática de Madrid. Máster en Relaciones Internacionales E Integración Europea por la UAB.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985